El aparato locomotor del humano es una auténtica obra de arte a nivel biomecánico, ya que músculos, huesos y articulaciones trabajan en grupo con el objetivo de conseguir el mayor rango de movimiento y ocupación con el mínimo coste viable. Nuestro sistema osteoarticular está conformado por 206 huesos, 360 articulaciones y mucho más de 600 músculos esqueléticos, que dejan el movimiento voluntario de las extremidades y cabeza.

El esqueleto, por su lado, está conformado por 2 partes distintas: la axial y la apendicular. El sistema esquelético axial radica en 80 huesos que definen el eje central humano, esto es, el cráneo, los huesos auditivos, el hioides, la reja costal, el esternón y la columna vertebral. Por otra parte, el esqueleto apendicular está conformado por 26 huesos distintas, que definen la anatomía y utilidad de nuestras extremidades.

Alén del sistema óseo, el muscular reporta una variabilidad insólita. Comunmente, en el segmento locomotor, solo englobamos a la musculatura estriada: aquella que se controla de manera facultativa. Por este motivo, en esta temática nos dejamos fuera los músculos viscerales y el cardiaco, por servirnos de un ejemplo, ya que estos se mueven sin que el hombre sea totalmente siendo consciente de ello.

La cara y el cuello son unos de los subsistemas musculares mucho más complejos del humano, ya que nos dejan desde la comunicación hasta la deglución y la respiración, esto es, todo cuanto nos define tanto como individuos como clase. En honor a este intrincado sistema, el día de hoy te lo contamos todo sobre los músculos del cuello y sus peculiaridades.

El cuello y sus funcionalidades

A nivel fisiológico, el cuello no es mucho más que el punto de unión entre la cabeza y el leño. Esta composición es la vivienda del esófago proximal, la tráquea, la glándula tiroides y las paratiroides, aparte de ser útil como autopista inquieta y sanguínea a fin de que lleguen todos y cada uno de los nutrientes y también información precisos al cerebro.

Hablamos de una sección integral del organismo humano y luce por su dificultad, en tanto que muestra varios planos y compartimentos distintas.

La ocupación del cuello se puede dividir en diferentes frentes y facetas. Estas son los próximos:

  • Digestible: en el cuello se genera la deglución, o lo que es exactamente lo mismo, el paso de los alimentos desde la boca al estómago. El esófago marcha como vía media.
  • Fonatoria: en el cuello están las cuerdas vocales, consideradas como el corazón de la fonación humana. La vibración de estas cuerdas nos deja producir sonidos.
  • Respiratoria: desde la laringe a los bronquios, la tráquea se prolonga con el objetivo de otorgarnos vía libre para el trueque gaseoso con el medioambiente.
  • Auditiva: la tensión muscular en el cuello puede traducirse en inconvenientes auditivos, ya que las construcciones óticas están muy similares con el cuello.
  • Hormonal: la tiroides está en el cuello. Esta composición glandular controla la continuidad cardiaca, participa en el metabolismo glucídico, sostiene la temperatura corporal y varias cosas mucho más.

Como puedes observar, el cuello es fundamental para la supervivencia del humano, a nivel tanto fisiológico como hormonal y anatómico. Sin este puente de unión, sería irrealizable hacer llegar el centro de organización inquieta (el cerebro) con el resto del cuerpo (leño y extremidades).

Los músculos del cuello mucho más esenciales

Las construcciones del cuello están divididas en tres planos distintas y bien distinguidos: el divido vertebral, el visceral y el vascular. A nivel muscular, se tienen la posibilidad de advertir tres conjuntos funcionales bien distinguidos. Observemos cuáles son.

1. Triángulo previo

Esta sección se ve definida por el borde previo del músculo esternocleidomastoideo, el límite inferior de la mandíbula y la línea media del cuello exactamente. Como su nombre señala, estos conjuntos musculares cubren la cara previo del cuello, esto es, lo que se descubre al ver “de frente” a un humano. Por su parte, el triángulo previo se distribuye en distintas subsecciones.

Triángulo anterior

1.1 Músculos superficiales

Son los que están de manera mucho más externa. Entre ellos, resalta el músculo esternocleidomastoideo, situado desde el manubrio esternal y el tercio medial de la clavícula hasta la apófisis mastoides y la línea nucal superior. Sus funcionalidades tienen dentro la rotación contralateral de la cabeza, inclinación homolateral y flexión del cuello.

1.2 Músculos suprahioideos

Como su nombre señala, este conjunto muscular está localizado sobre el hueso hioides y lo conectan con el cráneo. Como conjunto, afirman al hioides y suponen la masa muscular del suelo de la boca, admitiendo que charlemos, deglutamos y respiremos, entre otras otras cosas.

En este conjunto se abarcan los próximos elementos: músculo esternohioideo, músculo geniohioideo, músculo milohioideo, y las porciones precedentes y siguientes del músculo digástrico.

1.3 Músculos infrahioideos

La otra cara de la moneda, esto es, las partes musculares localizadas bajo el hueso hioides. Son 4 pares musculares con apariencia de bandas capaces ubicados en la parte previo del cuello, que argumentan a las próximas designaciones: el músculo esternocleidohioideo, músculo esternotiroideo, músculo tirohioideo y músculo omohioideo.

Como hemos dicho, estos no son solo un músculo, sino contamos 2 de cada uno de ellos, uno en todos y cada “mitad” del chato sagital del cuello. Estos músculos tienen orígenes y también inserciones distintas, pero su función es única: movilizar al hioides en múltiples direcciones.

2. Músculos laterales

Los músculos laterales son de manera fácil palpables, conque te animamos a llevar a cabo la prueba por ti en el momento de encontrarlos. Están conformados por tres pares musculares: el escaleno previo, medio y posterior. Se producen en las vértebras cervicales CII a CVII, y hallan su punto de inserción en las costillas 1 y 2.

Como lograras imaginar, la función primordial de estos pares musculares es subir la costilla primera y, además de esto, nos dejan inclinar la cabeza hacia un mismo lado: si inclinas el cuello hacia el lado izquierdo, lograras ver al tacto la tensión de los escalenos del lado derecho (y al reves). Asimismo son fundamentales en el desarrollo de inspiración.

Músculos laterales del cuello

3. Triángulo posterior

La sección posterior de los músculos del cuello está compuesta por esos conjuntos musculares que conectan el cráneo con la columna vertebral y la cintura escapular (escápulas y clavículas). Nuevamente, diferenciamos múltiples subgrupos en este conglomerado.

3.1 Cubierta superficial

Esta abarca al trapecio y los esplenios (capitus y cervicis). El más esencial de todos es el trapecio, ya que une prácticamente la integridad del cuello con la espalda. Sus funcionalidades primordiales son la elevación y rotación del omóplato, la estabilización de la escápula, producción de movimientos depresores y actúa como extensor de la cabeza y de la columna cervico-dorsal.

Trapecio y esplenios

3.2 Cubierta profunda

La musculatura profunda del cuello posterior incluye a los músculos transversoespinales o transversoespinosos. Entre otras muchas cosas, son los responsables de la seguridad cérvico-craneal, pero no vamos a detenernos bastante en sus peculiaridades por la dificultad anatómica que encierran.

Músculos transversoespinales

3.3 Cubierta “mucho más” profunda (deepest layer)

Asimismo famosa como triángulo suboccipital, esta cubierta está compuesta por los próximos tres músculos: músculo recto posterior mayor de la cabeza (superior y medial), músculo oblicuo superior de la cabeza (superior y del costado) y músculo oblicuo inferior de la cabeza (inferior y del costado).

Por este conglomerado muscular pasan la arteria vertebral, el arco posterior del Atlas (la primera vértebra cervical, C1) y el nervio suboccipital. Su función mucho más clara es concederle una función motora fina a la cabeza y cuello.

Triángulo suboccipital

Resumen

Como puedes observar, los músculos del cuello se dividen en siete partes totales: tres del triángulo previo, una del costado (a cada lado del cuello) y tres del triángulo posterior. Sus funciones son muy variadas, ya que estas van desde la deglución hasta la fijación estructural, pasando por el charla, la respiración, la producción de movimiento y otras varias cosas mucho más.

La cabeza es tan polivalente a nivel postural merced a estos conjuntos musculares, conque sin ellos, algo tan simple como girar la cabeza para eludir un riesgo sería irrealizable. Como agolpamos prácticamente todos nuestros centros sensitivos en la zona cefálica, es fundamental que esta logre ser con la capacidad de adoptar diferentes posiciones y movimientos, con el propósito de recibir el máximo de información viable para contestar apropiadamente a las presiones ambientales.

Referencias bibliográficas:

  • Bird, B., & Stawicki, S. P. (2020). Anatomy, head and neck, ophthalmic arteries. StatPearls [Internet].
  • Branstetter IV, B. F., & Weissman, J. L. (2000). Habitual anatomy of the neck with CT and MR imaging correlation. Radiologic Clinics of North America, 38(5), 925-940.
  • Gervasio, A., d’Orta, G., Mujahed, I., & Biasio, A. (2011). Sonographic anatomy of the neck: the suprahyoid region. Journal of ultrasound, 14(3), 130-135.
  • Ito, H., Mataga, I., Kageyama, I., & Kobayashi, K. (2006). Clinical Anatomy in the Neck Region. Okajimas folia anatomica Japonica, 82(4), 157-168.
  • Muscles of the neck: an overview, KenHub. Recogido a 4 de abril en https://www.kenhub.com/en/library/anatomy/muscles-of-the-neck-an-overview
  • Neck Muscles and Other Soft Tissues, SpineHealth. Recogido a 4 de abril en https://www.spine-health.com/conditions/spine-anatomy/neck-muscles-and-other-soft-tissues
  • Wang, R., Snoey, Y también. R., Clements, R. C., Hern, H. G., & Price, D. (2006). Effect of head rotation on vascular anatomy of the neck: an ultrasound study. The Journal of emergency medicine, 31(3), 283-286.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí