Compartir

Maxi López pasó algunos días en la Argentina y no dudó en aceptar la invitación de Andy Kusnetzoff para ir a PH Podemos hablar. Desde el comienzo del programa se mostró muy seguro y no dudó en abrir su corazón para relatar el duro presente que vive por tener a sus hijos tan lejos.

El conductor pidió que avanzaran al punto de encuentro aquellos que «sufren por estar distanciados de un ser querido» y él futbolista apuró el paso. Contó que no tiene contacto con Valentino, Constantino y Benedicto por culpa de Wanda Nara, la madre de los niños.

«En el último año los vi dos veces. Siempre intento hablar con Wanda pero todo lo privado termina expuesto en las redes sociales. Durante mucho tiempo se cortó el diálogo por ese tema. Hay un acuerdo firmado por un juez pero nunca se cumplió. Tengo que recurrir a la buena predisposición de ella. Mi lucha es estar presente con mis hijos, porque me estoy perdiendo parte de sus vidas», expresó dolido.

Al ex River le hubiera gustado estar presente en los cumpleaños y actos escolares, como también en sus entrenamientos. A pesar de la incómoda situación, aprovecha al máximo el poco tiempo que disfrutan cuando logran coordinar un encuentro.

«Cuando nos juntamos siento que el tiempo no pasa. Hay un ambiente que está bueno, es saludable», dijo. También se despachó contra Mauro Icardi, su examigo y actual marido de Wanda Nara, quien tuvo un actitud muy fea con los pequeños.

«Ese día que vi las fotos de mis nenes con la camiseta de Inter y de Newell’s, le dije que él iba a entenderme solo cuando fuera padre. Me jode ver a mis hijos siendo utilizados», aseguró. Y sorprendió con una dura acusación: «Él varias veces le cortó el teléfono a mis chicos cuando estaban hablando conmigo».

Por último, dejó en claro cuál es su conflicto principal con su exmujer: «Con ella siempre es un tema de plata. En mi semana de vacaciones con los chicos tengo que pagarle viajes a ella. Dinero no falta, pero ella me falta el respeto».