Un trastorno de la personalidad se define como un desajuste apoyado en un patrón de pensamiento recio y poco saludable. Este término abarca a un grupo de alteraciones o anomalías que se dan en dimensiones cariñosas, de relación popular con los individuos y campos motivacionales. Hasta el 60% de los pacientes siquiátricos muestran algún género de trastorno de personalidad, conque es considerado el diagnóstico mucho más recurrente en psiquiatría.

El Trastorno Límite de Personalidad (TLP o BPD, por su traducción al inglés Borderline Personality Disorder) se define como un trastorno de la personalidad que se identifica por inestabilidad sensible, pensamientos increíblemente polarizados y dicotómicos, relaciones entre personas anárquicas y una impulsividad marcada. Se incluye en el cluster-B a nivel diagnóstico, en los llamados trastornos “dramático-sentimentales”. Comparte categoría con el trastorno histriónico de personalidad, el narcisista y el antisocial.

Se calcula que la prevalencia del TLP es de un 1,6% en la población general, pero representa al 20% de los pacientes siquiátricos. Estas cantidades podrían estar sesgadas y las prevalencias indudablemente sean bastante mucho más altas, debido al estigma popular que (lamentablemente) aún piensa ser diagnosticado con un trastorno psicológico. En las próximas líneas, exploramos la relación de la dependencia sensible en el Trastorno Límite de Personalidad. No te lo pierdas.

El diagnóstico del Trastorno Límite de Personalidad (TLP)

Antes de zambullirnos en la correlación entre los dos acontecimientos, observamos preciso dar al público una sucesión de pinceladas sobre las peculiaridades del Trastorno Límite de Personalidad. El Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders (DMS-5), ratificado en el año 2013 por la Asociación estadounidense de Psiquiatría (APA) sienta cátedra en lo que al diagnóstico de los desórdenes mentales tiene relación.

Según esta fuente, el tolerante con TLP debe enseñar, por lo menos 5 de los próximos aspectos durante más de un año:

  • Sacrificios furiosos para eludir el abandono, sea este real o soñado.
  • Un patrón de relaciones entre personas inestables, caracterizado por polos extremos de idealización y devaluación de la gente.
  • Perturbación de la identidad: cambios permanentes en la percepción que tiene el tolerante de sí.
  • Impulsividad en por lo menos 2 áreas que logren ser perjudiciales para el tolerante: gastar bastante dinero, abuso de substancias, comer hasta el hartazgo, etcétera.
  • Inestabilidad cariñosa, marcada por la reactividad del carácter. Por servirnos de un ejemplo, son habituales los capítulos de disforia, ansiedad o irritabilidad, que duran solo unas escasas horas.
  • Un sentimiento crónico de vacío.
  • Contrariedad en el momento de supervisar el sentimiento de enfado y la agresividad. Las riñas y confrontaciones directas son recurrentes en estos pacientes.
  • Ideas paranoides transitorias.

Aparte de todos estos datos de interés, indagaciones médicas como Borderline Personality Disorder (StatPearls, NCBI) establecen que el Trastorno Límite de personalidad aparece como una combinación de predisposición genética combinada con acontecimientos a lo largo de la niñez y algunas disfuncionalidades neurobiológicas. Se ha detectado que el patrón de heredabilidad del TLP es de un 50%, mucho más aun que los desórdenes depresivos. Por otra parte, hasta el 70% de los pacientes experimentaron a lo largo de la niñez crueldad, abuso sexual o desidia.

La dependencia sensible y el TLP

En el primero de los puntos del diagnóstico de esta nosología, se prueba que la dependencia sensible y el Trastorno Límite de Personalidad están extensamente unidos. El tolerante con TLP se identifica por un marcado sentimiento de vacío y, además de esto, tiene un temor irracional (y también injustificado) a ser descuidado por la gente que le cubren. De cualquier manera, alén de causalidades “obvias”, necesitamos fuentes científicas que confirmen nuestras supones.

El estudio Dependency, mood instability, and inconsequence traits for discriminating borderline personality disorder, anunciado en el año 2019, explora la correlación del TLP con la dependencia sensible, la inestabilidad sensible y la inconsecuencia. Para esto, se han tomado un total de 305 pacientes divididos en 3 conjuntos: diagnosticados con TLP, pacientes con otros trastornos de personalidad y un conjunto muestral estándar, esto es, un campo de la población no patológico.

Tras ello, se les efectuó una encuesta estandarizada (IDCP-2) a todas la gente en todos y cada uno de los conjuntos muestrales, compuesta por 206 cuestiones que se podían apreciar del 1 al 4, desde el “no tiene relación conmigo” al “me define”. Este cuestionario cuantifica los causantes mucho más relacionados con el Trastorno Límite de Personalidad, como son la autodevaluación, inseguridad, ansiedad, temor al abandono, inconvenientes de autoimagen, impulsividad, toma de resoluciones arriesgadas, etcétera.

En el análisis estadístico se probó una correlación importante entre los pacientes con TLP y la dependencia sensible, pero asimismo con la inestabilidad sensible y la inconsecuencia. Además de esto, se observó que, en los componentes abarcados en el ámbito “dependencia” (autodevaluación, temor al abandono y también inseguridad), el temor al abandono fue el más destacable predictor de todos. Esto tiene bastante sentido a nivel psicológico, ya que la inseguridad, baja autovaloración y también impulsividad son de forma fácil socias al temor a quedarse solo.

El producto científico Interpersonal dependency in borderline personality disorder: clinical context and empirical evidence va aún mucho más allí, ya que establece que hay una clara comorbilidad entre el Trastorno Límite de Personalidad y el Trastorno Ligado de la Personalidad. Se calcula que el TLP se muestra con otros desórdenes sentimentales en el 80-96% de las situaciones, conque es de aguardar que estén puntos recurrentes entre distintas de estas entidades en varios pacientes.

Una causalidad clara

Con estos datos científicos, hemos puesto en prueba que la correlación entre el TLP y la dependencia sensible están mucho más que visibles. El temor al abandono es un método diagnóstico muy poderoso en el momento de detectar a un tolerante con Trastorno Límite de Personalidad, conque la necesidad de no perder a los allegados es un aspecto propio de la gente que padecen esta nosología.

Finalmente, deseamos poner énfasis que el TLP y otros trastornos se tienen la posibilidad de tratar. En este caso específico, no hay una medicación aprobada por la Food and Drug Administration (FDA) para la nosología, ya que el efecto de los antidepresivos, antipsicóticos y otros medicamentos es bastante con limite. De cualquier manera, sí que se demostró la herramienta de la psicoterapia para progresar la sintomatología de los pacientes, con lo que dada esta perturbación es esencial asistir al sicólogo.

Referencias bibliográficas:

  • Carvalho, L. D. F., & Pianowski, G. (2019). Dependency, mood instability, and inconsequence traits for discriminating borderline personality disorder. Trends in psychiatry and psychotherapy, (AHEAD).
  • Lieb, K., Zanarini, M. C., Schmahl, C., Linehan, M. M., & Bohus, M. (2004). Borderline personality disorder. The Lancet, 364(9432): 453 – 461.
  • Borderline Personality Disorder, Jennifer Chapman; Radia T. Jamil; Carl Fleisher (2020). StatPearls.
  • Bornstein, R. F., Becker-Matero, N., Winarick, D. J., & Reichman, A. L. (2010). Interpersonal dependency in borderline personality disorder: Clinical context and empirical evidence. Journal of Personality Disorders, 24(1), 109 – 127.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí