Nuestras conmuevas dan mucha información a el resto sobre de qué forma estamos. Pero además de esto, tienen la posibilidad de tener otras utilidades.

Una de es el llamado sadfishing. Vamos a intentar comprender mejor este reciente término y comprender de qué forma brotó. Del mismo modo, repasaremos las peculiaridades que tiene frecuentemente y observaremos varios de los ejemplos mucho más conocidos de este interesante fenómeno.

¿Qué es el sadfishing?

El sadfishing, o pesca triste por su traducción en castellano, es un accionar consistente en mostrar las malas intenciones, como la tristeza, de una forma desmedida y en general por medio de medios de difusión, como las comunidades, para hallar la atención de otra gente y despertar su simpatía.

El término de sadfishing es una creación de Rebecca Reid, autora, en el año 2019. Procede de un juego con las palabras con la expresión inglesa “catfishing”, que tiene relación a la acción de hacer un perfil falso en una comunidad con la meta de sacar un beneficio o dañar a otra persona, y el término “sad”, que significa triste y se refiere a las malas intenciones de las que charlábamos.

Un esquema básico del desarrollo de sadfishing sería el divulgar en una comunidad un contenido en el que se explique lo mal que lo pasa esta persona. Ahora, aguardaría a recibir las reacciones y comentarios mediante los que otros individuos estarían focalizando su atención en el creador de la publicación.

Es esencial tomar en consideración el aspecto de que la persona que está llevando a la práctica el sadfishing, no siempre tiene por qué razón sentirse triste, o por lo menos no en el nivel de intensidad que refleja el mensaje que extendió mediante las comunidades. En ese sentido, lo que se observaría sería una potenciación de su estado, e inclusive un fingimiento, designado a llamar la atención de los otros.

Causas

Muchos son los fundamentos que tienen la posibilidad de llevar a un individuo a efectuar formas de proceder compatibles con el sadfishing. Tengamos en cuenta que el propósito indispensable de esta acción es poder la atención del resto. Por consiguiente, una personalidad narcisista puede promover este género de accionar.

Pero asimismo tienen la posibilidad de publicarse contenidos sobre la tristeza que la persona siente, exactamente gracias a una baja autovaloración. Aun se puede llegar a llevar a cabo sadfishing sencillamente por celos, caso de que permanezca otra persona del ambiente que está acaparando toda la atención del resto.

El estar viviendo una época de soledad asimismo puede promover este accionar. Resulta lógico meditar que, si un individuo se ve privada de la proporción de atención que recibe de una forma frecuente, sentirá una necesidad por recobrarla de alguna forma, y un óptimo procedimiento puede ser el del sadfishing.

Psicopatologías como son la depresión o la ansiedad asimismo tienen la posibilidad de llegar a impulsar la utilización de esta técnica si la persona que las padece descubre que a través de nota una mejora en su estado, si bien sea sutil. Los individuos con accionar antisocial, paradójicamente, asimismo tienen la posibilidad de llegar a entrenar el sadfishing, ya que procurarán de una forma digital la atención que no consiguen en persona.

No se debe olvidar que hay otra razón para efectuar este género de acciones, tan fácil como el mero aburrimiento. Nos encontramos refiriéndonos aquí a eso que en Internet se llama como “troll”. Estos individuos practicarían el sadfishing no pues verdaderamente se sintiesen tristes, sino más bien por el hecho de que se entretienen manipulando las conmuevas y las reacciones del resto.

Los riesgos de esta práctica

Pero el sadfishing no en todos los casos es una práctica inocua. Por contra, debemos entender que, como otros muchos actos desarrollados en las comunidades, supone ciertos peligros. Entre los primeros inconvenientes que muestra es exactamente, el llevar a cabo un empleo bastante visible de sadfishing.

¿Qué significa esto? Que no todas y cada una la gente tienen exactamente la misma capacidad en el momento de intentar usar un relato sobre sus malas intenciones para llamar la atención. Alguien que no sea habilidoso en este sentido, podría efectuar una publicación donde expusiese de una forma tan exagerada su tristeza, que generase rechazo por su visible falsedad. Por consiguiente, estaría consiguiendo el efecto opuesto al buscado.

Este inconveniente asimismo puede producirse, no por una publicación formidablemente exagerada, sino más bien por una reiteración de exactamente las mismas, si bien sean algo mucho más sutiles. Si la persona trata de realizar sadfishing de una manera incesante, es posible que logre atraer la atención con sus primeras publicaciones, pero lo mucho más posible es que el efecto se vaya diluyendo poco a poco más hasta prácticamente ocultar.

Otro de los peligros de esta conducta es que hay personas que aprovechan esta clase de publicaciones no para enseñar su simpatía, sino más bien todo lo opuesto. En consecuencia, un individuo que lleve a cabo un intento de sadfishing, puede hallar el acompañamiento en ciertos individuos al paso que otros van a aprovechar para atacarle, dado su aparente estado de puerta de inseguridad sensible.

Este pertence a los riesgos mucho más usuales del sadfishing, en tanto que puede transformar al creador de las publicaciones, con las que solo procuraba atención efectiva, en el blanco de los ciberacosadores, que van a ver en una presa idónea para dar libertad a su agresividad, en un caso así a través de comentarios humillantes.

El último de los peligros socios al sadfishing es asimismo el mucho más arriesgado, y es el riesgo de llamar la atención con este género de llamadas de atención sobre predadores sexuales pedófilos, que peinan las redes en pos de probables víctimas, siendo aquellas que detallan puerta de inseguridad sensible unas buenas aspirantes sobre las que intentar ejercer sus reprochables actos.

Ejemplos de sadfishing en conocidos

Tras un extenso paseo por el término del sadfishing, tenemos la posibilidad de en este momento pasar a conocer ciertos ejemplos de esta clase de conducta que fueron populares en su instante en las comunidades.

1. Kendall Jenner y el acné

El primer ejemplo de sadfishing que tenemos la posibilidad de comprobar es exactamente el que dio pie a la creación del propio término, por obra de la autora Rebecca Reid, como ahora hemos citado previamente. Sucedió a causa de una publicación de la modelo Kendall Jenner en su perfil de la comunidad Instagram.

En tal publicación, Kendall Jenner relató el hecho irreconocible de su adolescencia de haber sufrido de acné, fundamento que le produjo bastante malestar en tal etapa, en parte gracias a las miradas que percibía de la multitud. No obstante, si bien produjo sentimientos de empatía en ciertos de sus fieles, otros se enfurecieron.

¿La razón? Que a esa publicación le acompañó una campaña de publicidad donde nuestra Kendall Jenner promocionaba unos modelos productos cosméticos para el precaución de la piel. Bastante gente percibieron una acción de sadfishing orientada a capturar la atención con objetivos comerciales.

2. Justin Bieber y su patología

El habitual artista Justin Bieber decidió, a inicios del año 2020, comunicar en sus comunidades (en Instagram, exactamente la misma en la situacion previo), que padecía de una nosología famosa como la patología de Lyme, transmitida por unas bacterias que están en las garrapatas.

Esa revelación provocó lástima en varios de los entusiastas. Pero, como tiende a suceder en las comunidades, otra gente no se han tomado bien esta publicación. Varios acusaron a Bieber de llevar a cabo un tosco intento por llamar la atención, esto es, de sadfishing, y quitaron relevancia a la patología, aduciendo que de todos modos el régimen para sanarla es simple.

En todo caso, la cuestión es que un individuo expuso un inconveniente que le producía malestar y preocupación, en pos de la aprobación y la atención de otros individuos, y habitualmente lo que halló fue una reacción visceral contra su persona.

Naturalmente, las comunidades contienen a toda clase de individuos, ciertos mejor y otros peor premeditados, con lo que es simple conseguir esta clase de reacciones, más que nada en publicaciones de enorme encontronazo como las que tienen la posibilidad de efectuar personas con millones de seguidores, como son las de los ejemplos comentados.

3. Sam Smith y sus lágrimas

El artista Sam Smith efectuó una publicación (de nuevo, en Instagram) en el año 2020, a lo largo de la crisis del coronavirus, donde se mostraba llorando en las escaleras de su hogar, gracias a lo que llamó “una crisis de la cuarentena”. Esta acción, como las precedentes, atrajo la simpatía de ciertos y el enfado de otros.

En el segundo conjunto se ubicaría el periodista Piers Morgan, quien amonestó a Smith por esa acción, que para encajaría en el fenómeno del sadfishing o de la búsqueda de atención. Morgan le solicitó que se controlara y evitara este género de publicaciones, al paso que ha dicho no poder aguantar este género de acciones por la parte de las celebridades.

Referencias bibliográficas:

  • DeWall, C.N., Buffardi, L.Y también., Bonser, I., Campbell, W.K. (2011). Narcissism and implicit attention seeking: Evidence from linguistic analyses of popular networking and en línea presentation. Personality and Individual Differences. Elsevier.
  • Hawk, S.T., van den Eijnden, R.J.J.M., van Lissa, C.J., ter Bogt, T.F.M. (2019). Narcissistic adolescents’ attention-seeking following popular rejection: Backlinks with popular media disclosure, problematic popular media use, and móvil inteligente stress. Computers in Human Behavior. Elsevier.
  • Maltby, J., Day, L., Hatcher, R.M. (2016). Implicit theories of en línea trolling: Evidence that attention‐seeking conceptions are associated with increased psychological resilience. British Journal of Psychology. Wiley En línea Library.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí