Compartir

Fue la polémica de la semana desde el primer momento en el que pisó el país para estar con su amiga Susana. La esposa de Caniggia no se guardó nada y fue explosiva a la hora de hablar frente a los micrófonos.

Hoy en su visita al living de Susana Giménez siguió por el mismo camino: respondiendo a todo lo que le preguntaban y con lujo de detalles.

El primer tema de la noche fue la situación de su matrimonio con el ex jugador de fútbol; y la entrevista fue tomando calor a medida que iba pasando el tiempo hasta terminar con una declaración sin filtro: «lo cuido como a otro hijo».

Con prueba en mano -y mostrándosela a la cámara- Mariana Nannis reveló todas las dificultades que tuvo que afrontar por los problemas de su esposo, Claudio Cannigia, con las drogas.

Mariana Nannis denunció violencia, maltrato y hasta la pérdida de un embarazo en su convivencia con Claudio Paul Caniggia. «Mi hijo hoy tendría 12 años y tengo testigos«, dijo Nannis que relató con Susana Gimenez su difícil vida con un adicto: «lo interné dos veces», contó.

«Claudio Paul Caniggia sigue siendo mi marido ….todavía no me divorcié…pero yo vino a salvar a mi marido, una vez más en mi vida, de drogadicción y prostitución», lanzó de entrada Mariana Nannis hablando con Susana Gimenez.

«Está pasando por un momento de adicción y se están aprovechando de él, que es mi marido y el padre de mis hijos, por eso vine acá a ayudarlo», agregó. «Si es inteligente se va a dejar ayudar, siempre estuve al lado de él, nunca lo engañé», completó la mediática.

«Si vos querés hacer tu vida, separáte y dejá a tu mujer…pero yo estuve con mi marido en el Hotel Alvear como 20 días, me fui del Faena porque está lleno de trolas.…tenemos cuatro departamentos ahí, pero yo no sabía nada, me entere por otra persona, por un manager de él de otro momento, él hace cosas y no me dice nada, nunca me mostró un contrato en 30 años, como si fuese una m…yo», reveló Nannis por Telefe.

«El lío de la casa de Marbella lo tiene que solucionar él, si yo no tengo una entrada de dinero y no trabajo…él llegó donde llegó porque toda la vida lo cuidé», dijo la mujer de Caniggia.