La producción de orina es fundamental para la supervivencia de los humanos. Con una ingesta de 2 lts. diarios de agua, se calcula que la persona media excreta de 0,8 a 2 lts. de orina cada 24 horas.

Este fluido tiene dentro substancias tóxicas producidas a lo largo del metabolismo celular (urea), deja la supresión de elementos dañinos ingeridos (alcohol y medicamentos) y sostiene la estabilidad electrolítico y homeostático entre la sangre,los tejidos y el ambiente.

Por otra parte, se puede destacar que el hecho de miccionar en espacios específicos es un constructo popular humano, pero asimismo una adaptación comportamental. Varios animales crean letrinas en el medio natural y, con ellas, centralizan los focos de anomalías de la salud y los distancian de la prole, acotan su territorio de manera indudable y mandan mensajes químicos al resto de ciudades y/o especies. Por todos estos fundamentos, si bien en ocasiones nos cueste, es requisito retener la orina y aguardar a un instante popular (y biológico) conveniente.

Lamentablemente, hay personas que tienen inconvenientes en el momento de retener la orina o de sentir el estado real de su vejiga, lo que hace difícil de enorme manera el desarrollo de micción y reduce en mayor o menor nivel la calidad de vida. El día de hoy te lo contamos todo sobre el tenesmo vesical.

¿Qué es el tenesmo vesical?

La palabra tenesmo, según el diccionario médico de la Clínica Facultad Navarra (CUN) se refiere a una sensación de deseo continuo, en general improductivo, de mear o defecar. En la situacion del tenesmo rectal, la sensación puede estar acompañada de mal, cólicos y esfuerzo para defecar. Por otra parte, el tenesmo vesical no acostumbra ir acompañado de sobra dolores en la región analizada.

Por su lado, el tenesmo vesical se puede determinar como la sensación o protesta por la parte del tolerante que señala un vaciado incompleto de la vejiga una vez se ha producido la micción, más allá de que por el momento no haya mucho más orina que haya de ser excretada. En inglés, este término se conoce normalmente como feeling of incomplete bladder emptying.

En este punto, es fundamental distinguir entre la sensación y la verdad. El tenesmo vesical es un cuadro subjetivo (síntoma), al tiempo que la existencia de orina residual en la vejiga, visualizada por un ultrasonido, es un hecho propósito que no se fundamenta solo en la percepción del tolerante (signo clínico). El tenesmo y la carencia de vaciado se relacionan en ciertos casos, pero un individuo puede enseñar tenesmo y tener la vejiga absolutamente vacía.

Si bien el tenesmo vesical puede no tener un sentido fisiológico preciso, sí que está provocado por un mecanismo anatómico. En un caso así, la sensación de “falta de vaciado” se ve causada por los espasmos musculares del diafragma urogenital. La región donde se generan las contracciones y espasmos que desembocan en el tenesmo se define como una sección fundamental del canal del parto, formada por el músculo transverso profundo del periné, tal como la uretra y su esfínter.

El tenesmo en ocasiones se asocia con un inconveniente real en el momento de eyectar toda la orina (PVR. articulo void residual), pero en otras oportunidades detallar esta correlación es realmente difícil. La etiología de las situaciones de tenesmo vesical con un valor de PVR de 0 o próximo a 0 se prosigue aprendiendo.

El tenesmo vesical en la clínica

Más allá de que estemos frente a un acontecimiento subjetivo, es requisito que los médicos de todo el mundo logren cuantificarlo de determinada forma y estandarizar la gravedad de la patología subyacente con base en él. Por este motivo, en el año 1992, la Organización Mundial de la Salud (OMS) aprobó el Índice En todo el mundo de Síntomas Prostáticos (IPSS), con el propósito de poder valorar de manera clara y breve los síntomas genitourinarios de los pacientes con inconvenientes en este ambiente fisiológico.

El planteo de este sistema es muy sencilla; 8 cuestiones que se refieren a las experiencias y signos del tolerante en los últimos 30 días, las que se tienen la posibilidad de clasificar en 5 escenarios de intensidad: 1 (ninguna), 2 (menos de una vez cada cinco), 3 (menos de la mitad de ocasiones), 4 (mucho más de la mitad de ocasiones), 5 (la mayoria de las veces). Estas son las cuestiones que expone el IPSS en todos y cada caso:

  • A lo largo de los últimos 30 días,¿cuántas ocasiones tuviste la sensación de no vaciar absolutamente la vejiga al finalizar de mear?
  • A lo largo de los últimos 30 días, ¿cuántas ocasiones ha debido regresar a mear en ámbas horas siguientes tras haber orinado?
  • ¿Cuántas ocasiones has sentido, al mear, que el fluído paraba y seguía de manera intermitente?
  • ¿Cuántas ocasiones tuviste contrariedad para retener la orina?
  • ¿Cuántas ocasiones has visto a lo largo de la micción que el chorro de orina es poco fuerte?
  • ¿Cuántas ocasiones has debido apretar o realizar fuerza para mear?
  • ¿Cuántas ocasiones acostumbras a levantarte desde el instante en que te acuestas hasta el momento en que te despiertas para mear?
  • ¿De qué forma te sentirías si tuvieses que pasar el resto de la vida con los síntomas prostáticos así como los sientes en este momento?

Todas y cada una estas cuestiones van enfocadas en los últimos 30 días antes de la solicitud y se tienen la posibilidad de apreciar del 1 al 5. Como puedes observar, el tenesmo vesical se ve representado en la primera de estas cuestiones, ya que esta se refiere a la sensación de falta de vaciado vesical directamente.

Para finalizar, se puede destacar que el interrogante final cambia un tanto el enfoque del desarrollo, en tanto que se refiere al encontronazo de la calidad de vida relacionado con el tenesmo vesical y otros síntomas del aparato urogenital. Esta última cuestión se puede puntuar del 1 al 6, desde encantado (1) hasta mortal (6). Si bien parezca anecdótico y rudimentario, esta clase de cuestionarios estandarizados asisten bastante en la práctica clínica.

Tenesmo vesical

El tenesmo vesical y los LUTS

El tenesmo vesical pertenece a los síntomas del tracto urinario inferior o LUTS, por su traducción al inglés Lower Urinary Tract Symptoms. Estos no son entidades clínicas o anomalías de la salud por sí mismas, sino representan signos o síntomas de otras nosologías, como prostatitis, cáncer vesical, diabetes, piedras en el riñón y muchas otras mucho más.

El tenesmo vesical no está solo en esta categoría, puesto que hay considerablemente más signos que tienen la posibilidad de patentizar las patologías citadas. Entre ellas, resaltan el incremento de la continuidad miccional a lo largo del día, un chorro miccional mucho más enclenque de lo común, contrariedad para empezar a excretar la orina y otros considerablemente más.

Los síntomas del tracto urinario inferior se dividen en 3 categorías. Estas son las próximas:

  • Síntomas de llenado: incremento de la continuidad de micción, incontinencia, urgencia miccional, etcétera. Son percibidos por los pacientes como los mucho más molestos.
  • Síntomas de vaciado: hacen referencia al género de chorro de orina y el ahínco que debe llevar a cabo el tolerante para vaciar la vejiga.
  • Síntomas articulo-miccionales: tenesmo vesical o goteo articulo-urinario.

Por consiguiente, a nivel clínico, el tenesmo vesical es un síntoma postmiccional englobado en los Lower Tract Urinary Symptoms. Además de esto, podemos destacar que este síntoma está totalmente relacionado con el resto de los descritos: si hace aparición tenesmo vesical, es muy posible que se muestren otros LUTS. Cuanto mucho más graves sean el resto de LUTS, peor se va a percibir el tenesmo vesical por la parte del tolerante.

Resumen

Lamentablemente, el tenesmo vesical y otros LUTS son síntomas bastante usuales en la población general. Hoy en día, se calcula que la incontinencia urinaria perjudica a 200 miles de individuos, de las que 50 millones están situadas en zonas occidentales de prominente ingreso. En españa, este síntoma del tracto urinario inferior perjudica del 20 al 45% de las mujeres mayores de 20 años de edad.

Por contraparte, todos y cada uno de los LUTS unificados tienen una prevalencia del 40% de los hombres jubilados, puesto que estos son los mucho más damnificados por los síntomas genitourinarios a lo largo de la vejez. Con todos estos datos, nos se sabe que los inconvenientes en el sistema excretor son increíblemente recurrentes, más que nada socios con la edad.

Por este motivo, si sientes tenesmo vesical o alguno de los signos antes descritos, lo destacado es que acudas al médico con presteza. Distintos portales en línea van a poder cuantificar tu malestar con el Índice En todo el mundo de Síntomas Prostáticos (IPSS), pero solo un profesional médico va a ser con la capacidad de dilucidar la causa de tu malestar. No dejes el tiempo pasar.

Referencias bibliográficas:

  • Diafragma urogenital, CUN. Recogido a 7 de mayo en https://www.cun.es/diccionario-medico/terminos/diafragma-urogenital
  • Espuña Pons, M. & Puig Clota, M. (2006). Síntomas del tracto urinario inferior en la mujer y afectación de la calidad de vida: Desenlaces de la app del King´ s Health Questionnaire. Actas Urológicas Españolas, 30(7), 684-691.
  • Lee, K.S. & Koo, K.C. (2020). Clinical Factors Associated With the Feeling of Incomplete Bladder Emptying in Women With Little Postvoided Residue. International Neurourology Journal, 24(2), 172.
  • Lepor, H. (2005). Pathophysiology of lower urinary tract symptoms in the aging male population. Reviews in urology, 7(Suppl 7), S3.
  • Reynard, J.M. & Abrams, P. (1995). Bladder-outlet obstruction—assessment of symptoms. World journal of urology, 13(1), 3-8.
  • Sountoulides, P. & Mutomba, W.F. (2019). Feeling of incomplete bladder emptying: a definition with clinical implications. LUTS: Lower Urinary Tract Symptoms, 11(1), 85-85.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí