La autovaloración infantil se encuentra dentro de los puntos sicológicos mucho más esenciales para impulsar el acertado avance psicológico de un niño o pequeña. En dependencia de si es bastante baja o no, se va a poder ofrecer desafíos que le dejen sacar partido de su capacidad, va a poder llevar a cabo novedosas amistades de manera fácil, se va a cuidar mucho más, etcétera.

Además de esto, la autovaloración es un aspecto modificable en dependencia de las tácticas de administración sensible aplicadas cada día a día, y en relación asimismo del género de vivencias a las que uno se muestra. Para lo bueno y para lo malo, esto supone que lo que hacemos influye en de qué forma nos valoramos, y esto se aplica asimismo a la etapa de la niñez. Observemos de qué forma explotar esto en el momento de criar y educar a lso mucho más pequeños.

Consejos para promover un óptimo nivel de autovaloración infantil

Cada niño y pequeña merece un trato personalizado y amoldado a sus pretensiones, pero asimismo es cierto que existen algunas tácticas y técnicas que en la mayor parte de las situaciones resultan de asistencia para beneficiar que tenga una aceptable autovaloración. Ahora hallarás numerosos consejos que te tienen la posibilidad de asesorar en este aspecto.

1. Ayúdale a admitir sus conmuevas

Comprender detectar apropiadamente las propias conmuevas y sentimientos es primordial para sostener una aceptable autovaloración, más que nada a lo largo de la niñez, ya que en esta etapa de la vida la carencia de experiencia puede conducir a cometer fallos muy significativos.

Por poner un ejemplo, varios pequeños tienen la posibilidad de llegar a confundir la ansiedad con el sentimiento de inferioridad, o el temor con la culpa.

En este sentido, es bueno tener conversas con ocasionalmente a fin de que expresen lo que sienten; desde esto, se les puede ofrecer la oportunidad de pensar al equiparar esos estados sentimentales entre sí: tanto en su apariencia subjetivo como en el género de acciones que entran ganas de realizar en el momento en que experimentan esos fenómenos sicológicos.

2. Enséñale a superarse comparándose con sus logros pasados, no con el resto

Para impulsar su avance psicológico, es esencial que los primordiales incentivos y fuentes de motivación deban ver con la coche-superación, no con igualar o sobrepasar a el resto en todos y cada uno de los puntos de la vida. Así, la referencia de sus progresos va a ser en todo instante considerablemente más clara y además de esto no va a depender de consideraciones subjetivas dispuestas a verse perjudicadas por la ansiedad y las inseguridades.

Por poner un ejemplo, un niño que se fije en sus desenlaces académicos presentes y pasados va a tener una noción de sus adelantos considerablemente más sólida que un niño que se fije siempre y en todo momento en la nota del resto, por el hecho de que siempre y en todo momento va a tener la opción de sentirse mal por no haber superado a alguien al nivel de su clase, de su curso, de su distrito…

3. Proponle proyectos

Es bueno ofrecerle a evaluar aficiones y tareas que le aporten vivencias satisfactorias y le den la posibilidad de estudiar. Por poner un ejemplo: estudiar a tocar un instrumento simple, a realizar manualidades, a entrenar un deporte… Mientras que le interese y no sea una imposición, esto va a hacer que logre revisar en propia carne su aptitud de estudio.

No obstante, no se debe olvidar que los pequeños no tienen la posibilidad de ponerse un límite a ser máquinas permanentes de estudio formal y entrenamiento: asimismo precisan tener sus horas de ocio “improvisado” para reposar y socializar en un contexto relajado.

4. Reconoce sus progresos

Puede parecer una cosa obvia, pero a la práctica, muchos son los progenitores y mamás que ponen considerablemente más énfasis en las reprensiones y los castigos que en los encomios en el momento en que los pequeños hacen méritos. Además de esto hay que llevarlo a cabo no solo dirigiendo esos encomios hacia el niño o pequeña, sino más bien asimismo al charlar con el resto en su presencia.

5. Incentiva sus hábitos de coche-precaución

Llevar una aceptable higiene y un método de vida beneficioso para la salud (en sus opciones y nivel de avance físico) es primordial a fin de que su coche-imagen no se resienta. Por servirnos de un ejemplo, algo tan simple como sentir picores frecuentemente por no haberse duchado en bastante tiempo tiene un efecto importante en la autovaloración, y lo mismo sucede con la carencia de sueño. Esto último, además de esto, tiene un efecto muy amenazante en la salud psicológica por norma general, lo que posibilita que se muestre no únicamente una baja autovaloración, sino más bien además de esto ansiedad, inconvenientes para concentrarse, y mucho más modificaciones sicológicas.

¿Deseas estudiar mucho más claves sicológicas sobre la crianza de pequeños y pequeñas?

Si tienes ganas de saber mucho más sobre de qué forma promover una aceptable crianza y educación de los hijos, te puede atraer mi libro “Guía para papás y mamás en apuros”.

Hablamos de una obra apuntada a toda clase de personas con o sin capacitación en psicología y que tengan pequeños en el hogar a los que proteger; está llena de explicaciones y datos de interés relacionados con la niñez, la adolescencia y los puntos en los que la cabeza infantil y juvenil tiene peculiaridades propias que han de ser tenidas presente para contemplar sus pretensiones. En sus páginas vas a encontrar las ideas escenciales no solo para entender de qué forma hacer un contexto de crianza que deje que los pequeños se desarrollen bien, sino además de esto hay consejos de autocuidado sensible que como progenitores y mamás resulta muy positivo proseguir: si no velamos por nuestro confort psicológico, difícilmente vamos a poder velar por el de nuestros hijos.

Oferta de Guía para papás y mamás en apuros

Referencias bibliográficas:

  • American Psychiatric Association (2014). DSM-5. Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. La capital de españa: Panamericana.
  • Cava, M. J., y Musitu, G. (2000). La potenciación de la autovaloración en la escuela. Barcelona: Paidós.
  • Kasper, S.; Boer, J.A. & Sitsen, J.M.A. (2003). Handbook of depression and anxiety. Novedosa York: M. Dekker.
  • Kotov, R.; Gamez, W.; Schmidt, F.; Watson, D.; et al. (2010). Linking “big” personality traits to anxiety, depressive, and substance use disorders: a misión-analysis. Psychological Bulletin, 136(5): partido popular. 768 – 821.
  • Quiceno, J.M., & Vinaccia, S. (2014). Quality of life in adolescents: analysis from personal strengths and negative emotions. Terapia sicológica, 32(3): 185 – 200.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí