Compartir

Bien es sabido que la fama de Luis Miguel esconde oscuros misterios. Uno de ellos es el de su madre, Marcela Basteri, que se encuentra desaparecida desde 1986. Se cree que la mujer partió desde Pisa, Italia, en un viaje para ver a Luis Rey, el padre de “Luismi”. Sin embargo, nunca volvieron a saber de ella.

Adua Basteri, tía de Luis Miguel, confirmó en una entrevista a la TV mexicana que, desesperada por encontrar a Marcela, había emprendido una búsqueda exhaustiva, que incluyó difundir el incidente en un programa de la televisión italiana.

Alejandro Basteri, hermano de Luis Miguel, terminó ofendido con Adua por haber hecho pública la desaparición de su madre.

“Hablamos con gente de un programa de Italia para ver si la habían visto. Los periodistas se acercaron para hablar conmigo, los llevé al colegio, entre otras cosas”, contó Adua.

“Yo le había dicho a Ale: ‘Te doy un mes. Si en un mes no se donde se metió tu mamá, voy a la televisión. Y no voy por estar en contra de tu hermano, porque yo a tu hermano no lo molesto, más bien le hago publicidad, no lo arruino. Yo hago esto por mí'”, confesó la mujer sobre su charla con el hermano del cantante.

“Tu hermano es un artista, mi hermano es pobre, y tiene derecho de saber donde se encuentra su hija”, dijo la mujer por entonces, que es tía abuela de Luis Miguel.

“Estoy segura que se molestaron porque yo hice esta búsqueda. Si fueran otras personas, personas con un poco de cerebro y un poco de corazón, me hubieran llamado y dicho que estaban de acuerdo conmigo”, agregó Adua.

“Cuando lo conocí a Luis Miguel era un buen chico, tenía un cerebro y un corazón, era sensible, y ahora no lo es, para mí me ha perdido, porque no estuvo de acuerdo en buscar a su madre conmigo”, dijo. “No hizo nada para buscar a su madre”, concluyó enojada.

Además, contó que después de que ella empezó la búsqueda, cortó toda relación con el cantante de Cuando calienta el sol y con su hermano. “Ellos tampoco quisieron saber nada más de mí”, contó.

Respecto a Marcela, expresó que ella no siente que esté muerta, a pesar de las tres décadas que lleva desaparecida. Y confesó que sintió miedo cuando una periodista argentina le recomendó que “se cuide las espaldas” porque la desaparición podría estar involucrada con la mafia.

​Hace diez años, Luis Miguel se refirió al tema en una entrevista. En la charla con una periodista advertía que aún no había podido tomar contacto con Basteri. “Creo que es algo que en su momento podré superar”, dice al borde del llanto. “Una madre siempre será una madre”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.