La célula es la unidad básica de la presencia. Todos y cada uno de los seres vivos de la Tierra mostramos por lo menos una célula, esto es, una unidad fisiológica con la capacidad de alimentarse, medrar, multiplicarse, marcar la diferencia, señalizar estímulos químicos y superar en todo el tiempo.

Los únicos entes que desarrollan enfrentamiento en lo que a la definición de “vida” tiene relación son los virus, viroides y priones, ya que consisten en moléculas de información genética (o sencillos proteínas mal plegadas) con aptitud patogénica y poco mucho más.

En lo que al humano tiene relación, se calcula que nuestro cuerpo tiene dentro una media de 30 billones de células, divididas en distintas estirpes con ocupación concreta, según su fisiología, origen y ubicación. Los glóbulos colorados son los cuerpos celulares mucho más rebosantes en nuestro cuerpo con diferencia, en tanto que se muestran en órdenes de unos 5.000.000 por milímetro cúbico de sangre. Indudablemente, estos transportadores de oxígeno son entre las entidades mucho más básicas en la estabilidad de nuestro cuerpo.

Con todos estos datos, nos queda mucho más que clara la próxima afirmación: somos todas de nuestras células. Desde aquella que se descama en la epidermis (unas 30.000 cada día) hasta ciertos cuerpos neuronales que nos acompañan a lo largo de toda nuestra vida, cada unidad celular es fundamental y nos define como clase y también individuos. Con base en esta idea, te lo contamos todo sobre los peroxisomas, unos orgánulos celulares bien interesantes.

¿Qué son los peroxisomas?

Los peroxisomas son orgánulos citoplasmáticos que están en la mayor parte de células eucariotas, esto es, aquellas que tienen distinguido el núcleo del resto del citoplasma a través de una membrana y conforman a los seres vivos pluricelulares.

Por su lado, un orgánulo se define como una sección constituyente elemental de la célula, que tiene una unidad estructural y cumple una función cierta. En esta categoría podemos encontrar a mitocondrias, cloroplastos, vacuolas y peroxisomas, entre otros muchos cuerpos concretos.

Reanudando el término que aquí nos atañe, se puede destacar que los peroxisomas son orgánulos redondeados, acotados por una membrana y con un diámetro de 0,1 a 1 micrómetros. Dentro suyo, poseen enzimas claves para la realización de distintas reacciones metabólicas, introduciendo varios puntos del metabolismo celular, desarrollo por el que todos estos cuerpos funcionales consigue la energía que se requiere para desarrollar sus ocupaciones.

Se calcula que, en cada peroxisoma, hay una media de 50 enzimas distintas capaces de catalizar distintas reacciones, que cambian según el género de célula que tiene dentro al orgánulo y su estado fisiológico. Por servirnos de un ejemplo, estos orgánulos poseen el 10% de la actividad total de 2 enzimas implicadas en la ruta de las pentosas-fosfato, íntimamente similares con la glucólisis (oxidación de la glucosa para la obtención de energía).

Diferencias con otros orgánulos

Los peroxisomas son muy dispares a los orgánulos habituales (mitocondrias y cloroplastos) en lo que a dificultad y función tiene relación. No muestran un material genético propio (ADN circular), solo están envueltos en una membrana y no poseen mitorribosomas o clororribosomas en su matriz.

La teoría endosimbiótica postula que las mitocondrias y cloroplastos eran bacterias y arqueas procariotas ancestrales que fueron ingeridas, conque es bien difícil igualar su dificultad fisiológica en la célula.

Morfológicamente son afines a los lisosomas, pero tienen en común con orgánulos evolutivamente mucho más complejos dado que las proteínas que los conforman surgen de los ribosomas libres citoplasmáticos. Sin la actividad de construcción de proteínas de los ribosomas, los peroxisomas, mitocondrias y cloroplastos jamás podrían llegar a formarse. De cualquier manera, como los peroxisomas no tienen genoma propio, todas y cada una de las proteínas deben proceder de estos ribosomas citosólicos. En la situacion de mitocondrias y cloroplastos, un pequeño porcentaje de las moléculas proteicas se sintetiza en ellos mismos.

Las funcionalidades de los peroxisomas

Como hemos dicho, cada peroxisoma tiene dentro dentro suyo mínimo 50 enzimas distintas según el tipo celular en el que están. Estos orgánulos primero se definieron como cuerpos que hacían reacciones oxidativas, llevando a la producción de peróxido de hidrógeno, merced al hallazgo de las enzimas peroxidasas dentro suyo.

Como el peróxido de hidrógeno es un complejo dañino para la célula, los peroxisomas poseen asimismo enzimas catalasas, que lo descomponen en agua o lo aprovechan para oxidar otros compuestos. Distintas reacciones oxidativas tienen sitio en este orgánulo, resaltando entre ellas la del ácido úrico, de aminoácidos y de ácidos grasos. Raramente, la enzima urato-oxidasa (encargada de oxidar el ácido úrico a 5-hidroxiisourato) está en varios seres uni y pluricelulares, pero no en el humano. Nosotros contamos el gen que la codifica, pero este no es servible por una mutación.

Entre los frentes mucho más esenciales en los que resaltan los peroxisomas es la oxidación de ácidos grasos, ya que estos suponen una fuente de energía clave para el desempeño de los seres vivos a nivel micro y macroscópico. En las células animales, la oxidación de estas biomoléculas lipídicas tiene rincón en peroxisomas y ribosomas por igual, pero en otras especies de seres vivos (como diastasas), los peroxisomas son los únicos capaces de efectuarla.

Aparte de concederle a la célula un divido accesorio (o único, como en la situacion de las diastasas) para las reacciones oxidativas, asimismo se puede destacar que los peroxisomas están comprometidos en la biosíntesis lipídica. En los animales, tanto el colesterol como el dolicol (lípido de bicapa de membrana) son sintetizados en los peroxisomas y retículo endoplasmático (ER) por igual. Por otra parte, en las células hepáticas, estos orgánulos tan polifacéticos asimismo se dedican a crear ácidos biliares, que recordamos que surgen del colesterol.

Por si acaso esto no fuese poco, los peroxisomas asimismo poseen enzimas primordiales para la síntesis de plasmalógenos, unos fosfolípidos en especial esenciales en la anatomía del tejido cardiaco y cerebral. Como puedes observar, los peroxisomas son centros clave en la utilización de oxígeno (oxidación), pero asimismo juegan otros varios papeles fundamentales a nivel tanto tisular como celular.

Unos orgánulos singularmente plásticos

Para finalizar, podemos destacar que los peroxisomas detallan una elasticidad insólita en el planeta de los orgánulos. Estos pequeños cuerpos circulares tienen la posibilidad de multiplicarse en número y tamaño frente a determinados estímulos fisiológicos, para entonces regresar a la situación inicial una vez el desencadenante exógeno ha desaparecido. Además de esto, asimismo tienen la capacidad de cambiar su repertorio enzimático según la situación fisiológica del organismo.

Esto se origina por una aptitud de multiplicación muy eficaz: el estrangulamiento. Para comenzar este desarrollo, la membrana del peroxisoma entra en contacto con la del retículo endoplasmático (ER), acontecimiento que deja el traspaso de lípidos de membrana del ER al orgánulo que aquí nos atañe, acrecentando su área útil. Una vez ha recibido esta “donación”, el peroxisoma es con la capacidad de dividirse en 2 nuevos, que van a ir madurando su contenido proteico (tanto dentro suyo como en la membrana) conforme los ribosomas libres fabriquen las proteínas que precisen para marchar.

Aparte de esto, asimismo podemos destacar que la célula del organismo vivo es con la capacidad de producir peroxisomas desde el princípio, en el momento en que todos y cada uno de los que ya existían han desaparecido del citosol. Este desarrollo es muy complejo a nivel bioquímico, pero nos es suficiente con entender que se genera merced a la síntesis de vesículas en el retículo endoplasmático y las mitocondrias de la célula.

Resumen

En el momento en que pensamos en los orgánulos de la célula, de manera automática nos vienen a la cabeza viejos populares, como las mitocondrias o los cloroplastos, quizá los ribosomas y las vacuolas, si entendemos algo mucho más sobre el tema. Se pierden por el sendero varios cuerpos orgánicos realmente atrayentes presentes en nuestro citosol, y los peroxisomas son un ejemplo evidente de esto.

Estos orgánulos tan polifacéticos poseen dentro suyo mucho más de 50 géneros de enzimas distintas, muchas de ellas expertas en la oxidación de substancias, fundamentales a fin de que la célula logre conseguir energía metabólica para efectuar sus funcionalidades. Además de esto, su sencillez para medrar en número y tamaño le deja a la célula adecuarse a las solicitudes ambientales de manera rápida y eficaz. Indudablemente, estos pequeños orgánulos son fundamentales para la vida de quienes los llevan.

Referencias bibliográficas:

  • La célula no vesicular: peroxisomas, Atlas de histología vegetal y animal. Recogido a 15 de abril en https://mmegias.webs.uvigo.es/5-celulas/6-peroxisomas.php
  • Lazarow, P. B., & Fujiki, Y. (1985). Biogenesis of peroxisomes. Annual review of cell biology, 1(1), 489-530.
  • Peroxisomes, The Cell: A Molecular Approach. 2nd edition. Recogido a 15 de abril en https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK9930/
  • Rachubinski, R. A., & Subramani, S. (1995). How proteins penetrate peroxisomes. Cell, 83(4), 525-528.
  • Sakai, Y., Oku, M., van der Klei, I. J., & Kiel, J. A. (2006). Pexophagy: autophagic degradation of peroxisomes. Biochimica Et Biophysica Acta (BBA)-Molecular Cell Research, 1763(12), 1767-1775.
  • Schrader, M., & Fahimi, H. D. (2006). Peroxisomes and oxidative stress. Biochimica et Biophysica Acta (BBA)-Molecular Cell Research, 1763(12), 1755-1766.
  • Tolbert, N. Y también., & Essner, Y también. (1981). Microbodies: peroxisomes and glyoxysomes. The Journal of cell biology, 91(3), 271.
  • Van den Bosch, H., Schutgens, R. B. H., Wanders, R. J. A., & Tager, J. M. (1992). Biochemistry of peroxisomes. Annual review of biochemistry, 61(1), 157-197.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí