Compartir

Un domingo de melancolía y dolor para Benjamín Vicuña que, como todos los días de su vida, recordó a su hija Blanca, fallecida hace siete años. A través de un sentido posteo de Instagram, abrió su corazón.

La foto es de Blanca, en la playa. Está debajo de lo que parece ser una carpa, para resguardarse del sol. Sus ojos apuntan en forma directa al lente de la cámara que la registró en aquella vacación.

“Tu mirada. Esos ojos negros que me volvían loco. Ese misterio que jamás entenderé. Tu Alma libre mi pequeña princesa inca. Tus alas que abrazan mi dolor. Son más años los que ya volaste que tus 6 años a mi lado”, empezó diciendo Vicuña.

A eso, añadió: “El tiempo es relativo y curioso. El tiempo es un misterio como tu mirada anclada en mi memoria. Tanta responsabilidad que te doy, mi niña sabia, mi maestra en esta vida, mi inspiración salvaje y mi antídoto a todo miedo sobre la eternidad. Mi niña que ya no es niña, mi niña que corre, salta y vuela”.

Hacia el final de su conmovedor descargo, el actor exhibió: “Mi dulce hija que voló tan lejos que por momentos no puedo ver por el sol. Amo tus ojos, tu pelo, tu boca, tu piel, tus pecas, tus dedos de los pies, tu risa que estalla como la primavera. Tu risa que no la apaga ni siquiera el frío de tiempo. El tiempo, eso que se nos fue, que se recobra en la esperanza. En el silencio”.