Una articulación es una composición anatómica que deja la unión entre 2 huesos o entre un hueso y un cartílago. En el momento en que pensamos en articulaciones, nos vienen a la cabeza las de los hombros o las rodillas, diartrosis (sinoviales) que ponen en contacto 2 construcciones óseas y dejan una extensa selección de movimientos en todos y cada uno de los ejes exclusivas.

De cualquier manera, no todos y cada uno de los elementos articulares caen en esta categoría. De las 360 articulaciones, unas 86 se encuentran en el cráneo, uniendo huesos planos con una movilidad prácticamente nula. En suma, el cuerpo cuenta 76 articulaciones en la columna vertebral y pelvis, 66 en el tórax, 6 en la garganta, 32 en todos y cada brazo y 31 en todos y cada pierna. Todas y cada una ellas son primordiales para el cuidado de la manera y posición del humano o, en su defecto, de cara al desarrollo de movimientos.

Lamentablemente, en ocasiones las articulaciones tienen la posibilidad de fallar por distintos fundamentos, ocasionando una discapacidad mayor o menor en la persona perjudicada. Sin ir más allá, la Organización Mundial de la Salud cree que 1710 miles de individuos sufren cuando menos un trastorno musculoesquelético en todo el globo, lo que transforma a estas condiciones en la primera causa de discapacidad universal (cuando menos en los países de prominente ingreso). Si deseas saberlo todo sobre el mal en las articulaciones y sus probables causas, prosigue leyendo.

¿Qué es el mal articular?

De entre los mucho más de 150 trastornos musculoesqueléticos que tienen la posibilidad de perjudicar al humano, el mal lumbar es el más frecuente de todos. Este perjudica a mucho más de 568 miles de individuos en el mundo entero, lo que lo transforma en la primera causa de discapacidad laboral en 160 países distintas. De cualquier manera, hay considerablemente más trastornos que tienen la posibilidad de perjudicar a la marcha y locomoción, y varios de ellos se expresan con apariencia de mal en las articulaciones.

Por su lado, el mal articular o artralgia se considera un síntoma en el campo clínico, mucho más que una patología al empleo. Frecuentemente, este malestar procede de la disfuncionalidad de construcciones ajenas, como tienen la posibilidad de ser músculos, ligamentos o los tendones. En otras ocasiones, se tienen la posibilidad de generar deposiciones minerales (como pirofosfato cálcico) en el sinovio articular y ocasionar daños en nuestra articulación.

Según el Global Year Against Musculoskeletal Pain, el mal tiende a suceder a lo largo del avance de ocupaciones físicas y reducir en el reposo o el cuidado postural. Una mayor sensitividad al mal en la región articular se puede argumentar por los próximos mecanismos:

  • Sensibilización periférica: se identifica por una contestación amplificada en los nociceptores, receptores que recogen y mandan al cerebro los estímulos dañinos. Este cambio se ve inducido por mediadores inflamatorios, como las citoquinas y prostaglandinas.
  • Sensibilización central: un desarrollo patológico que perjudica al sistema inquieto central (SNC) y radica en una reducción del umbral del mal. Se acompaña de la percepción exagerada de estímulos molestos (hiperalgesia) y la aparición del mal frente estímulos supuestamente inocuos (alodinia).

Además de esto, el mal articular puede ser agudo (transitorio) o crónico (de instauración continuada, a lo largo de meses o años). Este malestar se frecuenta enseñar de manera localizada en la(s) articulación(es) perjudicada, pero en ocasiones asimismo es viable ver un malestar referido a la pierna o los brazos. El mal, por su lado, implica restricción motora, cojera, inconvenientes físicos y pérdida de fuerza, así sea a corto o largo período.

Dolor articular

Probables causas del mal en las articulaciones

Como hemos dicho, el mal articular es un síntoma, y por consiguiente una consecuencia de un desarrollo subyacente, aproximadamente grave. Ahora, te mostramos ciertas entidades clínicas que se tienen la posibilidad de manifestar con artralgia en niveles diferentes. No te lo pierdas.

1. Espondilitis anquilosante

La espondilitis anquilosante (AS) es una manera crónica de artrosis. No se sabe la causa de la patología, pero la genética semeja tener un papel fundamental en su avance: la mayor parte de la gente enfermas (90%) son positivas para el antígeno leucocitario HLA-B27, asociado a distintas nosologías de naturaleza autoinmune.

Esta condición perjudica a cerca del 2% de la población en ciertos países de prominente ingreso, y se estima que podría deberse a una contestación inmunitaria equivocada por la parte del sistema inmunitario, especialmente los linfocitos T disco compacto8. De cualquier manera, todavía no se demostró que se deba a un mecanismo de reconocimiento de autoantígenos (hecho por el que los linfocitos ven como patógenos a tejidos normales del cuerpo humano).

2. Osteoartritis

La osteoartritis (OA) es el trastorno articular más habitual en el planeta. Con el paso del tiempo, el cartílago articular se gasta, lo que hace que los huesos se rocen y reduzca su ocupación transcurrido un tiempo. Se calcula que del 70 al 90% de los pacientes mayores de 75 años de edad tienen algún signo radiológico de osteoartritis, conque hablamos de una nosología absolutamente relacionada al envejecimiento y la edad.

La osteoartritis es aquello a eso que nos acostumbramos a referir en el momento en que pensamos en el reuma: un individuo anciana con las manos hinchadas y con apariencia de gancho a la que le cuesta efectuar tareas del día a día. De cualquier manera, podemos destacar que el término “reuma” abarca de todos modos a mucho más de 200 entidades clínicas de naturaleza reumática, todas y cada una con un desgaste articular y/o tendinoso en común.

3. Artritis reumatoide reumatoide

La artrosis reumatoide puede confundirse con la osteoartritis, pero la etiología no es exactamente la misma. Esta vez, las células del sistema autoinmune semejan empezar a agredir al tejido articular sin sentido biológico concreto, indudablemente gracias a la acción y activación principal de desencadenantes exógenos (como virus o bacterias).

Esto hace respuestas inflamatorias crónicas (por norma general en las articulaciones de manos y dedos), que dañan de a poco a tendones, articulaciones y ligamentos en el foco activo de las células inmunitarias. Se muestra con una rigidez matinal de extendida duración, un aspecto diferencial fundamental para distinguir la artrosis reumatoide de la osteoartritis.

4. Fibromialgia

Una condición crónica que va alén de las articulaciones, ya que en un caso así asimismo se ven damnificados tendones, músculos y ligamentos. Raramente, este cuadro clínico se puede manifestar de manera muy afín al mal articular, pero verdaderamente el foco problemático está en los músculos, y no en las articulaciones.

Es una condición bastante más habitual de lo que semeja, ya que perjudica del 2 al 6% de la población mundial, especialmente si charlamos de mujeres. La fibromialgia se instituye de manera crónica y los síntomas son muy en general: cansancio (90%), trastornos del sueño (80%), mal en uno o mucho más puntos musculares, articulares o ligamentosos (100%) y hasta depresión o ansiedad crónica (25%). Esta vez, se hace particular hincapié en el malestar muscular.

5. Otras condiciones que ocasionan mal articular

Muchas condiciones tienen la posibilidad de ocasionar mal articular alén de las descritas. Por poner un ejemplo, en ocasiones las bacterias de un foco infeccioso primario tienen la posibilidad de viajar al líquido sinovial de la articulación y progresar en él, acontecimiento popular como artrosis infecciosa. El tolerante exhibe hinchazón local, imposibilidad para desplazar la región perjudicada y también, aun, fiebre y escalofríos.

Por otra parte, un tumor cancerígeno asimismo puede llegar a poner en riesgo las construcciones de las articulaciones, como es la situacion del sarcoma sinovial. Raramente, esta clase de neoplasia maligna es más frecuente en pequeños y mayores jóvenes, si bien asimismo puede presentarse en la población anciana. Asimismo existe la posibilidad de que un tumor óseo (osteosarcoma) se expanda a una región articular, lo que asimismo crea mal en las articulaciones.

Resumen

Resumiendo, el mal articular es multifactorial. Tratándose de un síntoma y no una patología, tienen la posibilidad de haber diversas razones que lo produzcan, desde cánceres hasta nosologías autoinmunes, pasando por infecciones, lesiones mecánicas, trastornos metabólicos y otras varias cosas mucho más. De cualquier manera, resaltamos de nuevo que la osteoartritis es el género de mal en las articulaciones más frecuente, algo parcialmente habitual asociado al paso del tiempo y la edad.

Aun de este modo, visto que algo sea habitual no quiere decir que un tolerante deba vivir con esto. En el campo clínico hay una máxima: vivir con mal y amoldarse a él jamás es una oportunidad. Con fisioterapia, terapia ocupacional, medicamentos (calmantes, antiinflamatorios y también inmunosupresores) y terapia sicológica, el mal crónico se puede emprender.

Referencias bibliográficas:

  • Carmona, L. (2002). Epidemiología de la artritis reumatoide reumatoide. Rev Esp Reumatol, 29(3), 86-9.
  • Cartas, U. S., de Armas Hernandez, A., & Armando, B. C. (2014). Osteoartritis. Peculiaridades sociodemográficas. Gaceta Cubana de Reumatología, 16(2), 97-103.
  • Joint Pain, Mayoclinic. Recogido a 15 de mayo en mayoclinic.org/symptoms/joint-pain/basics/causes/sym-20050668
  • Joint pain. Recogido a 15 de mayo en https://s3.amazonaws.com/rdcms-iasp/archivos/production/public/Content/ContentFolders/GlobalYearAgainstPain2/MusculoskeletalPainFactSheets/JointPain_Final.pdf
  • López Espino, M., & Mingote Adán, J. C. (2008). Fibromialgia. Clínica y Salud, 19(3), 343-358.
  • Solis Cartas, U., Morejón Gómez, J. A., & de Armas Hernández, A. (2014). Espondilitis anquilosante y patología de Von Recklinhausen. Una asociación infrecuente. Gaceta Cubana de Reumatología, 16(2), 240-244.
  • Trastornos musculoesqueléticos, OMS. Recogido a 15 de mayo en https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/musculoskeletal-conditions.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí