El crack pertence a las drogas mucho más consumidas de todo el mundo, pero no por esto es una substancia menos dañina. En verdad, sus características y el modo perfecto en el que es absorbida por el cuerpo y transmitida al sistema inquieto velozmente supone que el peligro de emplearla sea altísimo.

En el presente artículo observaremos cuáles son los efectos sicológicos habituales del crack, y lo que puede suceder tras su consumo.

¿Qué es el crack?

Las drogas usadas hoy en día son el resultado de complejos procesos de elaboración que sacan partido de los avances en tecnología en la sintetización y manipulación de substancias a nivel molecular; por esa razón drogas muy afines o que en esencia son lo mismo, tienen la posibilidad de llegar a enseñar un aspecto y unas características de consumo muy dispares. Es la situacion del crack, que se encuentra dentro de los formatos en los que se muestra la cocaína, substancia psicoactiva que resalta entre otras muchas cosas por ser entre las drogas mucho más consumidas de todo el mundo.

En contraste a la versión “tradicional” y mucho más conocida de la cocaína, el crack no es consumido por vía aérea (realizando las reconocidas “rayas de cocaína”, sino se fuma. Su rigidez es la de un mineral sólido si bien frágil, formando una condimenta de cristales o piedras areniscas. Este es el resultado de hervir bicarbonato sódico y clorhidrato de cocaína, lo que provoca que el agua se evapore y se queden los cristales pegados entre sí.

Como observaremos, la peligrosidad del crack es mayor que la de la cocaína en polvo, y sociológicamente su consumo está mucho más relacionado a las clases bajas.

Efectos sicológicos socios al consumo de crack

Estas son las formas en las que el hecho de consumir crack da sitio a modificaciones sicológicas

1. Estado de euforia

Así como tiende a suceder con las drogas estimulantes como la cocaína, el crack transporta al cliente a un estado de euforia afín a la manía del trastorno bipolar. Se detallan mucho más extravertidas, pero asimismo mucho más dispuestas a la agresividad.

2. Sensibilidad a los estímulos

La gente que consumen crack son singularmente reactivas a cualquier estímulo que les lleven a sentir que algo cambió en mismas o a su alrededor. Por poner un ejemplo, un cambio de iluminación, un sonido no reconocido… Reaccionan de forma desmedida a acontecimientos a los que comunmente no les habrían prestado atención.

3. Desvarío de parasitosis

Si bien no se da en todos y cada uno de los casos, es muy recurrente que se muestre un fenómeno popular como desvarío de parasitosis: la persona tiene la sensación de que bajo su piel hay parásitos o elementos que generan una experiencia táctil extraña y angustiante. Esta experiencia se ve alimentada por dado que la persona está en un estad ode “alarma” gracias a los efectos estimulantes del crack.

4. Insomnio

Las persona que estuvieron consumiendo crack tienen inconvenientes para reposar gracias a su nivel de activación inquieta parcialmente prominente. En el momen to de procurar conciliar el sueño hace aparición la rumiación, la inclinación a ofrecerle vueltas frecuentemente a exactamente la misma iniciativa, o de perder el control del fluído de pensamiento, que se hace más rápido, favoreciendo un estado de ansiedad.

5. Paranoia

El crack asimismo se asocia a los pensamientos de paranoia, realizando que la persona que ha consumido esta sustancia logre pasar muy de forma rápida de un estado de mucha extraversión a una actitud a la protectora al pensar que alguien le puede sospechar un riesgo.

6. Los efectos son muy veloces

Entre las peculiaridades propias del crack respecto a la cocaína en polvo es que sus efectos se muestran con enorme velocidad. Esto sucede pues siendo fumada, esta substancia llega al cerebro antes. Por esto, el “encontronazo” sobre el sistema inquieto es mayor, y supone un mayor peligro de muerte por intoxicación.

¿Buscas acompañamiento terapéutico para sobrepasar inconvenientes por consumo de drogas?

Si andas intentando encontrar régimen frente a un problema médico relacionado con el consumo de substancias psicoactivas, ponte en contacto con . En Clínicas CITA nos especializamos exactamente en la atención a personas con inconvenientes de adicciones y abuso de drogas, campo en el que tenemos varios años de experiencia. Nuestro equipo está conformado por expertos de la salud encargados de ofrecer terapia tanto en la etapa de desintoxicación como en la de rehabilitación y reinserción, y además de esto tenemos un módulo residencial de forma plena pertrechado y lleno de ocupaciones, para los capital de corto, medio y largo período.

Referencias bibliográficas:

  • Brownstein, H.H. (2015). The Handbook of Drugs and Society (en inglés). Hoboken, N.J.: John Wiley & Sons.
  • Kinzie, Y también. (2009). Levamisole Found in Patients Using Cocaine. Annals of Emergency Medicine, 53(4): partido popular. 546 – 547.
  • Morton, W.A. (1999). Cocaine and Psychiatric Symptoms. The Primary Care Companion to The Journal of Clinical Psychiatry 01 (04): partido popular. 109 – 113.
  • Reinarman, Craig; Levine, Harry G. (1997). Crack in America: Demon Drugs and Popular Justice. Berkeley: University of California Press.
  • Scheidweiler, K.B. et.al. (2003). Pharmacokinetics and pharmacodynamics of methylecgonidine, a crack cocaine pyrolyzate. The Journal of Pharmacology and En fase de prueba Therapeutics, 307(3): partido popular. 1179 – 1187.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí