Compartir

Hasta hace dos días, Lizy Tagliani disfrutaba de una vida plena de felicidad. La conductora había confirmado su noviazgo con Leo Alturria, y se mostraba por las redes enamorada y alegre junto al joven cordobés. Pero en pocas horas la vida se le dio vuelta, y la conductora tomó una drástica decisión: anunció que no puede soportar la reacción de la gente y, ante la angustia que eso le genera, dejó a su novio.

A pesar de que la relación venía desde hacía tres meses, Lizy y Leo confirmaron el amor hace apenas 48 horas en el programa de Susana Giménez. Allí contaron cómo se conocieron y de qué manera nació el romance. Incluso, se explayaron sobre la aceptación que tuvo Lizy en el entorno de Leo, tanto en su familia como entre sus amigos.

Pero la impunidad de las redes pudo más, y a minutos de exponer la relación, comenzaron a llover las críticas: la mayoría de los usuarios señalaban que Leo solo quería fama y que estaba utilizando a Lizy para cosneguirla.

La conductora de El precio justo -programa donde conoció a Alturria cuando fue como participante- trató de hacer frente a los mensajes y respaldó por todos los medios a su novio. Incluso en la noche del lunes subió una foto a su cuenta de Twitter donde se los veía juntos, jugando al tutifrutti, y con su mensaje, Lizy parecía hacer oídos sordos a los agravios, que hasta llegaron entre insultos: “Por esta boca solo amor jamás saldrá merd, la merd a la cloaca. Que sea lo que tenga que ser, no conozco felicidad más grande que la de ganarle batalla a los prejuicios. Voy a morir intentando…”.

Pero en pocas horas todo cambió. Lizy, quebrada y angustiada, contó hoy en Morfi que había decidido terminar la relación. “Es horrible que se digan estas cosas”, lamentó, y señaló que tuvo relaciones anteriores donde no se le cuestionó la intención de su pareja: “Estuve 11 años con Lucas (Tissera, ex Gran Hermano), viajábamos en el 160 y comíamos fideos; me acompañó a todos lados. La gente no solo está conmigo porque soy famosa…”.

Notablemente dolida por la situación, Lizy entró en detalles de cómo llegó a tomar esta determinación tan extrema: “Le dije a Leo que no quería seguir con esta situación. Él no tiene que estar soportando todas las cosas que se dicen, ni yo me lo merezco. Tampoco tenemos tres pibes y una casa. Por eso le dije: ‘Seamos amigos, hablemos, tratemos de mantener lo mejor posible esta relación, pero no demos a entender más cosas porque me hace mal, no quiero, me hace sufrir’”, confió quien es una de las grandes figuras de Telefe.

Tagliani hizo una autocrítica, si bien aclaró que no le molesta el perfil mediático de Alturria: “Yo hablo de más, cuento, a mí me gusta que esté en los medios, no tiene nada de malo si se convierte en famoso. A mí no me molesta mostrarlo. ¿Qué me va a sacar? Con que me dé felicidad es suficiente». Y al borde del llanto, Lizy concluyó: “No me gustan los malos comentarios, me hacen pésimo. Me lastima mucho, no me gusta que me digan esas cosas, no puedo seguir”.