El campo de la enfermería es tan esencial en la actualidad en parte merced a las aportaciones de personas como Hildegard Peplau.

Ahora recorreremos los acontecimientos mucho más significativos de su biografía y asimismo vamos a poder comprender la metodología que esta profesional aportó para ofrecer un salto muy importante en la manera de trabajar de las enfermeras, progresando claramente su profesión. Comencemos con esta biografía de Hildegard Peplau en formato resumido.

Corto biografía de Hildegard Peplau

Hildegard Peplau nació en la localidad de Reading, en el estado de Pensilvania, USA, en el año 1909. Sus progenitores eran inmigrantes de Europa, en concreto de Alemania. Este matrimonio tuvo seis hijos, de los que Hildegard ocupaba la segunda situación por orden de nacimiento.

Desde pequeñísima, Hildegard Peplau sabía que, como mujer, sus opciones de huír en cierta forma a los permisos habituales pasaban por formarse en una profesión que le dejase medrar, y de ahí que siempre y en todo momento deseó ser enfermera. Tanto es conque desde pequeña se encargaba del precaución de la gente de su alrededor.

Entre los acontecimientos que ocasionó un enorme encontronazo en la crianza de Peplau fue la pandemia de gripe del año 1918, que logró enfermar a miles de individuos, ocasionando la desaparición a varios ciudadanos. Siendo una pequeña, Hildegard Peplau fue siendo consciente de las secuelas que una nosología podía tener en la gente.

De ahí que, en el momento en que acabó su educación principal y secundaria, no tuvo ninguna duda de cuál era el próximo paso que iba a ofrecer en su historia: se transformaría en enfermera. Para esto asistió a la Escuela de Enfermería en el Hospital Pottstown, en Pensilvania, estado en el que vivía. Era el año 1931. Una vez completados estos estudios, empezó a trabajar en ese hospital y más tarde en uno de Novedosa York.

Más tarde logró entrar al puesto de enfermera del Bennington College de Vermont. En tal institución aprovechó para formarse en psicología, completando de este modo un perfil completamente destinado al precaución del prójimo. Hildegard Peplau compaginó el trabajo de Bennington con otro en el siquiátrico de Chestnut Lodge, mientras que aprendía la psicología interpersonal de Harry Stack Sullivan.

Enfermera a lo largo de la guerra

Corría el año 1943, con lo que la Segunda Guerra Mundial se encontraba en su máximo auge, y varios ciudadanos americanos se vieron obligados a alistarse o a prestar sus servicios de alguna forma. Fue la situacion de Hildegard Peplau, que debió sumarse al Cuerpo de Enfermeras del Ejército de EEUU.

Esto motivó su traslado temporal hasta Inglaterra, donde cooperó en el hospital de campo 312. Al hallarse en este emplazamiento la Escuela Estadounidense de Psiquiatría Militar, tuvo la posibilidad de saber a ciertas excelencia de la salud psicológica, tanto de Inglaterra como estadounidense.

A lo largo de su estancia en este hospital militar, conoció a un psiquiatra con el que tendría una hija, pero al estar él casado, Hildegard Peplau crió a la pequeña como madre soltera. A esto se sumó la desaparición de la madre de Hildegard asimismo en esta temporada, con lo que fueron años convulsos para ella.

Una vez de regreso a América, Hildegard Peplau fue entre las representantes de los expertos de la salud psicológica que se juntaron con el gobierno para intentar impulsar una exclusiva ley que velase por el confort de los pacientes que padecieran de este género de nosologías en EEUU. La ley salió adelante en el año 1946.

Enorme reputación

La reputación de Hildegard Peplau iba en incremento. Tras doctorarse en la Teachers College de la Facultad de Columbia, logró además de esto la titulación que la certificaba como psicoanalista especialista, mediante las enseñanzas del Centro William Alanson White, de Novedosa York.

Con un currículo envidiable, practicó la docencia en nuestro Teachers College y asimismo en la Facultad de Rutgers, donde continuaría 2 décadas, desde 1954. Fue la encargada de conformar a las primeras generaciones de alumnos que cursaron la especialización de enfermería siquiátrica.

Durante esta etapa es en el momento en que Hildegard Peplau crea una gran parte de su obra y comparte sus entendimientos con multitud de instituciones similares con la salud psicológica. Entre las máximas de esta autora es la relevancia de una perfeccionada capacitación en aquellas enfermeras que vayan a trabajar en el campo de psiquiatría, ya que necesitan de unos protocolos muy específicos para lograr ejercer con garantías.

La iniciativa de Hildegard Peplau era conseguir un salto cualitativo entre el estilo que se venía usando en los centros de salud siquiátricos, que esencialmente eran sitios donde se protegía a los pacientes, para cambiar el pensamiento hacia un centro en el que estas personas recibiesen la atención terapéutica que precisaban, y ahí las enfermeras jugaban un papel primordial.

De ahí que, organizó un programa de verano que desarrolló a lo largo de prácticamente 2 décadas en el que formó a multitud de estas expertos, recorriendo para esto centros de salud expertos en psiquiatría a lo largo y ancho de todo USA. En estas sesiones, Hildegard Peplau enseñaba a sus compañeras la metodología correcta para el trato a los pacientes.

Les enseñaba a efectuar terapia a nivel individual pero asimismo en conjunto y a los familiares. Del mismo modo, les daba pautas para entrevistar apropiadamente a los internos y otras técnicas para las relaciones entre personas que podían serles de enorme herramienta a lo largo del día a día de su profesión.

Una excelencia de la enfermería

Hildegard Peplau llegó a ser una referencia en todo el mundo en el planeta de la enfermería. Tanto es de esta forma, que nuestra Organización Mundial de la Salud usó sus servicios de asesoría. Del mismo modo, instituciones universitarias de todo el planeta la contrataban de forma frecuente para impartir hablas y talleres formativos para enfermeras y alumnos de esta especialidad.

Dentro estadounidense, Peplau era la figura de mayor cuenta en el momento en que tenía que ver con efectuar consultas sobre su campo de conocimiento. Por este motivo, eran múltiples las organizaciones nacionales que contaban con ella de forma frecuente. Ciertas de ellas eran el Centro Nacional de Salud Mental o aun las Fuerzas Aéreas.

En los cargos que alcanzó a lo largo de su trayectoria, resalta el de presidenta de la Asociación Estadounidense de Enfermeras. Hildegard Peplau continuó siendo una excelencia en este campo hasta el momento en que murió a los 89 años, en Sherman Oaks, en el estado de California, en el año 1999.

El modelo de los seis permisos

En todas y cada una de las aportaciones que Hildegard Peplau efectuó, hay una que resalta singularmente, y es el modelo de los seis permisos de enfermería. Este modelo tiene relación a los seis papeles que la enfermera lleva a cabo, paulativamente, a lo largo de su profesión. Ahora los observaremos en aspecto.

1. Papel de extraña

El papel de extraña es el primero que efectúa la enfermera, puesto que es el que se da en el momento en que termina de entender al tolerante y aún no existe ese tiempo de seguridad entre ellos. En esta etapa debe predominar la amabilidad y el respeto.

2. Papel de recurso

Más tarde, Hildegard Peplau nos comunica que la enfermera se transforma en un apreciado recurso para el enfermo, ya que es la persona con la que sostiene una comunicación sobre su estado. Por este motivo, la enfermera debe proveer esa información de una forma que sea simple de comprender para la otra persona, adaptándose a sus peculiaridades.

3. Papel enseñante

La próxima función es la de docencia, ya que la profesional debe instruir al de adentro distintas pautas con relación a la nosología por la que está ingresado. Por este motivo va a deber adecuar su lenguaje, de la misma ocurría en el papel previo, para trasmitir estos entendimientos sencillamente y comprensible.

4. Papel de consejera

Pero esos no son los únicos permisos. Hildegard Peplau asegura que la enfermera asimismo es consejera, una cualidad singularmente esencial en el campo de la psiquiatría, en tanto que a veces debe de orientar a los pacientes y empujarlos a entender lo que ocurre.

5. Papel de substituta

Del mismo modo, una aceptable enfermera asimismo actúa como substituta de esas personas que fueron esenciales anteriormente para el de adentro pero que en este momento no están ahí. Y sucede que la enfermera va a transformarse en la figura de referencia para los pacientes, con lo que van a ser personas escenciales en su día a día. Esto debe ser comprendido por la profesional.

6. Papel de líder

El último de los permisos que muestra Hildegard Peplau en su modelo es el de líder. El liderazgo ha de ser una cualidad para las enfermeras que trabajen en el área de psiquiatría, ya que son una parte clave para hallar que los pacientes alcancen los objetivos que se han predeterminado en función de su nosología, de cara a poder una mejora.

Referencias bibliográficas:

  • Callaway, B.J. (2002). Hildegard Peplau: Psychiatric nurse of the century. Springer Publishing Company.
  • Peplau, H.Y también. (1991). Interpersonal relations in nursing: A conceptual frame of reference for psychodynamic nursing. Springer Publishing Company.
  • Winship, G., Bray, J., Repper, J., Hinshelwood, R.D. (2009). Collective biography and the legacy of Hildegard Peplau, Annie Altschul and Eileen Skellern; the origins of mental health nursing and its relevance to the current crisis in psychiatry. Journal of Research in Nursing.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí