Bastante gente en edad avanzada padecen inconvenientes en sus capacidades sociales, así sea en mayor o en menor medida.

Vamos a intentar argumentar las primordiales secuelas que este déficit puede producir en estas personas, tal como ciertas técnicas mucho más comunes que se usan para poder una mejora en tales habilidades y subsanar de esa forma las consecuencias que tienen en su día a día.

La relevancia de las capacidades sociales

Para lograr emprender el inconveniente que piensa la carencia de capacidades sociales en mayores, es indispensable que primero conozcamos a qué tiene relación precisamente este término para de esta manera comprender dónde reside su relevancia y la problemática que piensa el sufrir de un déficit en tal lote.

Las capacidades sociales, o competencias sociales, mencionan a todas y cada una aquellas habilidades de un sujeto que le permiten y le hacen más fácil el poder interaccionar con sus semejantes y estar comunicado apropiadamente en distintas contextos, sabiendo utilizar las reglas sociales. Al fin y al cabo, merced a estas destrezas, la persona va a poder socializar con otros de una manera adecuada y exitosa para las dos partes.

Sencillamente atendiendo a esta corto definición, tenemos la posibilidad de hacernos un concepto de las secuelas que puede llegar a tener una falta de capacidades sociales en mayores, ya que sus opciones de interacción con el resto personas se estarían observando mermadas y por consiguiente tendrían adversidades en su forma de estar comunicado con el resto, con los desenlaces negativos que esto tendría sobre el sujeto.

Si nos preguntamos cuáles tienen la posibilidad de ser ciertas capacidades sociales, podemos consultar ciertos ejemplos específicos. La escucha activa sería entre las mucho más comunes. Asimismo el simple hecho de entender la forma correcta de comenzar, sostener y terminar una charla, según las reglas sociales. El presentarse a uno mismo o a otros, efectuar cuestiones o agradecer algo, asimismo lo serían.

Ciertas mucho más complicadas, cuya carencia asimismo puede representar una falta de capacidades sociales en mayores, serían soliciar perdón, soliciar un favor, procurar persuadir a alguien, opinar sobre un acontecimiento, argumentar las normas para efectuar una cierta labor, expresar lo que siente, empatizar con el resto, soliciar permiso, bromear o quejarse.

Son solo ciertos ejemplos. Tenemos la posibilidad de intuir, en consecuencia, que la carencia de capacidades sociales en mayores puede limitar dificultosamente las opciones de interacción de un individuo, lo que tiene la posibilidad de tener serias consecuencias en su historia día tras día.

Causas de la carencia de capacidades sociales en mayores

Autores como Gresham trataron de saber en las causas que se ocultan tras la carencia de capacidades sociales en mayores. En su estudio de 1998, charla sobre probables orígenes de índole muy diversa. Uno sería el consumo de substancias, como el alcohol, que podría tener un efecto a nivel físico y asimismo psicológico en la persona.

Aun esa adicción al alcohol podría perjudicar, no solo a nuestra persona, sino más bien a sus hijos, en la situacion de las mujeres embarazadas, logrando iluminar a pequeños con algún trastorno del fantasma alcohólico fetal. En todo caso, el abuso de esta substancia representa entre las probables causas de una falta de capacidades sociales en mayores.

Pero este inconveniente asimismo podría estar generado por alguna psicopatología, como es el trastorno por déficit de atención y también hiperactividad (TDAH). La gente que lo sufren, en especial a lo largo de la adolescencia, tienen la posibilidad de verse rechazadas por sus iguales. Del mismo modo, la gente que sufren trastorno del fantasma autista, asimismo tienen la posibilidad de ver modificada su forma de estar comunicado y también interaccionar con otros individuos.

Otras psicopatologías que asimismo tienen la posibilidad de representar un origen para la carencia de capacidades sociales en mayores son la depresión y la ansiedad extendida, exactamente por el hecho de que gracias a estas enfermedades, estos individuos tienen la posibilidad de ver reducidas las oportunidades en las que tienen la posibilidad de estar comunicado con otros sujetos, y en el momento en que estas oportunidades se dan, es posible que ellos no se hallen en las condiciones correctas para interaccionar adecuadamente.

Secuelas del déficit de capacidades sociales en la adultez

Ahora vimos ciertas probables causas de la carencia de capacidades sociales en mayores. En este momento debemos charlar sobre las secuelas de este déficit. Vamos a enumerar ciertas mucho más esenciales.

1. Inconvenientes de autovaloración

Resulta obvio que si un individuo se ve privada de su aptitud para socializar, tendrá efectos negativos en ella que van a tener repercusión, entre otras muchas cosas, en su autovaloración. El no poder estar comunicado apropiadamente con el resto, aun a escenarios muy básicos, puede producir que el sujeto se valore a sí mismo de manera negativa, lo que además de esto puede hacer un círculo vicioso, al complicar aún mucho más las opciones de interacción.

Esto ocurriría por el hecho de que el sujeto no desea confrontar nuevamente a ocasiones que le han generado malestar y una pobre autopercepción. En consecuencia, entre las consecuencias mucho más esenciales que tienen la posibilidad de darse por una falta de capacidades sociales en mayores, son los inconvenientes relacionados con una baja autovaloración.

2. Ansiedad y depresión

Ahora veíamos que nosologías como la ansiedad y la depresión tienen la posibilidad de favorecer adversidades en las capacidades sociales. Pero aparte de causa, asimismo tienen la posibilidad de ser consecuencia de estas. Y sucede que los enfrentamientos y las ocasiones incómodas generadas a causa de relaciones inapropiadas tienen la posibilidad de ir forjando un sentimiento de tristeza continuado en el sujeto, aparte de síntomas ansiógenos al meditar en las relaciones pasadas y en las futuras.

En consecuencia, la carencia de capacidades sociales en mayores puede derivar en cuadros que podrían cuadrar con depresión y/o ansiedad, lo que es otro fundamento mucho más para ofrecerle a esta cuestión la relevancia que se merece.

3. Incapacidad de solucionar enfrentamientos

Yendo a ocasiones mucho más específicas que asimismo tienen la posibilidad de ser consecuencia de esta problemática, podríamos hallar el ejemplo de la incapacidad para la resolución de enfrentamientos. Los enfrentamientos, en mayor o menor medida, son una sección rutinaria de las relaciones humanas. En consecuencia, la carencia de capacidades sociales en mayores puede sospechar que un individuo no sea con la capacidad de confrontar a estas ocasiones tan comunes.

En ese sentido, un enfrentamiento, por pequeño que fuera, podría sospechar un ámbito que desbordaría al sujeto, sintiéndose inútil de confrontar al mismo y bastante menos de resolverlo. Por su parte, esto podría conllevar un agobio a la persona e inclusive llegar a los síntomas ansioso depresivos que veíamos en el punto previo.

4. Rechazo del resto

Sólo algunas de las secuelas se desarrollan en nuestra persona que tiene este déficit de capacidades sociales. Esta situación asimismo tiene la posibilidad de tener consecuencias en los humanos que le cubren, que tienen la posibilidad de elegir eludir las relaciones con ellos al comprender que tiene inconvenientes para actuar de una forma socialmente admitida.

Esa percepción podría ser dañina para la autovaloración del sujeto, como ahora vimos, y conllevar una sintomatología coincidente con esa ansiedad o esa depresión de las que charlábamos.

¿De qué manera sobrepasar estos inconvenientes?

Una vez analizada la problemática de la carencia de capacidades sociales en mayores, el interrogante que cabe efectuarse es si esta situación puede solventarse de alguna forma. Como en prácticamente todos las situaciones, en el momento en que charlamos de modificaciones sicológicas, es primordial efectuar una evaluación adaptada del caso, labor que corresponderá al sicólogo profesional solicitado de esto.

No obstante, en líneas en general, puede aseverarse que las capacidades sociales se tienen la posibilidad de progresar, cuando menos relativamente, merced a distintas técnicas y maneras de entrenamiento de carácter cognitivo-conductual.

1. Técnica del modelado

Una de ellas sería la del modelado, por la que un individuo que se supone especialista en la utilización de las capacidades sociales, exhibe a quien padece el déficit de qué manera debe actuar en distintas ocasiones sociales que se muestran de forma diaria. Así, contando con un modelo claro, puede equiparar con su forma de accionar y cambiar su conducta de forma consciente.

2. Prácticas conductuales

Pero nuestra observación de otros podría no ser bastante para solucionar la carencia de capacidades sociales en mayores. Por este motivo, otra técnica muy usada es exactamente la práctica. Para esto, el terapeuta puede ofrecer una sucesión de relaciones, empezando por ciertas extremadamente simples, en las que la persona deba actuar de una forma cierta.

Estos niveles tienen la posibilidad de ser simulados, como en un juego de papel, o reales, visitando los sitios donde tienen la posibilidad de darse estas relaciones de manera natural, como puede ser un comercio.

3. Desensibilización

Si entre las causas de la carencia de capacidades sociales en mayores es la ansiedad que estas ocasiones le causan a la persona, es posible que sea preciso recurrir a técnicas como la desensibilización, para conseguir achicar la activación fisiológica que está provocando en ella.

Referencias bibliográficas:

  • Bernal, A.O. (1990). Las capacidades sociales y su entrenamiento; un enfoque siempre psicosocial. Psicothema.
  • Del Prette, A., Del Prette, Z.A.P. (2013). Programas eficientes de entrenamiento en capacidades sociales basados en métodos vivenciales. Apuntes de Psicología.
  • Gresham, F.M. (1998). Popular skills training: Should we raze, remodel, or rebuild? Behavioral Disorders.
  • Iruarrizaga, I., Gómez-Segura, J., Criado, T., Zuazo, M., Sastre, Y también. (1999). Reducción de la ansiedad a través del entrenamiento en capacidades sociales. Gaceta electrónica de Motivación y Emoción.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí