El término de “relación de pareja” es simple de estudiar, pero no en todos y cada uno de los casos es simple de utilizar.

Teóricamente, hablamos de un vínculo afectivo y relacional apoyado en el deber mutuo y en el lugar de planes para el futuro juntos; no obstante, esos proyectos no en todos los casos acaban materializándose totalmente. O sea lo que enseña, por poner un ejemplo, que en los países occidentales entre una tercer parte y media parta de los matrimonios concluya en divorcio, y que la mayor parte de relaciones de pareja por norma general acaben en separación.

Hay muchas cambiantes que asisten a entender qué provoca que ciertas relaciones de pareja funcionen en un largo plazo y otras no prosperen. Aquí observaremos cuáles son las mucho más esenciales, centrándonos en las especificaciones de las relaciones de pareja que tienden a perdurar de forma indefinida.

Primordiales especificaciones de las parejas que perviven

Estos son los elementos sicológicos y sociables que, en la mayoría de los casos, están presentes en las parejas equilibrados que duran mucho más.

1. Hay una convivencia sin interrupciones

En la mayoría de los casos, las relaciones de pareja en las que se ha “aprendido” a convivir con la otra persona a lo largo de numerosos meses seguidos, y distribuyendo parte importante de las horas del día, prosperan considerablemente más que aquellas en las que las dos personas solamente coinciden, así sea por el hecho de tener horarios de trabajo distintas o por estar en una relación a distancia.

Esto se origina por múltiples causas, entre aquéllas que resaltan la oportunidad de tener instantes de contacto íntimo próximo (así sean de carácter sexual o no), la fluidez de la comunicación y el hecho de tener un modo de vida “acompasado” que realice simple marcarse objetivos de forma conjunta. Además de esto, en estas relaciones “sanas” de pareja se es con la capacidad de gozar de la presencia del otro mediante instantes usuales aplicados a estar juntos. Estas vivencias estimulantes y agradables son una fuente de incentivos para lograr que la relación prosiga andando.

2. No se fundamentan en el temor a la soledad

Las relaciones de pareja que fueron iniciadas pues por lo menos una de la gente implicadas tiene temor de “estar sola” tienen escasas posibilidades de marchar en un largo plazo. Esto se origina por que la causa por la cual esa persona prosigue estando a la vera de la otra obedece a una forma de meditar individualista, desde la que cuesta bastante hacer un deber auténtico.

3. No hay asimetrías de poder visibles

En el momento en que entre los integrantes de la pareja tiene todo el poder de resolución en la enorme mayoría de campos de la vida que afectan a esa relación, probablemente ese vínculo amoroso no dure bastante. El fundamento es que de ocasiones de este modo tienen la posibilidad de aparecer varios inconvenientes muy perjudiciales para la relación: aparición de discusiones gracias a la frustración, aparición de permisos de codependencia y dominio del otro, inconvenientes de comunicación, etcétera.

4. Hay interés por agradar al otro en lo sexual

No en todas y cada una de las parejas tiene por qué razón existir una vida sexual intensísima (es a la perfección habitual no tener un prominente nivel de libido), pero a fin de que funcionen, sí debe existir un incesante fluído de comunicación y de interés para entender qué desea la otra persona, y qué le agrada, sin ofrecer nada naturalmente y sin hacer temas tabú. Eso sí, esto debe darse por las dos partes al unísono, de forma que esté un equilibrio entre los intereses de los 2.

5. Lugar de límites en los espacios de cada uno de ellos

Si bien parezca paradójico, las relaciones de pareja que no absorben completamente a las dos personas marchan bastante superior que las que sí lo hacen. En un largo plazo, un matrimonio o noviazgo debe prestar a cada sujeto sus espacios y instantes en los que ocuparse a uno mismo, e inclusive la aptitud de tener sus misterios: no toda la información tiene por qué razón ser compartida, especialmente si su contenido no interfiere a la otra persona.

6. Misiones conjuntas visibles

Otro de los puntos que se dan en las relaciones de pareja que duran debe ver con tener objetivos compartidos bien establecidos y en un largo plazo. Esto quiere decir ir alén de ideas abstractas como “ser contentos juntos” y también proceder a lo concreto en relación al género de vida que se desea tener a años vista. De este fundamento se evitan defraudes, malentendidos y sorpresas desapacibles.

¿Andas intentando encontrar servicios de asistencia sicológica para parejas?

Si te resulta interesante comenzar un desarrollo de terapia de pareja, ponte en contacto con . En Psicoconsulting estamos trabajando ofertando las herramientas para estudiar a estar comunicado, a administrar las conmuevas y a conducir los enfrentamientos de una forma constructivo en el contexto de una relación cariñosa, tanto en sesiones en las que los dos integrantes de la pareja están presentes, como en las sesiones de psicoterapia personalizada. Además de esto, estamos trabajando atendiendo presencialmente en nuestro centro de Barcelona pero asimismo de forma en línea por medio de videollamada.

Referencias bibliográficas:

  • Acker, M.; Davis, M. (1992). Intimacy, passion, and commitment in adult romantic relationships: a test of the triangular theory of love. Journal of Popular and Personal Relationships, 9(1): partido popular. 21 – 50.
  • Beck, J.G.; Bozman, A.W.; Qualtrough, T. (1991). The Experience of Sexual Desire: Psychological Correlates in a College Sample. The Journal of Sex Research, 28(3): partido popular. 443 – 456.
  • Biscotti, O. (2006). Terapia de Pareja: una observación sistémica. 1a. ed. Buenos Aires: Lumen.
  • Christensen A., Atkins D.C., Baucom B., Yi J. (2010). Matrimonial status and satisfaction five years following a randomized clinical trial comparing traditional versus integrative behavioral couple therapy. Journal of Consulting and Clinical Psychology, 78(2): partido popular. 225 – 235.
  • Fisher, H. (2004). Why We Love: The Nature and Chemistry of Romantic Love. Novedosa York: Henry Holt.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí