Comentando con diferentes pacientes me he dado cuenta de que varios han desarrollado un mal tiempo mediante sus prácticas, realizando de esta forma una suerte de aura de mala energía que les circunda y solo les trae negatividad.

Si te sucede lo mismo, me agradaría que te des cuenta de que tú puedes hacer en ti una atracción a las buenas energías que te van a ir trayendo los distintos circuitos del buen realizar. No aguardes nada prodigioso ni esotérico, es sencillamente una rutina del confort.

Los componentes del mal llevar a cabo

Comencemos comentando de los primeros componentes del mal realizar. Son simples de detectar y todos ellos quedan descritos en las próximas líneas basado en mi experiencia con pacientes y, de qué manera no, conmigo.

1. Ver el móvil inteligente según nos levantamos

Esto solo nos crea negatividad. ¿En algún momento te has cuestionado qué sientes al despertar y ver una mala novedad? Eso es precisamente un poso que se queda en tu cerebro, y solo te trae malas vibraciones. Si bien pienses que no, ahí se queda guardado, y perjudica a la liberación del “cuarteto de la alegría” (endorfina, serotonina, dopamina y oxitocina).

2. Ir con prisa a todos los lugares

Esto nos crea unos escenarios de agobio y ansiedad altísimos. Debes comprender que para ir sin prisas debemos hacer prácticas con las que salir antes de casa. Por este motivo es esencial no solo continuar la habitual recomendación de “sal diez minutos antes de casa” sino más bien repetirla a lo largo de mucho más de un mes para de esta manera poderse realizar efectivo ese hábito.

3. Sostener contacto con gente indeseable

¿Por qué razón consumes telebasura? ¿Por qué razón dedicas una gran parte de tu vida a leer por WhatsApp u otras comunidades tipo Instagram contenidos de personas que no te aportan nada? Debes comprender que sostener el contacto con ellos solo te va a producir negatividad, con lo que deseo que entiendas que en tu vida, y más esencial aún, en tu cabeza, solo tienen que poder (y deber) ingresar gente que te aporte.

Por los tiempos que corren, me da lo mismo que la multitud a la que prestes atención sea en persona o en digital, si las dos te desarrollan negatividad, está claro: escapa. Me lo agradecerás.

4. Militarizar todo cuanto hacemos, Tener jerarquizado al milímetro nuestra vida

Levántate próximamente, ve al gimnasio, dúchate, ve al trabajo, sal del trabajo y ve a realizar la adquisición, no puedes demorar mucho más de X tiempo en todos y cada labor… ¡Ojo! Esto nos fatiga bastante; el ir corriendo a todos los lugares marcándote una rutina insufrible no hace mucho más que producir en ti una enorme ansiedad y necesidad de marcarte objetivos inviábles.

Por este motivo, me agradaría que sencillamente procures vivir el día a día sin precisar tener que ofrecer lo máximo en todo. Solo procura que vaya fluyendo y que si a las 6:00 a.m. no te gusta entrenar no te sientas un monstruo, sencillamente deberías practicar deporte a otra hora.

Aplicando la rutina del confort a tu día a día

Tienes que proteger lo que hay en tu cabeza; piensa que en ella hay un jardín interior, el que debe ser abonado y regado con los más destacados materiales. Por este motivo en este momento deseaba terminar comentando de los componentes que sí benefician el buen realizar.

1. Medita escuchándote

Meditar no solo es ponerte un audio envasado de YouTube y “a vivir la vida”. Puedes meditar fácil y llanamente con tareas diarias. Fregando los platos, centrándote en las experiencias de ese instante, en lo que andas sintiendo, y más que nada en lo que vas sintiendo. Céntrate en la iniciativa clave del Mindfulness: el aquí y en este momento.

Meditar

2. Lleva a cabo hábitos del despertar

Es esencial desarrollar una mini rutina para en el momento en que abramos los ojos. Sencillamente céntrate en no ver el móvil inteligente hasta tiempo después, en meditar si bien sea cinco minutos, y en ver de qué manera será tu día, viéndolo de manera efectiva y resolviéndolo todo de forma exitosa.

3. Nutre tu cabeza

Te puedo soliciar que leas, te puedo soliciar que mires películas, pero esta vez te pediré que en YouTube prosigas canales atrayentes con los que poder estudiar a ser mucho más fuerte psicológicamente.

4. ¡Muévete!

Esencial, busca una actividad con la que te muevas y gozes. No busco que padezcas realizando pesas o que salgas a correr 10 km cada día, sencillamente que hagas cosas que impliquen desplazarse y sudar un tanto.

¿Qué provecho tiene esto?, vas a poder dejar en libertad substancias positivas para el organismo, aparte de cansarte y poder reposar mejor durante la noche.

5. Agradece

Es bien simple, agradece a tu pareja como es, agradece a tu familia como son. Repartir buena energía nos trae buena energía.

¿Precisas asistencia técnica?

Tengo por nombre Javier Labres Arranz y soy Sicólogo experto en Ansiedad.

Si deseas comenzar un modelo de régimen amoldado a los tiempos que corren y encarnado basado en tus especificaciones personales no tengas dudas en entrar en contacto conmigo, muchos son los pacientes con los que he trabajado y obtuvieron excelente resultados. ¡Invierte en ti! Tú eres tu mejor activo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí