¿Cuál es el porqué de las conmuevas?

Para contestar a esto, es requisito comprender qué son las conmuevas, por qué razón nos se muestran y de qué forma.

¿Cuál es el valor de las conmuevas?

Las conmuevas son respuestas que contamos frente acontecimientos, pero antecedidas por cogniciones que tienen la posibilidad de ser aproximadamente conscientes. Por consiguiente, las conmuevas tienen, en determinado sentido, una dimensión cognitiva, ya que comprometen pensamientos, opiniones, juicios y evaluaciones.

Estas son escenciales, por el hecho de que sin no podríamos rememorar, estudiar ni tener relaciones sociales… Su función era muy adaptativa y útil para nuestros antepasados pues si venía un animal depredador, sentían temor y salían corriendo.

Pero, hoy… debemos comprender qué realizar con nuestras conmuevas en todos y cada situación por el hecho de que, por poner un ejemplo, no tenemos la posibilidad de salir corriendo si nos ofrece temor que nuestro jefe nos eche de nuestro puesto. Y, además de esto, habitamos un planeta tan veloz que no contamos el tiempo ni el espacio para ofrecerle a las conmuevas y atenderlas…. Es entonces en el momento en que se conservan, se vuelven crónicas y hace aparición el padecimiento.

Estas desarrollan expresiones fisiológicas y van acompañadas de reacciones de exitación o mal según la valencia que se le dé con relación al afrontamiento que se realice. Y por esto, en dependencia de de qué manera brote todo lo previo, al final las conmuevas inducen a efectuar ciertas acciones; en dependencia de de qué forma nos las tomemos y gestionemos.

¿Buenas o malas? Los juicios

Comunmente siempre y en todo momento hemos asociado ciertas conmuevas a puntos negativos y otras, a puntos positivos. Pero verdaderamente lo hemos efectuado de esta forma por la forma donde valoramos esas conmuevas o las gestionamos. No nos enseñan de qué forma administrar la ansiedad o la tristeza en el momento en que verdaderamente son igualmente valiosas que la alegría y la sorpresa.

Comunmente nos angustiamos en el momento en que sentimos “malas intenciones” por el hecho de no comprender proporcionarles espacio… Sencillamente procuramos evitarlas y no ingresar en ; es entonces en el momento en que se hacen mucho más enormes, mucho más profundas…

Comunmente nos resistimos a sentir algunas conmuevas por el hecho de que poseemos algunas ideas preconcebidas sobre nosotros pero que son idealizadas y no reales. Esta forma de enfrentar las conmuevas, incentiva la seguridad en un corto plazo, pero con el tiempo puede ocasionar deterioro, inmovilidad y frustración.

Conmuevas básicas

Si bien el cosmos sensible de los humanos es extenso y complejo (se escribió bastante sobre ello en los últimos tiempos en campos como la psicología o la medicina) vamos a centrarnos en 4 conmuevas básicas y universales similares con el agobio: el temor, la íra, la tristeza y la alegría. Ahora resumimos sus manifestaciones, expresión, herramienta, restricciones, enfoque temporal y distorsiones.

  • Temor: nos asiste a discernir riesgos, escapar de riesgos, resguardar a conocidos cercanos, planear y prepararse y precaución.
  • Íra: proteger a tus conocidos cercanos y a los derechos, entablar límites, enfrentar riesgos y contrincantes, competitividad, superarse y arriesgarse.
  • Tristeza: asumir pérdidas, sanar lesiones sicológicas, soliciar asistencia y ofrecer asistencia, pensar, y estudiar de los fallos.
  • Alegría: alimentar, medrar, desarrollar, hacer vínculos sociales, imaginación, formar parte, crear, conocer, motivar y esforzarse.

¿Qué realizar con las conmuevas?

Para la administración sensible es fundamental, en un primer sitio, trabajarnos los prejuicios que contamos frente algunas conmuevas. Pues si nos anclamos en el pensamiento y en la autoexigencia de que no tenemos la posibilidad de sentir algunas conmuevas, no vamos a poder seguir.

Frecuentemente nos anclamos y bloqueamos con algunas conmuevas pues deseamos localizar fundamentos de por qué razón nos hace aparición, desde un espacio de enfado. Y esto debe ver con el sentido de identidad por el hecho de que poseemos unas ideas preconcebidas de mismas y, por servirnos de un ejemplo … si un día hace aparición la ansiedad en un individuo que se cree fuerte, no se dejará sentirla.

Tras cada emoción hay un mensaje. Las conmuevas se muestran como reacción de lo que vivimos, por esto… hay que prestar particular atención a estos procesos y atender a eso que nos sucede por la parte interior. Cuestionarnos qué nos significa esa emoción, por qué razón nos está mostrándose en ese instante.

Solo desde aquí es lugar desde donde tenemos la posibilidad de editar las conmuevas hacia un espacio donde se tienen la posibilidad de comprender mejor las cosas. Pues las conmuevas son automóviles geniales hacia el cambio. Nos asisten a medrar y tener mejores ideas de quienes somos. En el momento en que nos responsabilizamos de , si bien haya cierto peligro en un corto plazo… en un largo plazo se va a dar la rosperidad, resiliencia, salud y el confort.

Pero esto comentado previamente unicamente se va a poder hacer en el momento en que sepamos efectuar una aceptable administración de las conmuevas, confiando de esta manera en nuestros elementos para atravesar la irritación de este desarrollo. Por el hecho de que las crisis y el padecimiento (en condiciones de seguirdad), tienen la posibilidad de realizar transofrmar el mal en resiliencia, salud y confort.

Tácticas para la administración sensible

El paso primordial para lograr llevar una aceptable administración sensible es no reaccionar, sino más bien contestar con consciencia y tranquilidad frente . Por esto son precisos los próximos pasos:

1. Hacer una pausa entre estimulo y contestación

Esto asiste para no reaccionar de forma impetuosa, sino más bien llevar a cabo este desarrollo con mucho más tranquilidad y pausa… para lograr elegir libremente de qué forma y con qué elementos accionar y no contestar de forma automática.

2. Orientar la atención hacia adentro

Es conveniente orientar la atención hacia lo que se mueve en uno y ver verdaderamente qué nos encontramos sintiendo, ponerle nombre, reconocerlo.

3. Comprender por qué razón nos encontramos sintiendo esa emoción

Localizarle la herramienta y qué mensaje nos significa esa emoción.

4. Admitir que nos encontramos teniendo esa emoción y sus matices

Solo desde la aceptación y no desde la resistencia, es lugar desde donde puede aparecer el cambio y el avance.

5. Modular la contestación

¿Qué tenemos la posibilidad de llevar a cabo con esto, para sentirnos mejor? Utilizar la transformancia. Cada emoción y desarrollo sensible va a tener su mejor contestación para cada individuo y contexto.

Según el contexto y con particular precaución tenemos la posibilidad de atender al efecto de la emoción y de su expresión tanto en uno mismo, como en el resto. Solo de este modo vamos a poder elegir qué conmuevas deseamos expresar y con quién deseamos llevarlo a cabo.

Por último, aquellas que no deseamos expresar, las vamos a dejar pasar hasta el momento en que se debiliten, tratando emplear las tácticas que mucho más nos convengan y asistan a atravesar esa irritación (una actividad agradable o relajante, la respiración, la meditación, socializar, desfogar con deporte, etcétera).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí