Compartir

La polémica estalló cuando horas antes de que Alberto Fernández dictara el aislamiento social, preventivo y obligatorio para frenar la pandemia de coronavirus, Guillermina Valdes viajó en avión privado a Esquel.

La empresaria aterrizó en Chubut con Marcelo Tinelli, Candelaria y su novio, y dos de sus hijos. El conductor, pese a las críticas que recibió por no haberseaislado en su casa de Buenos Aires, dijo que en Esquel se siente «un vecino» más.

Para ponerle fin al revuelo, después de que Marcelo aclarara los tantos y contara que allá tiene domicilio, Guillermina también dijo lo suyó a través de sus historias de Instagram.

«No estamos de vacaciones, teníamos la posibilidad de hacer la cuarentena en Esquel ya que Marcelo tiene domicilio acá hace 22 años», aclaró la empresaria.

Y agregó: «Es hacer la cuarentena acá, encerrados, como todos, haciendo home-office como veníamos haciendo. En la casa que venimos varias veces al año. Estaremos hasta el 31 o hasta cuando nos indiquen las autoridades, como corresponde».

Antes de despedirse, hizo una tajante aclaración: «No son vacaciones, realizamos todos los cuidados y controles que nos indicó el Gobierno de la provincia en el traslado e ingreso».