Muchos son los movimientos religiosos que han surgido durante la historia, varios de los cuales aún sostienen millones y millones de seguidores.

No obstante, sólo algunas de las religiones distribuyen exactamente las mismas peculiaridades. En el presente artículo vamos a centrarnos en las llamadas religiones no teístas. Descubriremos exactamente en qué radica este género de credos y cuáles son varios de los ejemplos mucho más representativos que logramos hallar.

¿Qué son las religiones no teístas?

En el momento en que charlamos de religiones no teístas, una definición corto y rápida sería que son esos credos en los que no hace aparición o no es indispensable la creencia en un dios. En consecuencia, serían un grupo de opiniones y de reglas de conducta, con la diferencia en relación a las religiones teístas, de que no rendirían culto a un dios.

Puede ser extraño e inclusive paradójico o contradictorio usar la expresión de religiones no teístas, pero de todos modos esta percepción aparece de la relación que comúnmente la sociedad de la cual formamos parte tuvo con ciertas religiones, como es la cristiana católica, y a mucho más distancia, el judaísmo y el islam. Todas y cada una ellas son teístas, en concreto, monoteístas, lo que significa que creen en un único Dios.

En contraposición a ellas, se presentarían las religiones no teístas. Vamos a poder ver ciertos ejemplos observaremos mucho más adelante con aspecto en el próximo punto de este producto.

Ciertas definiciones de religión introducen el elemento de creencia en una divinidad como entre los requisitos, con lo que, para esas especificaciones, las no teístas no podrían considerarse como religiones. Pero, otras definiciones, por contra, piensan la oportunidad de tener un preciso credo y efectuar prácticas religiosas sin que sea indispensable opinar en un dios.

Por otra parte, ciertos autores eligen distinguir entre el término de religión y el de espiritualidad, como hacen los instructores estadounidenses Peter Mandaville y Paul James. Según su definición, las religiones no teístas sí tendrían cabida en la iniciativa de religión, ya que no establecen el requisito de la creencia en un dios o unos dioses para ser dentro en esta categoría.

Ejemplos de religiones no teístas

En este momento que contamos un concepto general de lo que comprometen las religiones no teístas, tenemos la posibilidad de apoyarnos en una secuencia de ejemplos que afianzarán esa entendimiento. Ciertos de ellos mencionan a religiones conocidas por una gran parte de la sociedad de la cual formamos parte, al paso que otras tienen la posibilidad de ser mucho más espectaculares.

1. Budismo

El budismo es probablemente el máximo exponente en lo que a religiones no teístas tiene relación. Con mucho más de 500 millones de seguidores, prácticamente un 7% de la población mundial, esta religión es la cuarta mucho más mayoritaria, por detrás las tres enormes monoteístas que hemos citado antes (cristianismo, islam y judaísmo).

Como toda religión, el budismo piensa un grupo de opiniones, como las 4 Nobles Verdades que, de manera muy resumida, enseñan la manera de liberarse del padecimiento a través de el abandono del deseo y el alcanzamiento del nirvana. Para conseguir ese propósito se ofrece un sendero de ocho pasos.

Del mismo modo, se enseñan conceptos como el Samsara, que charla de la presencia cíclica, o el karma, que tiene relación a la intencionalidad de las acciones y de qué manera esta se amontona. Aparte de esas y otras opiniones, sí que se charla de la presencia de unos entes divinos populares como devas, pero que resultan extraños a nosotros, con lo que no serían indispensables para el credo. Es por este motivo que esta se encuentra dentro de las religiones no teístas.

Por otra parte, Buda no estableció la iniciativa de que hubiese un dios omnipotente que creó toda la presencia, ya que establece que esa cuestión no es importante para sus enseñanzas. En consecuencia, más allá de que se relata la presencia de esos devas, no sería una concepción de un dios así como lo muestran las religiones monoteístas, por ejemplo.

2. Amigos no teístas o cuáqueros

Otra de las religiones no teístas es la de los llamados cuáqueros o amigos no teístas, que brotaron a causa de la Sociedad Religiosa de los Amigos, una escisión de cristianos protestantes, diferenciándose del conjunto primordial en no tener la necesidad de la creencia en un ser superior, o sea, de Dios, para opinar y entrenar en los valores que se les habían inculcado.

Si bien la agrupación de los cuáqueros brotó en la época del siglo XVII, en Inglaterra, el conjunto de los no teístas comenzaron a tener importancia a lo largo de los años 30 del siglo XX, al formarse la famosa como Sociedad Humanista de Amigos, que después se integró en la Asociación Humanista Estadounidense.

No se concibieron formalmente como entre las religiones no teístas hasta el momento en que, en el año 1952, editaron una publicación donde se mentaba explícitamente el no teísmo de su credo.

3. Hinduismo ateo

Puede ser asombroso que el hinduismo se integre en las religiones no teístas, ya que comúnmente se le ha reconocido como un credo politeísta, esto es, que tiene varios dioses en los que opinar. No obstante, la verdad es que el hinduismo es un término amplísimo, que abarca formas muy dispares de comprender esa religión.

Por ende, en los mucho más de 1100 miles de individuos que distribuyen este ancestral credo, con prácticamente 5000 años de antigüedad, hay un conjunto que ejerce el politeísmo, otro que se definiría como monoteísta, otro que cree en el monismo, y al final habría ateos, que serían los que transformarían esa una parte del hinduismo en entre las religiones no teístas.

Aun en esa agrupación, hay toda una sucesión de vertientes. Entre las mucho más esenciales sería la Charvaka, de corte hedonista y materialista. En determinada medida, su credo recopila los valores del movimiento filosófico epicureísta.

4. Cristianismo liberal

Si era asombroso integrar al hinduismo en las religiones no teístas, considerablemente más es llevar a cabo lo propio con el cristianismo. Y es que hay una rama de esta religión, el cristianismo liberal, que abraza las enseñanzas y valores cristianos, pero bajo un prisma contemporáneo y sin la obligación de opinar en Dios así como lo hizo esta religión de una forma clásico.

Esta vertiente del cristianismo apareció como contraposición al fuerte movimiento racionalista ateo, pero asimismo a los dogmas mucho más rigurosos de las Sagradas Escrituras y los dictados de la Iglesia.

Otra de las peculiaridades del cristianismo liberal es la no necesidad de opinar en los milagros de Jesús. Por contra, se enfoca únicamente en las enseñanzas que transmitió a través de su palabra, que para los seguidores de esta religión no teísta, es lo verdaderamente esencial.

Del mismo modo, hay que tener en consideración que los cristianos liberales no son el único ejemplo de las religiones sin creencia en un dios que han surgido en el cristianismo, ya que los cuáqueros no teístas, que vimos previamente, del mismo modo representan una escisión en el abultado de esta religión mayoritaria.

5. Jainismo

Continuando con el catálogo de religiones no teístas, estamos con el jainismo. Los jainistas estiman que hay leyes naturales de carácter universal, lo que supondría en cierta forma una aproximación a las leyes de la física. Pero estiman que todos y cada uno de los elementos que hay en el cosmos han existido siempre y en todo momento.

En consecuencia, no piensan que permanezca un ser superior, un dios, que lo creó todo. Simplemente, siempre y en todo momento existió. Por contra, creen que hay la jiva, que sería la energía escencial y las ánimas, y la ajiva, referido a la materia inerte. Las ánimas, como todo lo demás, no fueron creadas por un dios, sino han existido y van a existir siempre y en todo momento, a lo largo de toda la eternidad.

Exactamente la misma el budismo, en el jainismo hay devas, seres divinos que estarían en un chato diferente al de los humanos, pero no por este motivo son una deidad omnipotente y autora donde opinar. Es por este motivo que el jainismo es otra de las religiones no teístas.

6. Corrientes filosóficas

Si bien no son una religión en el sentido riguroso de la definición, hay corrientes filosóficas que se aproximan tanto a eso que podríamos englobar en las religiones no teístas, que meritan una mención aparte. Poseemos, por poner un ejemplo, el taoísmo chino, cuyos principios se usa para que sus fieles estén en armonía con lo que ellos llaman Tao, que sería el sendero.

El ruismo o confucionismo es otro ejemplo de filosofía china que se aproxima al modo de vida espiritual. Existe asimismo el epicureísmo, instaurado por el pensador heleno, Epicuro, 300 años antes de Cristo. El pandeísmo o el deísmo representarían otros ejemplos añadidos a eso que se podrían estimar prácticamente religiones no teístas.

Referencias bibliográficas:

  • Draper, P., Schellenberg, J.L. (2017). Renewing philosophy of religion: exploratory essays. Oxford University Press.
  • Granqvist, P., Mikulincer, M., Shaver, P.R. (2010). Religion as attachment: Normative processes and individual differences. Personality and Popular Psychology Review.
  • Herbrechtsmeier, W. (1993). Buddhism and the definition of religion: One more time. Journal for the Scientific Study of Religion. JSTOR.
  • Taliaferro, C., Griffiths, P.J. (1964). Philosophy of religion: an anthology. Wiley-Blackwell.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí