La crisis del COVID-19 ha supuesto un cambio extremista en la vida de bastante gente, y parte importante de la aptitud para enfrentar los desafíos de los meses de pandemia debe ver no ahora con la estrategia y la administración de los elementos materiales, sino más bien con la administración sensible.

No obstante esto no en todos los casos resulta simple, y no comprender conducir las conmuevas da sitio a inconvenientes añadidos. De ahí que, se regresa primordial desarrollar las capacidades sicológicas similares con esto.

La sicóloga Vanesa Rescalvo transporta un buen tiempo prestando asistencia a personas con este tipo de inconvenientes, y en esta entrevista nos charla sobre lo que hay que tomar en consideración para enfrentar el encontronazo sensible de los meses de pandemia.

Entrevista a Vanesa Rescalvo: las claves de la administración sensible frente al COVID-19

Vanesa Rescalvo es sicóloga general sanitaria y codirectora de Atlas Psicólogos, centro de psicoterapia situado en Tres Cantos. En esta entrevista charlamos con sobre el manejo de las conmuevas frente a la crisis del coronavirus.

¿Hasta qué punto la crisis del COVID-19 tuvo un encontronazo en la salud sensible de la población?

El encontronazo sensible fué importante. En estos días haciendo un trabajo con mis pacientes he visto que el COVID afectó a distintas áreas: en esta situación todos hemos creado cierto temor frente este virus, que en las situaciones mucho más intensos, transporta a que alguna persona logre desarrollar bastante malestar al irse a la calle; por otra parte, un síntoma muy que se encuentra en la mayor parte de la población es la sensación de agotamiento, de requerir que esta situación concluya ahora para regresar a su historia frecuente.

Hoy todos disponemos menos ingreso a nuestros reforzadores rutinarios (asambleas, ocupaciones, viajes, entre otros muchos), con lo que es muy normal que se genere ese agotamiento. Menos ocupaciones para recargar y mucho más demandas en el ámbito lleva a que la gente se sientan mucho más cansadas psicológicamente

¿Se tiende a asumir que los inconvenientes sentimentales surgidos en tiempos de crisis son algo que uno mismo debe sobrellevar sin buscar asistencia técnica?

De alguna forma, todas y cada una la gente tendemos a procurar solucionar por nosotros muchas ocasiones, y dejar para el desenlace la intervención de un profesional.

El inconveniente de este planteo es que frecuentemente resulta deficiente la visión propia para solucionar una situación riguroso, y a lo largo del tiempo que no se trabaja para arreglar ese inconveniente suceden 2 cosas: por una parte, aguantar un malestar desapacible; por otra parte, se agudiza el inconveniente.

En tiempos de crisis es en el momento en que resulta mucho más precisa la intervención de un especialista en el tema, en tanto que es en el momento en que mucho más bien difícil resulta conducir la situación.

¿Cuáles son la activas de convivencia en familia o con la pareja que tienen la posibilidad de verse mucho más gastadas por la situación de pandemia?

Antes teníamos mucho más pluralidad de ocupaciones y reforzadores, con lo que prácticamente cualquier situación de convivencia se puede observar perjudicada. Es simple que estemos mucho más irritables y esto nos lleve a debatir por cosas pequeñas como no haber puesto el lavaplatos o tener algo de caos.

Quizá un punto esencial, es que cuanto mucho más desánimadas nos encontramos la gente, mucho más tendemos a centrarnos en nosotros y nuestro padecimiento, lo que puede ocasionar inconvenientes en el momento de empatizar con el resto y tener hábitos mucho más desconsiderados hacia .

Y en el campo profesional, ¿qué encontronazo psicológico tuvo la crisis del coronavirus?

Como afirmaba en entre las cuestiones precedentes, los primordiales efectos que he sentido en mi consulta son el temor a contraer la patología y el agotamiento por la duración de la situación.

Estos 2 componentes, a veces, acaban desembocando en ansiedad frente a la percepción de riesgo y tristeza por sentir que se pierde el tiempo y la vida.

Asimismo he percibido que ese cansancio psicológico ha causado que varias personas tengan algo mucho más de pereza para comenzar un desarrollo terapéutico, lo que resulta razonable en relación que un individuo se siente gastadas, pero paradójicamente posibilita que el inconveniente se sostenga. Es una situación bien difícil y riguroso, con lo que es esencial comprendernos, tanto a nosotros, como a el resto.

¿Cuáles son las técnicas y maneras de intervención que resultan mucho más útiles ne terapia para asistir a quienes padecen ansiedad por la pandemia?

Exactamente, ya que hablamos de una situación riguroso, ignota para la enorme mayoría de la población occidental, es esencial que no nos impongamos mucho más demandas.

Algo que suelo decir a mis pacientes es que este no es el instante de obligarse a estudiar inglés, realizar tutoriales de fotografía, o cualquier otra cosa.

Si a un individuo le gusta llevarlo a cabo y tiene una motivación personal por llevarlo a cabo, ¡adelante! ¡Que lo disfrute! Pero si hablamos de una autoimposición para intentar explotar el tiempo, lo habitual es que, aparte de no alcanzarse ese propósito, uno concluya sintiéndose mucho más fallido.

De ahí que la recomendación primordial que hacemos en nuestra clínica es achicar el nivel de autoexigencia. Proseguir teniendo objetivos es atrayente, moviliza a la persona y le entrega felicidad, pero sin sensación de obligatoriedad en el desarrollo.

Además de esto, acostumbran a ser realmente útiles en estos instantes pautas para estudiar a administrar las conmuevas.

Alén de la psicoterapia, ¿qué hábitos y prácticas tienen la posibilidad de continuar la gente para impedir los inconvenientes de ansiedad o colocarlos a raya?

Siguiendo con lo previo, igual que la obligatoriedad puede ser bastante riguroso en estos instantes (y no solo en esta situación), la voluntariedad deja una recarga de energías muy importante.

El punto número uno, bajo mi punto de vista, sería realizar lo que a uno le apetezca. A esa actividad que resulta motivadora en sí, se le puede utilizar una rutina que se haga más fácil su práctica. Por servirnos de un ejemplo, detallar un horario, investigar qué adversidades tienen la posibilidad de evitar su puesta en marcha, estimar con qué elementos cuentas para comenzarlo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí