Compartir

Graciela Alfano contó por qué se negó a conducir LAM ante la ausencia de Ángel De Brito, en medio de las chicanas de Cinthia Fernández que la acusó de tenerles miedo a las angelitas.

«Estas dos semanas que no está Angelito va conducir un día cada una. Y como somos seis pero son diez días, yo cedí mis dos días. Honestamente, lo digo de verdad, yo ya tengo muchas horas. Lo cedo porque me parece que está bien que se muestren ustedes», explicó Alfano, a principios de esta semana.

Yanina Latorre, a cargo de la conducción en uno de los días de esta semana, le contestó: «Nosotras venimos conduciendo cuando no está Ángel hace un montón».

«Me llegó la información de que Graciela no se anima a conducir», la quiso chicanear sin éxito Cinthia Fernández.

Graciela se desentendió del comentario de su nueva archienemiga: «No tengo ningún miedo. Me gustaría que mi generosidad se tome con un acto de generosidad. No está bueno que se descalifique a una mujer en un lugar en el que ahora somos todas mujeres. Si este acto de generosidad se toma como un acto de miedo es una descalificación».

Pero razones las hay y acá las enumeramos cuáles podrían ser los motivos de su negativa a ocupar el lugar de Ángel.

1 – Ganar más dinero: si bien Grace tiene un sueldo como panelista, ocupar el rol de conductor la llevaría a Graciela a pedir más dinero para ponerse al frente del ciclo

2 – Miedo al boicot: su relación con las panelistas del ciclo de espectáculo de El Trece no es de lo mejor y tendría miedo a sufrir un fuerte rechazo a la hora de conducir LAM.

3 – Miedo al rating: es un ciclo instalado en las mañanas de El Trece, y si su inclusión como conductora mide mucho menos que el resto de sus compañeros provocaría una desazón importante en su estado de animo.

¿Cuál será la opinión de Ángel de Brito?