Regularmente nos encontramos expuestos a estímulos que procuran cambiar nuestros especiales y opiniones. Ciertos son sutiles y otros lo son menos.

Vamos a efectuar un paseo por las maneras de adoctrinamiento mucho más usuales, empezando primero por una extensa definición de este fenómeno que nos dejará sentar las bases para el posterior estudio de las clases que tenemos la posibilidad de hallarnos en nuestro día a día.

Los primordiales géneros de adoctrinamiento

Para lograr saber los distintos géneros de adoctrinamiento, es requisito primeramente que tengamos claro el término de adoctrinamiento, ya que a veces puede ofrecer sitio a determinadas confusiones. La verdad es que la acción de adoctrinar es esencialmente trasmitir una doctrina a otra persona. Naturalmente, esta acción tiene poco comúnes implicaciones.

Trasmitir una doctrina quiere decir que un individuo trata de comunicar a otra una secuencia de valores, ideas, maneras de meditar e inclusive de accionar. Como seres sociales que somos, este es un fenómeno que indudablemente se da en muchas de nuestras relaciones, singularmente con la gente mucho más próximas.

Es la situacion de la transmisión experimentada de progenitores a hijos, como observaremos mucho más adelante al comprobar las clases de adoctrinamiento. En un caso así, resulta difícil entablar una frontera entre el mero desarrollo de educar y el de adoctrinar. Ciertos autores introducen el matiz del pensamiento crítico para distinguir los dos conceptos.

En ese sentido, podríamos decir que el adoctrinamiento se distingue de la educación en el momento en que el adoctrinador trata de que el adoctrinado no razone críticamente sobre los elementos que le está inculcando, y en consecuencia los admita sin más ni más reparos. Esta cuestión generó un encendido enfrentamiento entre los progenitores y las comunidades educativas, sobre los límites entre los dos

Como sucede con la educación, y como observaremos en los modelos de adoctrinamiento, dicho término asimismo sostiene unos fuertes vínculos con el de socialización, realizando que su separación en ciertos campos sea dificultosa. En todo caso, la socialización es vista como un desarrollo neutro, al tiempo que el adoctrinamiento desata una secuencia de connotaciones negativas.

El fenómeno del adoctrinamiento se intentó históricamente, aun en la antigüedad, más allá de que se le haya dado otras etiquetas. No obstante, el término moderno se ha estudiado más que nada en el siglo XX, mediante las indagaciones sobre la predominación de los medios llevadas a cabo por autores tan predominantes como Avram Noam Chomsky, o aun el físico y premio Nobel, Albert Einstein.

Tras haber construido una base teorética, ahora tenemos la posibilidad de adentrarnos en los diversos tipos de adoctrinamiento. Para esto vamos a comprobar una lista con los ejemplos más habituales, si bien no significa que sean los únicos que logramos hallar, ya que el adoctrinamiento puede darse en multitud de campos.

1. Adoctrinamiento político

Indudablemente, al meditar en las clases de adoctrinamiento, entre los primeros que se nos va a ocurrir, es el que debe ver con el campo de la política. En ese sentido, las distintas doctrinas políticas conformarían el grupo de idóneas, valores y maneras de meditar y de vivir que un preciso conjunto trataría de imponer sobre el resto.

El adoctrinamiento es una sección primordial de la política. Todo mensaje y campaña va dirigido a hacer mas fuerte el sentimiento de unión de esos votantes persuadidos pero asimismo a intentar producir interés en esos que se hagan ver dubitativos entre distintas formaciones.

Evidentemente, en frente de esos partidos que resulten opuestos, producirán un sentimiento de rivalidad que se aproxima mucho más a la enemistad, culpándoles de todos y cada uno de los males de la sociedad y no reconociendo jamás la amabilidad de una iniciativa o una medida tomada por .

Además de esto, en el momento en que charlamos de la política, en los modelos de adoctrinamiento, no debemos olvidar la predominación de las novedosas tecnologías, y de qué forma las comunidades se usan para intentar comunicar los especiales del partido regularmente, con lo que por el momento no se limitan a esta acción a lo largo de las campañas electorales, como otrora, sino en la actualidad se busca un estado de crispación períodico.

Por supuesto, no todos y cada uno de los movimientos políticos tienen exactamente el mismo planteo adoctrinador. Los máximos exponentes tenemos la posibilidad de hallarlos, como no podía ser de otra manera, en las ideologías totalitarias surgidas en la primera mitad del siglo XX, como son el nacionalsocialismo o el comunismo.

Este género de movimientos iban bastante alén de la política, realizando de la doctrina toda una manera de vida. Aún hoy logramos hallar vestigios de ese pasado en países como Corea del Norte, donde sigue un culto al líder supremo que raya en lo divino y se administran completamente todas y cada una de las facetas de la vida de los ciudadanos, limitando al límite sus libertades particulares.

2. Adoctrinamiento espiritual

Si uno era el de la política, el segundo de las clases de adoctrinamiento mucho más evidentes no puede ser otro que el de la religión. La religión es en sí un adoctrinamiento, ya que expone una secuencia de opiniones que se fundamentan en la fe, esto es, que escapan a todo pensamiento crítico y científico.

Las religiones fueron unidas a la narración de la raza humana aun desde la prehistoria, ya que hay patentizas de distintas formas de proceder abarcadas en el chamanismo, e inclusive ritos funerarios que comprometen una secuencia de opiniones espirituales. Pero más tarde brotaron otros credos, de los que ciertos llegan aun a nuestros días.

¿Por qué razón la religión sería entre los géneros de adoctrinamiento? Pues no solamente se conforman de opiniones sobre un hipotético mucho más allí, sino además de esto imponen una sucesión de reglas para la vida terrenal, basadas en un poder superior. En otras expresiones, dicen a la gente de qué manera deben accionar, ya que Dios (el que sea correcto según la religión) lo manda de esta manera.

Las religiones mayoritarias, en verdad, tiene una secuencia de ritos rituales en los que se da la bienvenida a los nuevos integrantes o se festeja un instante escencial o un deber en el marco espiritual. Estos actos son otro elemento que marcan el modo perfecto en el que la persona debe accionar, otro ejemplo de por qué razón la religión encaja como entre los géneros de adoctrinamiento.

La religión es un fabuloso medio de control de la población, como ocurría en los países occidentales anteriormente, a través del Cristianismo, o como sucede en numerosos países de África y Asia actualmente, a través del Islam. Muchas de estas naciones son teocracias, donde el poder espiritual es inseparable del político, con lo que las leyes están fundamentadas en las opiniones.

Pero aun en países donde la religión ha perdido el poder que ostentaban en tiempos pasados, no tenemos la posibilidad de omitir la huella cultural que dejaron. Este fenómeno es de manera fácil perceptible si pensamos en las diferencias de manera de ser y de vivir entre personas correspondientes a países comúnmente católicos y países comúnmente protestantes, como es la situacion del norte y del sur de Europa.

La manera mucho más extrema de adoctrinamiento por medio de la religión es la efectuada por movimientos fundamentalistas, llegando aun a seducir a sus seguidores para cometer actos autodestructibles, como es la situacion de ciertos conjuntos terroristas de corte islámico extremista.

3. Adoctrinamiento en los medios

Los medios no son precisamente entre los géneros de adoctrinamiento, sino son el medio perfecto para adoctrinar en distintas ideologías, ciertas de corte político y otras que van aun mucho más allí.

Lógicamente, no hay ningún medio propósito. Todos de van a contestar frente algún poder, siendo en ciertos casos visible y en otros una cuestión mucho más difusa.

En todo caso, los medios actúan como un altavoz de los especiales que quieren dar a conocer y también imponer ciertos ámbitos, y para esto aprovechan los programas informativos, de diversión o algún otro. Los mensajes tienen la posibilidad de introducirse de una forma mucho más velada o aun de una manera explícita.

Solo es requisito comprobar el contenido de una cadena de televisión, emisora de radio o periódico por un momento para capturar la línea editorial que subyace a dicho medio. Esta característica se aprecia del mismo modo en las comunidades, no solo por la actividad de sus clientes, que va a depender de cada uno, sino más bien de las acciones de filtrado y censura que logren llevar a cabo, dependiendo del contenido que deseen enseñar.

Por nuestra forma de vida, resulta prácticamente irrealizable aislarse de los medios y comunidades. Un sujeto puede intentar seleccionar los medios que mira para informarse, pero jamás estará seguro de un intento de manipulación, aun en el momento en que el pensamiento crítico sea fuerte en .

Por esto, los medios son, quizás, el mucho más increíble de los modelos de adoctrinamiento, por el poder prácticamente sin limites que ostentan. Quizás sea de ahí que que todos y cada uno de los poderes se esmeran por supervisarlos.

Referencias bibliográficas:

  • Callan, Y también., Arena, D. (2009). Indoctrination. The Oxford handbook of philosophy of Education.
  • Ibáñez-Martín, J.A. (1981). Introducción al término de adoctrinamiento. Gaceta De españa de Pedagogía. JSTOR.
  • Sears, A., Hughes, A., (2006). Citizenship: Education or indoctrination. Citizenship and Teacher Education. Citeseer.
  • Snook, I.A. (2010). Concepts of Indoctrination (International Library of the Philosophy of Education Volume 20): Philosophical Essays.
  • White, J.P. (1970). Indoctrination. Philosophy of Education.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí