Compartir

El Pastor Giménez fue imputado este miércoles 18 de marzo en una causa judicial tras ser denunciado por vender alcohol en gel a 1.000 pesos y engañar a sus seguidores al decirles que se trataba de «una cura milagrosa» para la pandemia del coronavirus.

La denuncia fue realizada cerca de las 10 de esta mañana ante el fiscal porteño Matías Michienzi por una abogada que dijo que el alcohol en gel era ofrecido en el Templo de Ondas de Amor y Paz que dirige Héctor Aníbal Giménez, popularmente conocido como el Pastor Giménez, ubicado en avenida Rivadavia 3700, en el barrio porteño de Almagro.

La mujer dijo que allí estaban vendiendo frascos de alcohol en gel pero decían que se trataba de una «cura milagrosa» para la pandemia y afirmó que existen videos que se viralizaron con la promoción por parte del famoso Pastor.

En diálogo con TN Central, Giménez aseguró: «Es un video editado, está sacado de contexto. Nunca vendí nada para curar». Y agregó: «Como no podemos tocar a la gente, mezclé el nardo puro con alcohol en gel para hacer la unción que se hace una vez por mes. Es una bendición».

«Su video no está editado, usted dice lo que se escucha ahí, no se saca de contexto», salió al cruce Nicolás Wiñazki.

«No tengo nada que ocultar, lo mío está en Facebook», retrucó el Pastor.

«¿Por qué dice que está editado? Porque quiere ocultar algo», señaló el conductor.

«No. Cortaron todo el mensaje, yo prediqué una hora ese día y ustedes tomaron menos de un minuto», sostuvo Giménez.

«Me acabo de fijar en Internet y el frasco de nardo puro vale 400 pesos», observó Wiñazki.

«Yo no lo vendo, hablo de pacto. En la Iglesia Evangélica, pacto significa que yo hago un pacto con Dios para llevar adelante mi iglesia. La gente sabe que nuestro templo no tiene subvención del Estado y se solventa entre todos los miembros activos. El que quiere hacer una ofrenda tiene toda la libertad», manifestó el predicador.

«Usted dijo que con ese alcohol en gel con nardo puro se vencía a la muerte y al coronavirus», le recordó Nicolás.

«Por la fe», argumentó Giménez.

«Cuando usted da un sermón de una hora ante esa gente, que está vulnerable, sensible…», intentó dar su opinión Santiago do Rego.

«¿Qué gente? Son mis discípulos, se meten en la cárcel, en la villa. Esa gente es tremenda. Creemos en los milagros», lo interrumpió el pastor.

«Su mensaje, en este contexto, suena a extorsión», le recriminaron.

«Decí lo que quieras, esa es tu verdad. Yo conozco la mía», contestó el predicador.

«Usted mezcla escasez, alcohol en gel y coronavirus. En este momento, es muy irresponsable», apuntó Do Rego.

«Es una bendición. No somos una secta», expuso Giménez.

«Nadie está diciendo eso, el que saca todo de contexto es usted», le marcó Wiñazki.

«Parecería como que yo soy el cuco y que estoy aprovechándome. Amo a la Argentina. Nuestro ministerio se llama cumbre mundial de los milagros, creemos en los milagros», insistió el imputado.

«Pero no mezcle al alcohol en gel con eso, Giménez, porque se confunde todo», subrayó Santiago.

«Usted ahora está imputado», remarcó Nicolás.

«Pero no va a prosperar esa denuncia porque es mentira. El Pastor Giménez no vende alcohol en gel. Y la que hizo la denuncia es la abogada de Irma, mi exesposa», estimó Giménez.

Finalmente, mostró uno de los frascos de alcohol en gel y nardo a cámara. «Eso no está aprobado por la ANMAT», observó Do Rego.

«No sé qué pretenden. Me tengo que ir. Digan lo que quieran, yo doy la cara», concluyó el pastor.