Compartir

Venía tranquila la temporada en Mar del Plata… Hasta que Sol Pérez y Mónica Farro, compañeras de elenco en la obra Veinte Millones, se convirtieron en las primeras contendientes al título del escándalo del verano. ¿Qué pasó? La ex chica del clima acusó públicamente a la vedette de haberle querido pegar una piña.

Según testigos, el episodio, que se dio en camarines, fue muy tenso entre las rubias con gritos e insultos de por medio. «Yo no me voy a pelear con nadie, ella me quiso pegar. Desde noviembre sabía que esto iba a pasar. Fue una situación horrible para todos», contó Sol en un móvil con Involucrados (América, lunes a viernes a las 11).

Según relató Pérez, el conflicto con Farro surgió por temas de cartel y por quién saluda al público antes que Carmen Barbieri. «La tuvieron que separar para que no me pegue, tengo mucho miedo», advirtió Sol en televisión.

Mónica, en tanto, dialogó con el periodista de Intrusos (América, lunes a viernes a las 13.30) Damián Rojo y contó su versión de los hechos, negando haberle pegado a la modelo y panelista. «No me ensuciaría las manos. Necesita dar lástima. La que derrapó ayer fue ella y lo vieron todos», aseguró Farro.

Y contó que recibió muchos insultos de parte de su compañera: «No es mi competencia esa persona. Yo no soy conflictiva. Ella me quiere dejar muy mal parada porque le conviene. Lamento todo esto, jamás me pasó. Pero el grado de agresión hacia mi persona es irreproducible. ‘Gato’ fue lo mínimo que me dijo», contraatacó.

Por lo pronto, en estas horas, Carmen Barbieri y Sebastián Almada, director de la comedia, tendrán una reunión de producción en la que definirán los pasos a seguir para resolver el conflicto que cambió la dinámica del elenco.

Farro, expectante ante la decisión que tomen, ya dejó en claro cual es su postura ante este escándalo que protagonizó junto a la ex chica del clima. Ella no planea abandonar la obra teatral. «Yo soy profesional, firmé un contrato y no renuncio. Si quieren, que me echen», sentenció.