La resiliencia nos enseña que la aptitud de ser contentos no es dependiente de criterios de confort puramente objetivos. Frecuentemente, los humanos desarrollan la aptitud de sentirse estimulados por sus vidas y capaces de progresar en esta aun en ocasiones en las que han sufrido un duro golpe: tras ser despedidos de un trabajo de múltiples años, al padecer una patología severa, al perder a múltiples familiares al unísono, etcétera.

En el momento en que somos resilientes, conectamos con esa una parte de nosotros con la capacidad de cambiar nuestros esquemas de pensamiento y nuestros hábitos con tal de salir de una mala situación con la que no contábamos, y más allá de que a lo largo de le desarrollo no estamos al 100% con el control de nuestras vidas, sí tenemos la posibilidad de ir aprendiendo sobre lo que marcha y lo que no marcha para sentirnos bien y también ir realizando que las cosas vuelvan a su cauce.

No todo en planeta lleva a cabo resiliencia toda vez que pasa por muy pésimos instantes, pero la buena nueva es que esta aptitud puede ser potenciada y entrenada, así como sucede con cualquier género de accionar. Observemos de qué forma se logra esto.

¿Qué comprendemos por resiliencia?

En el campo de la psicología, la resiliencia es un término que debe ver con un grupo de capacidades y predisposiciones sicológicas que nos dejan sobreponernos a las ocasiones de crisis (colectiva o individual) y amoldarnos a ese nuevo contexto, realizando en frente de los desafíos que nos expone. O sea, que la gente que han creado un óptimo nivel de resiliencia padecen los pésimos instantes que les toca vivir, pero no dejan que ese malestar las paralice, y consiguen cambiar sus hábitos y su forma de meditar de una forma edificante, sin abandonar la aptitud de resultar contentos o de conseguir satisfacción en el día a día.

Si bien existen muchos ejemplos visibles de personas resilientes, de todos modos este conjunto de destrezas y habilidades está que se encuentra en mayor o menor medida en todas y cada una la gente. Desde hace ya tiempo, entendemos que el hombre no solo es un animal con una capacidad para estudiar y amoldarse a una extensa pluralidad de ámbitos, sino asimismo es con la capacidad de cambiar sus opciones de sentir felicidad y confort en ocasiones muy diferentes, y o sea algo que asimismo se da conforme pasamos por múltiples fases de la vida.

Por servirnos de un ejemplo, lo mucho más frecuente es que el nivel de felicidad de la gente no caiga al mismo ritmo que avejentan, y de igual forma, se conoce que en la mayoría de los casos la gente con modificaciones como la ceguera conseguida no continúan infelices de forma indefinida desde el momento en que pierden la visión, sino pasado un tiempo increíblemente corto tienen la capacidad de ser tan contentos como siempre y en todo momento.

Así, la resiliencia no es un fenómeno inusual, sino más bien un aspecto de la condición humana que frecuentemente se expresa de forma espontánea, sin siquiera percatarnos de esto. No obstante, hay situaciones en los que esta no surge con el ritmo y la intensidad correctas, y es requisito tomar medidas de manera deliberada para dar de comer la aptitud de resiliencia. Por esa razón en casos de esta forma es esencial buscar asistencia técnica en psicoterapia

Tácticas para impulsar la resiliencia

Como hemos adelantado, la forma mucho más eficiente para desarrollar resiliencia es, precisamente, la psicoterapia; de cualquier manera, asimismo existen algunos hábitos y tácticas que puedes utilizar a tu día a día para hacer más simple que gane fuerza. Observemos cuáles son.

1. Lugar de hábitos de vida sana

Está probado que el hecho de sostenerse en forma y tomar en consideración la relevancia del coche-precaución es un factor de prevención de inconvenientes sentimentales, entre aquéllos que están los trastornos de ansiedad y los síntomas de tipo depresivo. Sostenerlos a raya es esencial por el hecho de que este tipo de modificaciones sicológicas tienden a lograr que la gente adopten una actitud pasiva y de indefensión frente a los inconvenientes que les afectan.

Por tanto, las horas de ejercicio moderado semanal, las horas de sueño de calidad y los instantes de cuidado de una aceptable higiene personal están lejos de ser tiempo perdido: nos asisten a enfrentar los inconvenientes con las pilas cargadas y en las mejores condiciones, sin tener la cabeza dividida en otras maneras de malestar de origen físico.

2. Lugar de misiones y sub-misiones específicas

La gente mucho más resilientes en los instantes de crisis se identifican por poseer en todo momento en cabeza una sucesión de objetivos a lograr, los que han de estar amoldados a su situación en un inicio poco favorecedora.

Esto proporciona múltiples puntos de acompañamiento psicológico. Por una parte, provoca que sea mucho más posible que nos pongamos manos a la obra con la solución y también los primordiales inconvenientes que nos afectan, al tener visibles misiones concretas a emprender. Por el otro, estas referencias nos asisten a ser siendo conscientes de nuestros progresos en el momento en que vamos logrando pequeñas victorias, y eso nos deja no caer en la pasividad y en la iniciativa de que “todo está perdido”.

3. Búsqueda de acompañamiento en el resto

La resiliencia no debe ver con un desarrollo de coche-superación puramente individual. Una parte de lo que nos deja sobreponernos a las crisis debe ver con ser siendo conscientes de la relevancia de la solidaridad y las redes de asistencia. Si no fuera de esta forma, la visión de estar solos frente a lo que nos sucede nos paralizaría, al unísono que nos haría sentir mal por no ser capaces de enfrentar esa situación sin asistencia de absolutamente nadie. De ahí que, aun la gente que por sus malas condiciones de vida no tienen varios migos o familiares, tienen como una de sus preferencias buscar acompañamiento ampliando su campo de relaciones sociales, y al unísono ofertando contribuye a el resto.

4. App de hábitos que fortalecen la Sabiduría Sensible

La Sabiduría Sensible nos asiste a detectar apropiadamente nuestras conmuevas y sentimientos, y a canalizarlos de una forma que nos ayuda o por lo menos no nos suponga un enorme inconveniente. Hay múltiples formas de hacer más simple esto, pero entre las mucho más fáciles es llevar un períodico de conmuevas, en el que ir anotando las vivencias emotivamente mucho más importantes del día a día, los pensamientos a los que dan paso, lo que nos llevaron a llevar a cabo, etcétera.

¿Deseas comenzar un desarrollo de psicoterapia?

Si pasas por pésimos instantes y buscas asistencia sicológica para sobrepasar el malestar sensible y ajustarte mejor a una temporada de crisis, ponte en contacto con nosotros.

En Avance Psicólogos llevamos mucho más de 2 décadas atendiendo pacientes, y asistimos a personas de todas y cada una de las edades a través de servicios de psicoterapia personalizada, terapia familiar y de pareja, coaching, psiquiatría y neuropsicología. Además de esto, no solo efectuamos sesiones de terapia presencial en nuestro centro situado en La capital de españa, sino además de esto garantizamos terapia en línea por videollamada.

Referencias bibliográficas:

  • Abraham, R.; Lien, L.; Hanssen, I. (2018). Coping, resilience and posttraumatic growth among Eritrean female refugees living in Norwegian asylum reception centres: A qualitative study. International Journal of Popular Psychiatry. 64 (4): partido popular. 359 – 366.
  • Bonanno, G.A.; Galea, S.; Bucciareli, A.; Vlahov, D. (2007). What predicts psychological resilience after disaster? The role of demographics, resources, and life stress. Journal of Consulting and Clinical Psychology. 75(5): 671 – 682.
  • Forés, A. & Grané, J. (2008). La resiliencia. Medrar desde la adversidad. Barcelona: Interfaz Editorial.
  • Poseck, V.; Carbelo, B.; Vecina, M. (2006). La experiencia traumática desde la psicología efectiva: resiliencia y desarrollo postraumático. Papeles del Sicólogo, 27(1): partido popular. 40 – 49.
  • Sapouna, M.; Wolke, D. (2013). Resilience to bullying victimization: The role of individual, family and peer characteristics. Child Abuse & Neglect, 37(11): partido popular. 997 – 1006.
  • Southwick, S.M. & Charnie, D.S. (2018). Resilience: The Science of Mastering Life’s Greatest Challenges. Cambridge: Cambridge University Press.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí