Perder a un ser querido, ya sea un familiar o una mascota, es una de las experiencias más dolorosas emocionalmente, pero eso no significa que consista en un trastorno psicológico. Sentir que los sentimientos de nostalgia de tristeza y nostalgia nos desbordan es normal, pero a la vez, se trata de algo que podemos aprender a gestionar a través de nuestra manera de interpretar esta situación, y a través de nuestros hábitos.

Si estás pasando por algo así o conoces a alguien que esté sufriendo por duelo, sigue leyendo; aquí hablaremos sobre varios aspectos psicológicos que ayudan a pasar por el duelo.

6 claves psicológicas para gestionar y superar el duelo por pérdida de seres queridos

Estas son varias ideas clave a tener en cuenta para gestionar el duelo del mejor modo posible.

1. El duelo es un proceso de adaptación

Muchas personas creen que pasar por un proceso de duelo consiste en dejar atrás una etapa de la vida; sin embargo, prácticamente se podría decir que es lo contrario: es sobre todo adaptarse a una nueva situación, partiendo de todas las experiencias que hemos vivido hasta ese momento.

Esto significa entre otras cosas que para superar el duelo por la pérdida de un ser querido no hay que olvidar; intentar hacerlo supondría empeorar la situación, como veremos. El modo en el que debemos relacionarnos con los recuerdos que tenemos con esa persona o mascota no pueden basarse en la negación de estos (como si nunca hubiésemos pasado por esas experiencias) sino en la re-interpretación de lo que recordamos, desde nuestra situación actual.

2. No hay que intentar bloquear pensamientos

Esta idea se deriva de la anterior, y tiene que ver con el “efecto oso blanco”: si intentamos mantener ciertos pensamientos lejos de nuestra consciencia, en realidad les damos más poder para interferir en ella y aparecer una y otra vez en nuestra mente bajo la forma de pensamientos intrusivos. A su vez, el malestar que nos produce esto contribuye a que temamos esos recuerdos o pensamientos, reforzando aún más el problema.

Por eso, es importante no obsesionarse con no pensar en el ser querido que hemos perdido. Sin embargo, eso no significa que sea poco recomendable decidir pasar los primeros días de duelo no exponiéndose a ciertos objetos o lugares que nos recuerden a esa persona, siempre que hacer eso no suponga realizar muchos esfuerzos (lo cual nos llevaría a obsesionarnos con ello).

3. Los rituales funerarios suelen ayudar

La gran mayoría de las culturas humanas realizan rituales funerarios, y esto no es por casualidad. Se trata de prácticas que ayudar a representar un cierre de ciclo tras la muerte de una persona y además crean el contexto adecuado para recibir el apoyo emocional de los demás.

Además, no es necesario que estos rituales sean siempre los que manda la tradición de la cultura hegemónica en la que se vive, ni que estén ligados a una religión concreta. Lo importante es que seamos capaces de verles significado y que nos permitan participar en un evento en comunidad, si así lo queremos.

4. Habla sobre ese ser querido con los demás

Hablar sobre esa persona o mascota ayuda a dejar de recordarla siempre desde el filtro de los mismos sentimientos (muchos de los cuales nos generan malestar) y hacen que nuestra manera de pensar en ella se llene de matices. Por ejemplo, es probable que otras personas menos afectadas por la pérdida nos hagan recordar anécdotas divertidas o graciosas vividas junto a quien ya no está, o situaciones interesantes e intelectualmente estimulantes, etc.

5. Reflexiona en lo que te ha aportado ese ser querido

El hecho de saber que la presencia en nuestras vidas de ese ser querido ha servido para que maduremos de algún modo y nos haya permitido aprender cosas es una buena manera de gestionar el duelo; de esa manera, cobramos consciencia de que no ha desaparecido totalmente, y que su existencia ha dejado una marca positiva en nosotros. De algún modo, sigue estando presente a través de los recuerdos que nos ha dejado.

6. Si la situación se prolonga durante semanas, acude a psicoterapia

En la mayoría de los casos, el duelo por pérdida de seres queridos es un proceso doloroso pero que se resuelve por sí mismo en cuestión de días, y no supone desarrollar una psicopatología. Si no es así y notas que sientes un gran malestar que te desborda durante varias semanas, ponte en contacto con profesionales de la psicoterapia.

¿Te interesa disponer de asistencia psicoterapéutica?

Si estás sufriendo problemas de tipo emocional, comportamental o cognitivo, te podemos ayudar desde nuestro equipo de profesionales. En Vibra Bienestar ofrecemos psicoterapia y también sesiones de meditación, yoga, fisioterapia, y asesoramiento en nutrición, y atendemos tanto de manera presencial en nuestras instalaciones de Madrid como a través de sesiones online por videollamada.

Referencias bibliográficas:

  • American Psychiatric Association. (2013). Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Quinta edición. DSM-V. Masson, Barcelona.
  • Andrés-Rupérez, M.T. (2003). El concepto de la muerte y el ritual funerario en la prehistoria. Cuadernos de Arqueología, 11: pp. 13 – 36.
  • Fleming-Holland, R. A. (2008). Reflexiones sobre la Muerte: el Duelo Infantil y el Suicidio Juvenil. Psicología Iberoamericana, 16(1): pp. 8 – 14.
  • Nomen Martín, L. (2007). El duelo y la muerte. El tratamiento de la pérdida. Madrid: Pirámide.
  • Payás, A. (2008). Funciones psicológicas y tratamiento de las rumiaciones obsesivas en el duelo. Revista de la Asociación Española de Neuropsiquiatría, 28(102): pp. 307 – 323.
  • Shear, K., Frank,E., Houck, P., & Reynolds, C. (2005). Treatment of complicated grief: A randomized controlled trial. JAMA, 293: pp. 2601 – 2608.
  • Stroebe, M.; Schut, H.; Boerner, K. (2017) Modelos de afrontamiento en duelo: un resumen actualizado. Estudios de Psicología, 38(3): pp. 582 – 607.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí