En el momento en que pensamos en biólogos de renombre, el primero que nos viene a la cabeza en todos y cada uno de los casos es un hombre de semblante serio y tupida barba: Converses Darwin. No es para menos, ya que este científico tan influyente postuló la teoría de la selección natural, extensamente admitida y, si bien matizada, irrefutable hoy. Merced a él entendemos que en la naturaleza prima la supervivencia del mucho más capaz, y que las imposiciones del ámbito benefician la aparición y descarte de determinados letras y números en las ciudades de seres vivos.

Si nos movemos al lote de la genética, es posible que pensemos en Gregor Mendel, aquel fraile agustino que, con unos guisantes y una cabeza insólita, postuló las leyes de Mendel en las que hoy aún se sostienen las bases de la herencia genética. Sin dejar el genoma, es posible que se nos vengan a la cabeza asimismo Watson y Crick, descubridores de la doble hélice de ADN, no sin múltiples polémicas sociales que aún contamos presentes hoy en dia.

Estos son varios de los nombres mucho más reconocidos en el planeta de la biología: como vas a ver, prácticamente todos son hombres que vivieron en temporadas pasadas, pero hay una cantidad enorme de ejemplos mucho más igualmente esenciales, pese a haber continuado en las sombras de la civilización habitual. Es la situacion de Lynn Margulis, una bióloga, científica y divulgadora de renombre, que vivió con nosotros hasta el año 2011. Si deseas conocerlo todo sobre ella, prosigue leyendo, ya que aquí hallarás una biografía de Lynn Margulis.

Corto biografía de Lynn Margulis

Lynn Margulis nació el 3 de marzo de 1938, en Chicago, USA. Desde joven ahora mostraba tintes de genialidad, ya que se licenció con honores en la facultad de Chicago en el año 1957, donde fue admitida a los 15 años de edad. Raramente, la primera carrera que estudió esta científica fue Artes Liberales, si bien entonces asistió a la facultad de Wisconsin para (en este momento sí) estudiar biología. En el año 1960, consiguió un máster de genéticas y zoología.

Su primera publicación como “científica novel” fue concebida en grupo con su guía, Walter Pault, la que vio la luz en el año 1958, en la gaceta profesional Journal of protozoology. En ella abordó cuestiones genéticas en el género Euglena, unos protistas unicelulares flagelados de pequeño tamaño.

Tras terminar con su máster de el año 1960, Margulis se trasladó a la facultad de California (Berkeley), para cursar y conseguir un doctorado experto en genética. La proposición protegida que le dio el cargo de doctora proseguía la línea de indagaciones que empezó en su máster, ya que se titulaba An Unusual Pattern of Thymidine Incorporation in Euglena, donde exploraba al mismo género de microorganismos antes nombrados. Su trabajo doctoral fue finalizado en la facultad de Brandeis (Massachusetts) en el año 1965, ya que allí es donde consiguió su top laboral asociado a la investigación.

Una vez doctorada, Lynn Margulis se unió al grupo de docencia de la Facultad de Boston en el año 1966, donde estuvo dando clases de biología como maestra a lo largo de 22 años. Tras su tarea como enseñante, recibió los títulos de “maestra distinguida en botánica” y “maestra distinguida en biología”, en los años 1988 y 1993, respectivamente. Se movió al departamento de geociencias en el año 1997, donde se sostuvo en su situación honorífica hasta el momento en que murió de un incidente cerebrovascular en el año 2011.

Pensamiento y corrientes

Lynn Margulis se casó con Carl Sagan, tuvo 2 hijos y se divorció para casarse de nuevo con Thomas N. Margulis, un cristalógrafo. No nos es necesario entender bastante sobre la vida personal de esta excelencia, ya que observamos de considerablemente más interés reflejar la relevancia de su obra y pensamiento. Todos disponemos una vida personal, pero esta no acostumbra determinar la huella ideológica que dejamos en la civilización común.

A lo largo de la mayor parte de su trayectoria como científica, Margulis fue tildada por sus compañeros como “extremista”, ya que no se encontraba nada según con las ideas neodarwinistas que, en su mayor parte, fundamentan los mecanismos evolutivos de la “supervivencia del mucho más fuerte”. En sus expresiones: “Natural selection eliminates and maybe maintains, but it doesn’t create (la selección natural suprime y puede sostener, pero no crea)”.

Margulis era una acérrima protectora de la fusión como motor evolutivo, esto es, que la asociación de distintas organismos (tanto si es conveniente tal y como si es deletérea) es la causa de cambio y adaptación más esencial en la naturaleza. En estos términos, acuñamos el término “fusión” como cualquier relación entre 2 o mucho más seres vivos, sea esta buena (fusión al empleo), indiferente para entre las partes (comensalismo) o deletérea para el hospedador (parasitismo).

Margulis y la teoría endosimbiótica

Con base en estas premisas, Margulis postuló la teoría endosimbiótica o endosimbiosis seriada en distintos productos, publicaciones y libros científicos, como los próximos: On the origin of mitosing cells (1967), Origins of Eukaryotic Cells (1975) y Symbiosis in Cell Evolution (1981). En estos documentos, esta excelencia defendió que el paso de célula procariota a la célula eucariota se causó a través de la incorporación simbiogenética de determinadas bacterias.

Con razón, Margulis equiparó la composición y utilidad de mitocondrias y cloroplastos (orgánulos presentes en el citoplasma de las células eucariotas) con la naturaleza de las células procariotas, o sea, bacterias y arqueas.Las similitudes son obvias, pero te mostramos ciertas mucho más atractivas en la próxima lista:

  • Las mitocondrias muestran 1 micrómetro de diámetro y 8 µm de longitud. Ciertos tipos bacterianos tienen la posibilidad de lograr hasta 10 µm, conque no es descabellado equiparar los dos tamaños.
  • El ADN de las mitocondrias y bacterias es increíblemente semejante. La información genética de las dos se guarda, de manera general, en un único cromosoma circular sin membrana nuclear.
  • Estos orgánulos tienen la capacidad de sintetizar proteínas propias para sostenerse, así como hacen los microorganismos procariotas.
  • Los ribosomas de las bacterias se conocen como 70s, esto es, son de menor tamaño que los presentes en las células eucariotas. Pasa lo mismo en mitocondrias y cloroplastos.

Como puedes observar, las semejanzas son inevitables, y no las hemos abordado todas y cada una. De cualquier manera, se puede destacar que, por mucha autonomía aparente que muestren las mitocondrias, la mayor parte de las proteínas que estas precisan para efectuar sus funcionalidades surgen de los ribosomas del citosol, esto es, de la célula hospedadora.

Si asistimos a investigar el genoma bacteriano, observaremos que, por poner un ejemplo, Y también. coli tiene unos 4.000 genes distintas. Por otra parte, el genoma mitocondrial quedó con la mínima proporción de 37 genes codificantes, en comparación con los 25.000 presentes en el núcleo de las células humanas.

Todo lo mencionado significa que, pese a los claros provecho para los probables primordios mitocondriales, estas bacterias tuvieron que negar una gran parte de su autonomía durante la evolución para amoldarse de manera sublime a su hospedador: la célula eucariota. Por este motivo, su carga genética es increíblemente baja y la mayor parte de los materiales precisos para su permanencia surgen del citosol celular.

De cualquier manera, esta teoría está extensamente admitida hoy y semeja prácticamente indiscutible. Con las técnicas genéticas libres hoy en dia, se descubrió que el genoma de las bacterias está filogenéticamente asociado a las proteobacterias rickettsias, al paso que los cloroplastos detallan angostas semejanzas con cianobacterias, bacterias procariotas fijadoras de nitrógeno. Las múltiples patentizas presentes hoy hacen que la endosimbiosis de Margulis sea algo tan reconocido como nuestra selección natural en la red social científica.

Resumen

Pese a la cimentación de la teoría endosimbiótica, Margulis asimismo resaltó por otras varias cosas mucho más, como su devoción por la enseñanza, más que nada en las zonas mucho más desfavorecidas. Fue una enseñante increíble, que volcó su historia y esperanzas en dejar su legado que se encuentra en todas y cada una de las generaciones venideras por medio de la obtención de conocimiento.

Figuras como esta nos prueban que, ciertamente, la historia está llena de mujeres mucho más que capaces y hábiles. Lamentablemente, comunmente sus contrapartes masculinas prosiguen llevándose todos y cada uno de los méritos, pero mientras que prosigamos escribiendo y leyendo sobre estas excelencia femeninas, la voz y presencia de las genias contemporáneas seguirá entre nosotros. En el próximo apartado, te dejamos ciertas de sus proyectos, a fin de que consigas estudiar de ella de primera mano.

Referencias bibliográficas:

  • Lovelock, J. Y también., & Margulis, L. (1974). Atmospheric homeostasis by and for the biosphere: the Gaia hypothesis. Tellus, 26(1-2), 2-10.
  • Margulis, L., & Fester, R. (Eds.). (1991). Symbiosis as a source of evolutionary innovation: speciation and morphogenesis. Mit Press.
  • Margulis, L., & Sagan, D. (2003). Captando genomas: una teoría sobre el origen de las especies. Barcelona: Kairós.
  • Margulis, L. (1971). Symbiosis and evolution. Scientific American, 225(2), 48-61.
  • Margulis, L. (1981). Symbiosis in cell evolution: Life and its environment on the early earth.
  • Margulis, L. (1993). Symbiosis in cell evolution: microbial communities in the Archean and Proterozoic eons.
  • Margulis, L. (1996). Archaeal-eubacterial mergers in the origin of Eukarya: phylogenetic classification of life. Proceedings of the national academy of sciences, 93(3), 1071-1076.
  • Margulis, L. (2002). Una revolución en la evolución (Vol. 20). Universitat de València.
  • Margulis, L. (2012). Lynn margulis: The life and legacy of a scientific rebel. Chelsea Green Publishing.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí