En estos momentos tan convulsos que nos ha tocado vivir es simple presenciar adversidades en el sueño. El sistema de amenaza se activa en , y esto tiene efectos en todas y cada una de las ocupaciones de nuestro día a día.

Por esto, te voy a ofrecer lo que pienso que puede ser una aplicación de las siete reacciones de Mindfulness (o Atención Plena) al campo del sueño.

Las reacciones de la Atención Plena aplicadas a los inconvenientes de insomnio

Estas reacciones son las que guían el trabajo en terapia y que tienen un alcance increíble frente a las adversidades para reposar bien.

1. No evaluar

En frente de la inclinación natural de etiquetar automáticamente todo cuanto nos pasa en la vida en concepto de satisfactorio-desapacible-neutro, la iniciativa del Mindfulness radica en aproximarnos a la verdad así como es, intentando no etiquetar tan con frecuencia como hacemos.

De este modo, en el momento de reposar, tenemos la posibilidad de estar alerta a lo que pasa sin que desde el principio ahora “sepamos” que tendremos una noche dificultosa. Ofrecer un paso hacia atrás y ver de qué forma estamos sin evaluar puede encaminarnos hacia la transformación metacognitiva.

2. Paciencia

Por norma general los cambios no acostumbran a venir de manera rápida, tanto la gente como los procesos tienen un ritmo mucho más retardado del que nos agradaría… Tiende a ser bien interesante estar alerta a conocer si la impaciencia viene a visitarnos, tiende a ser una compañía que crea bastante incomodidad. Como afirmaba Vaclav Havel, de nada sirve tirar de un árbol desarrollandose hacia arriba a fin de que se expanda mucho más veloz. La paciencia disminuye la ansiedad y nos acerca mucho más al sueño.

3. Cabeza de principiante

¿Qué sucedería si nos acostáramos prestando atención a las diferentes experiencias tal y como si fuera la primera oportunidad que lo hiciésemos? Hay prácticas del Mindfulness que nos ofrecen que prestemos atención a las experiencias producidas al ponernos el pijama, a las experiencias físicas al introducirnos en cama así como la temperatura, el tacto de las sábanas, los sonidos…

Centrarse en estos puntos tienen la posibilidad de conseguir que no hayamos ido predispuestos a la “riña” de todas y cada una de las noches con la cama. ¡Hay personas que la ven como un “campo de guerra”!

4. Seguridad

En el momento en que las adversidades de sueño se muestran desde hace cierto tiempo o en el momento en que llevamos una temporada extendida sin reposar, es recurrente opinar que “tengo algo roto en mi cerebro”. La iniciativa de la terapia fundamentada en Mindfulness radica en regresar a confiar en mi sistema de regulación de sueño, y acrecentar el saber de la fisiología del sueño.

5. No esforzarse

En el momento en que viste las 2:00 en el despertador y después las 3:00 y más tarde las 4:00, no es muy probable que poseas pensamientos positivos. El pensamiento mucho más frecuente que se acostumbra tener es “debo reposar, TENGO QUE DORMIR”, y esto de todos modos lo complica aún mucho más.

La iniciativa que frecuenta calar es que el sueño es algo que debe aparecer de forma espontánea y nuestro propósito ha de ser procurar producir las condiciones a fin de que esto ocurra. De esta forma, inducir estados de tranquilidad, de concentración, de Atención Plena es el sendero mucho más eficiente a fin de que el tímido Morfeo se se muestre y no salga corriendo.

6. Aceptación

En este campo la palabra aceptación tiene un alcance despiadado. El hecho de no admitir nuestro ritmo de sueño nos transporta a estar insatisfechos, y a que el insomnio sea un inconveniente de 24 horas.

Te sugiero 2 ocasiones a fin de que supongas diferentes secuelas: ¿y si solo durmieras 4 horas pero creyeras que has dormido 8? ¿Estarías de mejor humor a lo largo del día?

Otra situación, llamada insomnio paradójico: y si hubieses dormido 7 horas pero creyeras que has estado una gran parte de la noche despierto… ¿De qué forma afrontarías el día?

El estar disconformes con lo que sucedió (sea verdad o no) nos transporta a estar bloqueados y molestos. Es esencial que admitir no significa darse por vencidos, se semeja mucho más a entender que los sacrificios por supervisar el sueño normalmente no marchan y en consecuencia tomar resoluciones coherentes.

7. Dejar ir

En esta última actitud puedes elegir que podrías dejar ir. Te hago estas proposiciones: las ideas preconcebidas sobre el sueño, los agobios, las esperanzas, meditar que va a llegar el día que durmamos 8 horas consecutivas, las intranquilidades similares con el reposar… y muchas otras!

Concluyendo…

Me imagino tu escepticismo al leer estas reacciones; tienen la posibilidad de sonar como lejanas, pero en la gente que han iniciado un desarrollo de cambio cada vez son mucho más reales. En el trabajo terapéutico combinamos técnicas conductuales para la optimización de hábitos del sueño, con un trabajo de Atención Plena y de meditación, y estas reacciones son como faros que orientan una gran parte del trabajo. Si tienes inconvenientes de sueño, ¡vamos a estar contentos en guiarte! Asimismo de forma en línea.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí