La anatomía facial es fundamental para el hombre, no solo para charlar, sino más bien para gesticular y proyectar una visión específica de nosotros al exterior.

Según fuentes expertos, mucho más del 65% de la comunicación en nuestra clase es no verbal, esto es, nos fundamentamos en movimientos, tonos y contextos para trasmitir lo que deseamos decir de la manera mucho más concisa viable, con independencia de lo que logren sugerir nuestras expresiones.

La musculatura facial es fundamental para la comunicación entre 2 personas, pero alén de ella, los dientes asimismo juegan un papel escencial. La higiene bucal es un indicativo de autocuidado personal, especialidad y, hasta un punto, estatus económico y sugerencia sexual. Una sonrisa con dientes ajustados crea armonía facial y entrega una sensación de seguridad, pulcritud, y simetría, entre otras cosas.

Alén de la estética, los dientes son fundamentales para machacar la comida y conformar el bolo alimenticio, eludir que este se escape por la boca, para ofrecer acompañamiento a la lengua en la capacitación de sonidos y varias cosas mucho más. Si deseas entender los modelos de dientes y su ocupación en el hombre, prosigue leyendo.

¿Cuáles son las clases de dientes en el hombre?

El diente, desde un criterio fisiológico, se define como un órgano anatómico duro y blanco que medra, adjuntado con otras construcciones, en la boca del humano y otros vertebrados. Su función primordial es recortar y masticar los alimentos, si bien en ciertos taxones asimismo se usan ciertos dientes como procedimiento de defensa y ataque (más que nada félidos y caniformes, de ahí el tamaño de sus caninos).

Comunmente, en el momento en que asistimos a la clasificación de los dientes, recurrimos directamente a las construcciones presentes en la boca de los mayores. En un caso así, vamos a hacer una mención particular en primera instancia a la dentición decidua, para entonces recorrer los dientes permanentes y su ocupación, tanto fonadora como digestible.

1. Dentición decidua

La dentición decidua o “dientes de leche” se refiere al primer juego de dientes que hace aparición a lo largo de la ontogenia del humano y otros mamíferos. Los primeros en manifestarse son los incisivos centrales inferiores (6-9 meses), entonces el resto de incisivos (10 meses) y, desde ahí, los primeros caninos y molares (15-21 meses). Los últimos dientes que van son los segundos molares, a los 24 meses del nacimiento.

Una vez se muestran todas y cada una de las construcciones temporales, el infante tiene 20 dientes totales, 10 en la arcada superior y 10 en la inferior (4 incisivos+2 caninos+4 molares). La corona y la raíz de estas construcciones dentales es considerablemente más enclenque que las presentes en la dentición persistente, y además de esto, las capas de esmalte y dentina son menos gruesas. La composición mineral asimismo es menor, por eso su coloración sea blanco-lechosa, en contraste al tono mucho más amarillento habitual.

El acertado desarrollo de la dentición decidua es fundamental para una adecuada higiene bucal en la edad avanzada. Entre todas y cada una de las funcionalidades de los dientes de leche, tenemos la posibilidad de resaltar las próximas:

  • Sirven de guía de erupción: los dientes de leche marcan el sendero de la aparición de los permanentes. Además de esto, como su caída es progresiva, se tienen la posibilidad de advertir los fallos y intentar evaluarlos antes que la dentición determinante se haya instaurado completamente.
  • Digestión y asimilación: dejan el consumo de alimentos sólidos en los instantes de máximo avance.
  • Estimulación: merced al desarrollo de la masticación con la dentición decidua, se impulsa la síntesis y surgencia de las piezas bucales terminantes que faltan.
  • Fonación: la lengua se sostiene en los dientes incisivos (“paletas”) para generar algunos sonidos. Estos reciben el nombre de “consonantes bucales”.

Los molares deciduos siguientes son normalmente los últimos en caer, entre los 10 y 12 años de edad. Desde los 13 años, el hombre muestra la dentición completa que le va a acompañar por el resto de su historia.

2. Dentición persistente

En contraste al caso previo, la dentición persistente está compuesta por 32 dientes, 16 en todos y cada arcada (4 incisivos+2 caninos+4 premolares+6 molares X 2). Debes tomar en consideración que, por su parte, cada arcada se divide por 2 si tenemos en consideración la escisión del chato sagital (la cara compuesta por 2 mitades).

La dentición persistente muestra una cubierta gruesa de esmalte dental, formada por hidroxiapatita y proteínas. Por asombroso que parezca, esta conformación biológica da rincón al tejido biológico mucho más fuerte en todo el cuerpo humano y en todo el mundo, por lo menos en la naturaleza. Alén del esmalte, se distinguen distintas construcciones, como la dentina, el cemento radicular, la pulpa dental y el periodonto.

Ahora, volvimos a ver de manera somera todos las clases de dientes permanentes, si bien no solamente nos fijaremos en su función masticatoria.

2.1 Incisivos

Como hemos dicho, son un total de 8 piezas bucales (4 arriba y 4 abajo), que constituyen la sección de adelante de la boca y el ingrediente primordial de la sonrisa. Tienen un borde afilado, en tanto que su ingrediente primordial es recortar el alimento. Si observamos la utilidad de cada diente con un máximo del 100% en sus trabajos juntas, observaremos que los incisivos muestran un 10% de trabajo masticatorio y un 90% fonador/estético.

Sin lugar a dudas, la carencia de un incisivo superior es una característica estética que rompe absolutamente la armonía facial, y por este motivo siempre y en todo momento se recurre a empastes, carillas y dientes postizos (según la gravedad de la lesión) para reemplazarlo. Además de esto, como hemos dicho, merced a los incisivos y la lengua en conjunción se forman las consonantes bucales, como /t/, /d/, /n/, y /l/.

Incisivos

2.2 Caninos

Los caninos son un total de 4 dientes, 2 en la arcada dental superior y 2 en la inferior (uno en todos y cada lado del chato sagital), cuya función primordial es desgarrar los alimentos.

Gracias a su papel en el troceo de carne y otras comidas duras, no nos cuesta imaginar por qué razón los animales carnívoros tienen unos caninos (colmillos) tan desarrollados. Su forma es de cúspide puntiaguda, con un importante tamaño coronal y radicular. El 20% de su tarea es masticatoria y el 80% fonética y estética.

Caninos

2.3 Premolares

8 dientes (4 en todos y cada arcada dentaria), con una área total mucho más amplia y extensa que la de los caninos y 2 cúspides puntiagudas. Se designan normalmente como construcciones dentales bicúspides, más allá de que es verdad que el segundo premolar inferior tiene 3 cúspides.

Su función primordial es machacar el alimento y dejar que este se revuelva con la saliva, en tanto que esta tiene dentro enzimas (como la α-amilasa) encargadas de empezar el desarrollo de digestión. La función de los premolares es un 60% masticatoria, si bien asimismo muestran un 40% de trabajo fonatorio, puesto que forman parte en la creación de las “consonantes alveolares”.

Premolares

2.4 Molares

El abultado del aparato dentario del humano. Los molares son un total de 12 dientes, 6 en todos y cada arcada dental y 3 en todos y cada chato sagital (3×4=12). Su función es exactamente la misma que la de los premolares, pero estas piezas muestran en su área de 4 a 5 prominencias. La tarea primordial de los molares es disgregar el alimento lo máximo viable a fin de que el bolo alimenticio sea simple de digerir en la zona estomacal. Su función es masticatoria prácticamente al 100%.

Raramente, el hombre semeja estar tolerando una clara transición alimenticia que transporta cientos y cientos de años teniendo sitio. Ya que por el momento no consumimos materia vegetal con un contenido elevado en celulosa y otros compuestos de bien difícil digestión, algunas unas partes de nuestro tracto gastrointestinal se han acortado, dando sitio a construcciones como el apéndice vermiforme. Esto asimismo se refleja en la manera dentaria, y por este motivo, bastante gente carecen de otros molares.

Molar

Este fenómeno se conoce como agenesia dental o anodoncia. Se calcula que precisamente el 25% de la población mundial no tiene las muelas del juicio, estas construcciones que acostumbran a reportar mucho más inconvenientes que provecho una vez empiezan a salir en el ambiente de la encía. Si enserio estas piezas son inútiles o dañinas hoy, se puede elucubrar que más adelante la clase humana se va a haber deshecho de ellas en su integridad.

Resumen

Si deseamos que te quedes con un concepto central, esta es la próxima: el aparato dentario deciduo está conformado por 20 dientes, al tiempo que el persistente tiene 32 (8 incisivos, 4 caninos, 8 premolares y 12 molares). Al paso que los incisivos tienen una función principalmente fonatoria y estética, los molares se dedican a disgregar el alimento prácticamente en un 100%. Cada género de diente tiene una ocupación diferente, pero todas y cada una son complementarias y fundamentan su trabajo en 2 frentes: aceptar el charla y el procesamiento del alimento.

Referencias bibliográficas:

  • Angosto Pichel, A., Inarejos Montesinos, P., & Herrero Climent, M. (2001). Espacio biológico: Parte I: La inserción diente-encía. Adelantos en Periodoncia y también Implantología Oral, 13(2), 101-108.
  • Khera, S. C., Carpenter, C. W., Vetter, J. D., & Staley, R. N. (1990). Anatomy of cusps of posterior teeth and their fracture potential. The Journal of prosthetic dentistry, 64(2), 139-147.
  • Zimmerman, B., & Jenzer, A. C. (2020). Physiology, Tooth. StatPearls [Internet].

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí