Muchas son las causas que tienen la posibilidad de producir un deterioro cognitivo en un individuo. De ahí que, los estudiosos procuran novedosas resoluciones.

Ciertas técnicas mucho más conocidas en este aspecto son las de rehabilitación cognitiva. Ahora vamos a poder conocer cuáles son sus primordiales tipos y apps prácticas, qué caracteriza a esta metodología, y cuáles son las virtudes que contribuye en frente de otros sistemas.

¿Qué es la rehabilitación cognitiva?

En el momento en que charlamos de rehabilitación cognitiva hablamos a una sucesión de técnicas construídas para arreglar las diferentes funcionalidades cerebrales similares con la cognición, como son la atención, la memoria o la utilización del lenguaje, que estaban antes dañadas gracias a algún género de lesión o por el deterioro inseparable a alguna patología degenerante.

En ese sentido, las lesiones tienen la posibilidad de venir provocadas por lesiones traumáticas que ocasionen una afectación en el cerebro, así sean ajenas, como puede ser un encontronazo, o internas, como un trombo que produzca un infarto en ciertas venas del cerebro. En la situacion de las anomalías de la salud, acostumbran a referirse a demencias, siendo el Alzheimer el tipo mucho más severo.

Otras anomalías de la salud de tipo psicológico, como es el trastorno de depresión mayor, el trastorno por déficit de atención con hiperactividad, e inclusive la esquizofrenia, asimismo tienen la posibilidad de producir deterioros en ciertas funcionalidades cognitivas del sujeto que las padece, con lo que estos efectos, del mismo modo, tienen la posibilidad de ser susceptibles de ser tratados a través de estas técnicas.

La función de la rehabilitación cognitiva va a ser ralentizar, frenar e inclusive revertir, según las opciones clínicas, los déficits de las funcionalidades cerebrales ocasionados en la persona por las situaciones citadas. Lógicamente, el software a utilizar va a depender de las peculiaridades del sujeto tal como de la nosología que padezca.

Por consiguiente, los programas de rehabilitación cognitiva deben ser personalizados. Va a ser el profesional de la salud en cuestión el que decida el patrón de técnicas a utilizar en función de los criterios que determine oportunos para conseguir el mayor efecto viable en la mejora de las funcionalidades cognitivas del tolerante.

Rehabilitación cognitiva en frente de entrenamiento cognitivo

Es esencial tomar en consideración que la rehabilitación cognitiva es un término diferente del entrenamiento cognitivo. Si bien los dos están relacionados e inclusive tienen la posibilidad de ser aplicados de forma complementaria, la verdad es que sus definiciones no son precisamente exactamente las mismas, ya que poseen esenciales matices que debemos tener en consideración.

En la situacion de la rehabilitación cognitiva, ahora vimos que tiene relación a toda metodología concebida para prosperar unas funcionalidades mentales que antes quedaron desgastadas gracias a una lesión o dolencia sufrida por la persona.

Por contra, en el momento en que charlamos de entrenamiento cognitivo, que tiene relación a la estimulación de ciertas funcionalidades cognitivas de un individuo que no se vieron dañadas, con el propósito de conseguir una optimización en el desempeño de exactamente las mismas, superior al que el sujeto tenía de base.

Por consiguiente, podríamos decir que la diferencia primordial entre la rehabilitación cognitiva y el entrenamiento cognitivo es que la primera se emplea para procurar arreglar las consecuencias mentales derivadas de un daño a nivel neurológico que el sujeto sufrió, al paso que el segundo está designado a progresar unas habilidades que no se vieron dañadas, sino sencillamente se quieren prosperar, por las causas que sea.

Argumentos de la rehabilitación cognitiva

Cabe preguntarse de qué manera posiblemente la rehabilitación cognitiva sea con la capacidad de volver a poner, si bien sea en parte, unas funcionalidades que se vieron perturbadas por causas tan graves como puede ser un daño en el cerebro del sujeto. La razón por la que o sea viable es exactamente merced a la elasticidad de este órgano.

La elasticidad cerebral es una cualidad por la que esta víscera es con la capacidad de reestructurar sus funcionalidades tras acontecimientos como una lesión, de forma que otras zonas neuronales acepten las tareas de aquellas construcciones que se vieron comprometidas gracias a una patología o un traumatismo, como ahora vimos.

Por consiguiente, la clave del éxito de la rehabilitación cognitiva es que, mediante estas técnicas, se impulsan distintas zonas del cerebro a fin de que “aprendan” a ejercer las funcionalidades que en otro instante eran desarrolladas por circuitos neuronales que en este momento quedaron destrozados o perturbados.

En todo caso, asimismo es esencial comprender que no toda lesión en el cerebro supone siempre un daño en las funcionalidades cognitivas. Este órgano tiene la llamada reserva cerebral o reserva cognitiva, otra excepcional aptitud, por la que el cerebro es con la capacidad de asumir algunos cambios en su composición, bien por una dolencia o por nuestro envejecimiento, sin que ello produzca una sintomatología clínica.

Ese sería un caso en el que no sería precisa una rehabilitación cognitiva, ya que el sujeto, si bien hubiese sufrido una afectación cerebral, no habría visto disminuidas sus habilidades cognitivas y por consiguiente carecería de sentido comenzar un desarrollo para recuperarlas.

Los primordiales géneros de rehabilitación cognitiva

La rehabilitación cognitiva, como veíamos al comienzo, no se restringe a una sola técnica, sino es un grupo de destinadas a un fin común. Ahora habíamos correcto que sería el médico y/o el sicólogo, el que decidiría cuáles de estas herramientas son las mucho más correctas para lograr asistir al tolerante en cuestión a presenciar una mejora, según sus especificaciones.

Estas técnicas tienen la posibilidad de ser de índole muy distintas, como observaremos ahora. Ciertas se limitan a puros ejercicios al paso que otras necesitan de una infraestructura médica que no es alcanzable a todos y cada uno de los pacientes. Observemos ciertos ejemplos con mucho más aspecto.

1. Cuadernos de ocupaciones y juegos

Entre los medios de rehabilitación cognitiva mucho más relevantes por su facilidad y efectividad, es el del empleo de ejercicios mediante cuadernos de ocupaciones como de juegos entretenidos. En relación a los cuadernos, se tienen la posibilidad de conseguir diversos tipos dependiendo de la función cognitiva que nos interese arreglar, como tienen la posibilidad de ser la memoria, la atención o la utilización del lenguaje.

Es esencial escoger un cuaderno que integre ejercicios del nivel conveniente a la persona a la que se le va a efectuar una rehabilitación cognitiva, ya que un nivel bajo su aptitud de hoy no va a producir efecto alguno, al tiempo que uno que exceda el margen que puede lograr puede desatar un sentimiento de frustración que sea contraproducente.

En la situacion de los juegos y juegos para videoconsolas, logramos hallar desde puzzles físicos que, del mismo modo, cambian dependiendo de la contrariedad, hasta terminados programas libres para distintas interfaces de juego, ordenadores o aun teléfonos capaces, que ofrecen una sucesión de desafíos al usuario desde la diversión.

Estas herramientas son en especial útiles para la rehabilitación cognitiva, ya que gustan al tolerante desde la faceta lúdica y tienen efectos muy positivos para la optimización de las facultades mentales que se quieren recobrar. Evidentemente, asimismo se van a deber seleccionar esos juegos que planteen retos acordes a las habilidades de cada sujeto.

2. Estimulación eléctrica

Dando un salto cualitativo hasta una técnica claramente mucho más invasiva, podemos encontrar la estimulación eléctrica para la rehabilitación cognitiva. En concreto, esta técnica se conoce como estimulación transcraneal de corriente continua, o tDCS.

Así como su nombre señala, el trámite es el de utilizar una corriente eléctrica hacia ciertas zonas cerebrales (aquellas que fueron dañadas).

El propósito es el de alentar estas zonas para conseguir revertir el deterioro sufrido. No obstante, hablamos de una técnica parcialmente novedosa y aún hay algunas contradicciones sobre los resultados que se consiguieron, con lo que se necesita de una mayor investigación para entablar una conclusiones que nos dejen saber la llegada de este procedimiento de rehabilitación cognitiva.

3. Neurotecnología

Finalmente, incrementando aún mucho más la dificultad de la herramienta elegida, estamos con la llamada neurotecnología. Hablamos de unos gadgets por los que un pc puede entablar una conexión con el cerebro de un individuo, midiendo ciertos factores e inclusive consiguiendo alterarlos, a través de impulsos eléctricos.

Esta es la manera mucho más complicada de rehabilitación cognitiva. Deja desarrollar programas concretos para trabajar sobre los daños específicos que sufrió un sujeto, lo que piensa una enorme virtud sobre otras metodologías, que tienen la posibilidad de ser mucho más en general. Por supuesto, asimismo muestra una sucesión de problemas, comenzando por los gadgets tecnológicos precisos para su aplicación.

Este condicionante piensa que la neurotecnología solo puede ser usada en sitios muy específicos y por consiguiente para personas que tengan los elementos suficientes como para lograr posibilitarse un régimen tan increíble hoy.

Por fortuna, la tecnología avanza a un ritmo frenético y eso asimismo piensa una rebaja en los costos de producción, con lo que es posible que más adelante todas y cada una la gente con un daño cerebral logren entrar de forma fácil a una rehabilitación cognitiva fundamentada en la neurotecnología.

Referencias bibliográficas:

  • Escolano, C., Navarro-Gil, M., García-Campayo, J., Congedo, M., De Ridder, D., Mínguez, J. (2014). A controlled study on the cognitive effect of alpha neurofeedback training in patients with major depressive disorder. Frontiers in behavioral Neuroscience.
  • Ginarte-Arias, Y. (2002). Rehabilitación cognitiva. Puntos teóricos y metodológicos. Gaceta de medicina neurológica.
  • Horvath, J.C., Forte, J.D., Carter, O. (2015). Quantitative review finds no evidence of cognitive effects in healthy populations from single-session transcranial direct current stimulation (tDCS). Brain stimulation. Elsevier.
  • Mateer, C. Introducción a la rehabilitación cognitiva. Adelantos en psicología clínica sudamericana.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí