La neumonía y la bronquitis son las dos anomalías de la salud respiratorias que, en determinada medida, están similares, fundamento por el que es bastante común que la gente confundamos los dos cuadros.

Más allá de que las dos están causadas por algún género de agente infeccioso que ha entrado en el sistema respiratorio, sus síntomas y la gravedad de exactamente los mismos son muy dispares, aparte de que una es probablemente mucho más mortal.

Ahora vamos a conocer las diferencias entre neumonía y bronquitis, aparte de ver resumidamente qué las hace y exactamente en qué medida una se puede estimar como una condición médica considerablemente más seria que la otra.

Las primordiales diferencias entre neumonía y bronquitis

Tanto la bronquitis como la neumonía son anomalías de la salud infecciosas las que afectan al sistema respiratorio, fundamento por el que es bastante común que las dos sean confundidas en el lenguaje habitual. Añadido a esto, las dos anomalías de la salud acrecientan su prevalencia en el momento en que se aproximan los meses de frío, ya que es a lo largo del invierno en el que nuestras defensas están bajas, haciéndonos mucho más tendentes a sufrir anomalías de la salud infecciosas.

Pero a pesar de que afectan a las vías respiratorias de una u otra forma de todos modos hablamos de patologías muy dispares, no solo por los síntomas en concreto sino más bien asimismo por su gravedad. La bronquitis es una inflamación de los bronquios mucho más bien mucho más suave que la neumonía, que hablamos de una infección del pulmón con acumulación de líquido y secreciones inficionadas en el alveolo.

La bronquitis

Como su nombre viene a señalar, la bronquitis es una patología donde la primordial área perjudicada es el árbol bronquial. Hablamos de una inflamación de los bronquios que puede ser ocasionada por bacterias, virus u otros agentes irritantes, si bien comunmente el ingrediente infeccioso es de tipo viral.

Entre los síntomas propios de la bronquitis podemos encontrar la aparición de mucosidad, tos persistente, contrariedad para respirar, alguna fatiga y presión en la región torácica. Estos síntomas tienen la posibilidad de ser mucho más intensos y perdurables, con lo que charlamos de una bronquitis aguda, condición que es enormemente infecciosa. Si los síntomas llegan a perdurar por largo tiempo se estima que la dolencia se volvió crónica.

Bronquitis

La neumonía

La neumonías, asimismo conocidas como pulmonías, son infecciones en las que se genera una inflamación intensísima del tejido pulmonar. Estas inflamaciones brotan como una suerte de mecanismo de defensa del aparato respiratorio frente la existencia de un agente dañino, el que tiende a ser una bacteria, en su mayoría un neumococo (generalmente el Streptococcus pneumoniae). Las neumonías asimismo tienen la posibilidad de ser ocasionadas por hongos y virus, como sería la situacion de la neumonía ocasionada por el SARS-CoV-2.

Entre los síntomas más frecuentes de la neumonía podemos encontrar fiebre elevada, tos aguda, flemas y expectoración, mal en el pecho y en los costados, sensación de ahogo y mal muscular y óseo (disnea). Una parte de estos síntomas encajan con los de la gripe y la bronquitis y, en verdad, hay situaciones de estas 2 patologías que se agudizan y evolucionan hacia un caso de neumonía.

La neumonía es una infección respiratoria considerablemente más grave que la bronquitis, ya que puede ser mortal en personas de peligro. Su tasa de mortalidad está entre el 1 y 2% en pacientes normales, al paso que sube al 8% en pacientes hospitalizados y en 30% en ingresados en la unidad de cuidados intensivos (UCI). Es en especial dañina en pequeños, personas mayores y damnificados de asma, patología pulmonar obstructiva crónica (EPOC), insuficiencia renal, diabetes mellitus, patologías del corazón y cáncer.

Neumonía

Puntos que distinguen a estas 2 anomalías de la salud

En el momento en que vimos las peculiaridades de las dos patologías tenemos la posibilidad de comentar cuáles son sus primordiales diferencias.

Para iniciar, contamos distintas síntomas y gravedad. La bronquitis trae consigo unos síntomas que, si bien desapacibles y molestos como es la situacion de la tos persistente, no son especialmente graves y raras veces es mortal.

En cambio, la neumonía supone mayor afectación teniendo síntomas mucho más graves como por servirnos de un ejemplo el mal muscular y óseo, la sensación de falta de aire, fiebres altas y en personas de peligro puede ser mortal.

Otra de las diferencias es su etiopatogenia, o sea, lo que las hace. La bronquitis radica en una inflamación del árbol bronquial, ocasionada comunmente por un virus, al tiempo que la neumonía radica en una infección del tejido pulmonar ocasionada frecuentemente por una bacteria si bien asimismo tienen la posibilidad de verse implicados hongos y virus. Cabe decir del mismo modo que la bronquitis asimismo puede ser ocasionada por agentes irritantes como el humo y bacterias.

Como consecuencia de su distinto origen, es común que para tratar las neumonías se administren antibióticos, mientras que se sepa que la situacion específicamente es causado por una bacteria. En cambio, en la situacion de las bronquitis este género de medicamentos no tienden a ser tan precisos y unicamente se gestionan en el caso de que se tenga la seguridad de que el caso específico hablamos de una infección bacteriana.

Prevención y régimen

La mejor forma de impedir las dos anomalías de la salud es eludir los pésimos hábitos, singularmente fumar. Añadido a esto, en el caso de que se sea un individuo de peligro, es recomendable recibir anualmente la vacuna para el virus de la gripe, siendo singularmente aconsejable para personas mayores de 65 años, enfermos crónicos, pacientes inmunodeprimidos. Asimismo hay que eludir exponerse al frío ya que es un aspecto que puede bajar nuestras defensas y es aconsejable llevar mascarilla en temporadas en las que haya particular incidencia de patologías respiratorias.

La mayor parte de las anomalías de la salud infecciosas agudas tienen la posibilidad de ser diagnosticadas y manejadas por médicos de atención principal, a los que es recomendable asistir caso de que se sospeche sufrir una bronquitis o neumonía. En los dos hay que eludir la automedicación, consultando antes al médico y ver cuál es el régimen conveniente a continuar. Caso de que los síntomas sean mucho más graves, de mayor intensidad y duración, se puede asistir a un experto.

Caso de que los síntomas que prevalezcan sean de vía aérea superior, o sea, nariz, oídos y/o faringe, el tolerante debería asistir a un otorrinolaringólogo. En cambio, si los síntomas que prevalecen son de la tráquea y están presentes el mal torácico, hay contrariedad respiratoria y se expectora con sangre, se debería asistir a un neumólogo.

Referencias bibliográficas:

  • Ashby B, Turkington C (2007). The encyclopedia of infectious diseases (3rd ed.). New York: Facts on Archivo. p. 242. ISBN 978-0-8160-6397-0.
  • McLuckie A, ed. (2009). Respiratory disease and its management. New York: Springer.
  • Walters JA, Tang JN, Poole P, Wood-Baker R (January 2017). “Pneumococcal vaccines for preventing pneumonia in chronic obstructive pulmonary disease”. The Cochrane Database of Systematic Reviews. 1: disco compacto001390.
  • Kim, V; Criner, G (Feb 2013). “Chronic bronchitis and chronic obstructive pulmonary disease”. Am J Respir Crit Care Med. 187 (3): 228–237.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí