Nuestra forma de meditar, de sentir y de interpretar la verdad no es algo que dependa únicamente de . Por más que cada individuo sea única, los procesos mentales jamás son fenómenos completamente particulares, y están relacionándose todo el tiempo con el contexto que nos circunda.

Exactamente esta iniciativa fué mostrada por la crisis del coronavirus. Esta pandemia global no solo tuvo implicaciones económicas, políticas y médicas, sino además de esto ha supuesto cambios en lo que se refiere a lo psicológico a nivel masivo, introduciendo el campo de la salud psicológica. Entre está una mayor puerta de inseguridad a los inconvenientes por pensamientos obsesivos, socios a la ansiedad producida por la crisis del COVID-19.

¿Qué son los pensamientos obsesivos?

Los pensamientos obsesivos son contenidos mentales (así sea en la manera de representaciones sensoriales o de ideas estructuradas a través del lenguaje, y frecuentemente las dos cosas al unísono) que tienden a “irrumpir” constantemente la consciencia de la gente, realizando que no logren eludir centrar su foco atencional en . Es parcialmente recurrente que estos pensamientos acaben generando malestar, así sea por su carga sensible (por poner un ejemplo, si hablamos de recuerdos angustiantes) o por el mero hecho de que se repiten constantemente.

Un claro caso de de qué forma los pensamientos obsesivos tienen la posibilidad de dañar la salud psicológica de la gente lo poseemos en el Trastorno Obsesivo-Compulsivo, una psicopatología donde la persona pelea por “espantar” esas imágenes de su menta mediante la realización de formas de proceder rituales, como por servirnos de un ejemplo lavarse las manos.

Como es natural, el contexto en el que se está influye bastante en la sencillez con la que la gente caen en los pensamientos obsesivos. En una situación de incesante agobio resulta muy posible que un sinnúmero de individuos desarrollen este tipo de modificaciones sicológicas, y por esto, una pandemia como la del coronavirus asimismo da rincón a esto. Se tiene que ver con todo de inconvenientes de ansiedad, generados por la activación del sistema inquieto que se genera al centrar nuestra atención en esos pensamientos recurrentes.

Los primordiales inconvenientes por obsesiones en un contexto de pandemia

Estas son ciertas primordiales formas que tienen la posibilidad de adoptar los pensamientos obsesivos en la crisis del COVID-19.

1. Temor al contagio

Pertence a las causas más frecuentes de pensamientos obsesivos en contextos de pandemia. En estas ocasiones no es necesario tender hacia la hipocondría para tener temor a enfermar, a trasmitir el agente patógeno a los conocidos cercanos, etcétera. Además de esto, al irse de casa existen muchas relaciones con el exterior que técnicamente se prestan a la duda de si hay riesgo: al viajar en un autobús lleno de gente, al utilizar el baño de la oficina, etcétera.

2. Exposición al padecimiento propio extraño

Las ocasiones de pérdida de conocidos cercanos, ver a los mayores enfermar… son vivencias capaces de dejar una marca sensible fuerte que se convierta en recuerdos recurrentes.

3. Temor a perder el trabajo

La inestabilidad a nivel económico genera inseguridad laboral, algo que sostiene a muchas personas en alarma y con inclinación a procurar anticiparse al peor ámbito viable aun a costa de su salud psicológica.

4. Miedo a que la sociedad colapse

Este es un miedo algo mucho más abstracto que los precedentes, y debe ver con las obsesiones sobre el objetivo de los Estados del confort así como los conocemos. No resulta bien difícil imaginar un futuro distópico partiendo de los cambios que experimentamos al pasar por un periodo de tiempo de pandemia.

5. Temor a incumplir las reglas

Adjuntado con las medidas de prevención del peligro de contagio y de adaptación económica a este reto, se muestran novedosas reglas que de ser infringidas, tienen la posibilidad de conllevar desaprobaciones severas. Para varias personas, la sensación de poder estar quebrantando estas reglas sin saberlo genera una sensación de incomodidad que se plasma en obsesiones.

6. Ansiedad por la sensación de supervisión

Esta es una fuente de obsesiones socia a la previo: aparte de utilizar novedosas reglas que estuvieron limitando algunas libertades, varios Estados asimismo han comenzado a controlar mucho más la actividad de sus ciudadanos: controles en los aeropuertos, revisiones de ocupaciones económicas, cuarentenas supervisadas, etcétera. A medio y largo período, esto puede lograr que brote un estado de alarma en bastante gente.

¿Deseas tener acompañamiento psicológico profesional?

Como vimos, los inconvenientes sentimentales y comportamentales derivados del contexto de la crisis del coronavirus tienen la posibilidad de ofrecer rincón a problemas médicos mental que no habrían de ser desatendidos.

De ahí que, si andas intentando encontrar servicios de psicoterapia, te recomiendo que te coloques en contacto conmigo. Soy sicólogo experto en terapia cognitivo-conductual y atiendo a la población adulta y joven, tanto de forma presencial en Castellón de la Plana como por medio de la modalidad en línea por videollamada. Mediante esta manera de intervención es viable sobrepasar las modificaciones socias a los pensamientos obsesivos partiendo de técnicas y tácticas terapéuticas a nivel científico validadas.

Referencias bibliográficas:

  • American Psychiatric Association –APA- (2014). DSM-5. Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. La capital de españa: Panamericana.
  • Avia, M.D.; Ruiz, M.A. (2005). Recommendations for the Treatment of Hypochondriac Patients. Journal of Contemporary Psychotherapy, 35(3): partido popular. 301 – 313.
  • Fallon, B.A.; Qureshi, A.I.; Laje, G.; Klein, B. (2000). Hypochondriasis and its relationship to obsessive-compulsive disorder. The Psychiatric Clinics of North America. 23(3): partido popular. 605 – 616.
  • Beatos, J.L. ; García, L.I. ; Calderón, M.A. ; Sanz, L.J.; de los Ríos, P.; Izquierdo, S.; Román, P.; Hernangómez, L.; Navas, Y también.; Ladrón, A y Álvarez-Cienfuegos, L. (2012). Psicología Clínica. Manual CEDE de Preparación PIR, 02. CEDE. La capital española.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí