La etapa del avance postparto se encuentra dentro de los periodos mucho más esenciales y frágiles en la vida de todo humano. Nacemos con determinado avance neuronal y motor, pero las conexiones neuronales y los circuitos corticales muestran su expresión máxima entre los 8 meses de gestación y los 2 años de edad. Por poner un ejemplo, el desarrollo de mielinización de las neuronas del sistema inquieto encargadas del desarrollo psicomotor no se completa hasta los 24 meses de edad.

Con la educación y avance infantiles pasa algo afín. Dicho rápidamente y corriendo, el cerebro efectúa 1,8 millones de sinapsis neuronales entre los 2 meses de gestación y los 2 años de edad, pero en los años siguientes a esta sobreproducción sináptica, se genera una “poda selectiva” propia de la maduración. Asimismo se calcula que el 83% del desarrollo dendrítico (prolongaciones de la neurona) tiene sitio en esta etapa de hiperexcitación cerebral.

Como ves, al nacer el neonato siente un novedoso universo, y experimenta un desarrollo de maduración inquieta irrealizable de lograr en otros instantes de la vida. Realizando particular hincapié en los fenómenos fisiológicos que tienen rincón en estos instantes, te mostramos la visión de hoy de la evaluación neuropsicológica de los inconvenientes de estudio, más que nada en pequeños y pequeñas.

Bases del avance neuropsicológico infantil

Primeramente, observamos de interés aclarar varios de los términos y cantidades ahora citadas. Las sinapsis neuronales son los contactos que tienen las neuronas entre ellas o con otra unidad servible (músculo, por servirnos de un ejemplo), cuya finalidad es trasmitir un mensaje desde un órgano a otro distante. Generalmente, las sinapsis neuronales se generan por potenciales eléctricos, basados en la hiperpolarización y despolarización celular.

En el momento en que se efectúa una actividad novedosa, se tienen la posibilidad de entablar sinapsis (o sendas neuronales) distintas. Como todo cuanto mira un recién nacido es reciente, la producción de sinapsis se dispara a lo largo de los primeros años de vida. De cualquier manera, se genera una “poda” posterior, donde se suprimen las conexiones excesivas que no son de herramienta. Por otra parte, en el momento en que una actividad o ruta se solicitud muy con frecuencia, las sinapsis se endurecen y maduran, haciendo más fuerte de esta forma las conexiones funcionales. Con estas bases, se enseña la educación de manera somera.

La evaluación de los inconvenientes del estudio

La Asociación Estadounidense de Psicología usa el término Specific Learning Disorder o Trastorno Concreto del Estudio (TEA) para llevar a cabo referencia a los inconvenientes del estudio como entidades clínicas. Este conjunto incluye a esos desórdenes del neurodesarrollo que empiezan a lo largo de la niñez, si bien en ocasiones no se advierten hasta la edad avanzada, que complican la ocupación individual. En estos pacientes, se muestran inconvenientes en tres áreas distintas: leer, redactar o calcular, todas y cada una ellas pilares fundamentales para el desarrollo de estudiar.

Un TEA solo puede ser diagnosticado una vez empieza el desarrollo de estudio. Según el Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, a fin de que un infante presente una de estas condiciones, debe cumplir los próximos criterios:

  • Enseñar contrariedad en uno de estos campos por cuando menos 6 meses pese a recibir asistencia: lectura, entendimiento lectora, pronunciación, expresión redactada, inconvenientes de cálculo o inconvenientes de razonamiento matemático.
  • El tolerante tiene capacidades académicas muy bajo lo que se espera para su edad y estas causan inconvenientes a nivel escolar, laboral o en la rutina.
  • Los inconvenientes empiezan a lo largo de la niñez, más allá de que el tolerante no los perciba hasta la edad avanzada.
  • Los inconvenientes de estudio no se tienen la posibilidad de argumentar por una dishabilidad intelectual, inconvenientes de visión/oído, una condición neurológica (como un derrame infantil) o un estatus social y económico atípico.

Así, un trastorno concreto del estudio unicamente se aplica en el momento en que no hay una causa específica que lo explique. Un individuo con síndrome de Down o síndrome X frágil no posee un TEA por su condición, en tanto que su variabilidad neurológica entiende algunas adversidades en ciertos instantes y opciones para sobresalir en otros. Ejemplos de TEAs son la dislexia, la disgrafía y la discalculia, por servirnos de un ejemplo.

Problemas de aprendizaje

La neuropsicología de los inconvenientes de estudio

En los últimos 30 años, se puso particular hincapié en emprender los inconvenientes del estudio infantiles desde un criterio interdisciplinar. Ni todo el cuadro clínico reside en los genes del niño ni el ámbito es el único desencadenante. Para integrar todos estos marcos, se han propuesto diferentes categorías de abordaje.

En el primer “peldaño” del inconveniente de estudio disponemos a las bases neurobiológicas, que tienen dentro causantes genéticos y la naturaleza del cerebro y su ocupación. Por servirnos de un ejemplo, la conexión del córtex auditivo con los procesadores de prominente nivel del giro de adelante inferior están desgastadas en la gente con dislexia, algo que podría llegar a argumentar, en parte, el comienzo de su condición. Además de esto, cerca del 40% de los hermanos de un tolerante disléxico asimismo la muestran: es obvio que la herencia genética juega un papel fundamental en los inconvenientes de estudio.

En el segundo peldaño contamos los procesos cognitivos, esto es, esos que nos dejan procesar información desde la percepción, el saber conseguido (experiencia) y el grupo de peculiaridades subjetivas que dejan apreciar la información. La cognición se asocia de forma férrea con otros varios procesos mentales abstractos, como la cabeza, percepción, razonamiento, sabiduría, estudio y otros muchos.

Si nos distanciamos de las condiciones fisiológicas y neurológicas basales del infante, observaremos que la próxima categoría son los componentes sicológicos. Un niño con ansiedad crónica o depresión tiene contrariedad en el momento de estudiar, ya que sus circuitos hormonales perturbados no le dejan al organismo integrar información como debería, gracias a un estado de alarma continuo. Hay que tener en consideración estos estados perturbados (a corto y largo período) para argumentar las activas de los inconvenientes del estudio.

En último término, y para embalar el empaque clínico, contamos a los causantes ambientales. El estatus social y económico de la familia, el género de instituto al que atiende el niño, la enseñanza y otros varios factores mucho más tienen la posibilidad de equilibrar la balanza. Estos no son la causa absoluta de un TEA, pero sí que tienen la posibilidad de promover su manifestación y lograr que la sintomatología sea aproximadamente visible.

Resumen

Como puedes observar, los inconvenientes de estudio se tienen que concebir como una red interdisciplinar, no solo como un producto del cerebro del tolerante o a consecuencia de un estresor ambiental. Es requisito tener en consideración todas estas “capas” para ofrecer con el régimen conveniente en todos y cada caso. En cualquier caso, frente a las primeras señales de que un niño o pequeña muestra inconvenientes de estudio, es esencial buscar asistencia técnica lo antes posible.

Referencias bibliográficas:

  • Boat, T. F., & Wu, J. T. (2015). Mental disorders and disabilities among low-income children.
  • Fletcher, J. M., & Grigorenko, Y también. L. (2017). Neuropsychology of learning disabilities: The past and the future. Journal of the International Neuropsychological Society: JINS, 23(9-10), 930.
  • What Is Specific Learning Disorder?, APA. Recogido a 11 de mayo en https://www.psychiatry.org/patients-families/specific-learning-disorder/what-is-specific-learning-disorder

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí